Aspectos de la ITV que los ciudadanos desconocen


Aspectos de la ITV que los ciudadanos desconocen

La cuestión va más allá del temor a ser multado con hasta 500 euros. El riesgo de sufrir un accidente si nos olvidamos de que el vehículo pase su chequeo anual es real y aquí podemos estar hablando de consecuencias que van desde heridos de diversa gravedad a víctimas mortales, y todo por ignorar realizar al vehículo la inspección obligatoria. Lo más lamentable es que los informes de la DGT demuestran que circular con la ITV caducada es algo más frecuente de lo que pensamos.

Al hablar de vehículos es importante recordar que no sólo el coche ha de pasar la ITV, sino que las motos y ciclomotores están igualmente obligados. En cuanto a itv motos madrid las cifras indican que los conductores de ciclomotores suelen ser quienes más se saltan la norma, arriesgándose a sufrir un accidente de tráfico. En este punto muchos desconocen que tener un accidente con la ITV caducada supone que además de pagar la multa por la infracción, el seguro queda inhabilitado con lo que el conductor tiene que acarrear con todos los gastos derivados del siniestro.

Así son los españoles que circulan con la ITV caducada

Se ve a diario en itv en vallecas y en tantos otros puntos de la geografía. La revisión del vehículo es clave para evitar accidentes y muchos sólo se acuerdan de llevarlo a un taller cuando se detecta en la ITV alguna anomalía. Y esa falta de cuidado se refleja más aún en los vehículos de mayor edad, ignorando la relación directa entre la antigüedad del vehículo y la importancia de que se revise con más asiduidad aún.

Cuál es el comportamiento correcto frente a la ITV

Lo principal es tener muy presente la fecha en la que toca pasar la inspección técnica del vehículo y sacar cita itv con la antelación suficiente como para no encontrarnos con que no sea posible encontrar un hueco antes de que se nos pase el plazo.

Los coches y motos tienen que pasarla cuatro años después de su primera matriculación cuando son nuevos. A partir de esa fecha será cada dos años hasta que nuestro vehículo o moto cumplan diez años, fecha a partir de la cual ya la revisión es anual.

Qué nos van a analizar en la revisión

El primer paso es comprobar los documentos que identifican al vehículo. La tarjeta de inspección técnica y que corresponda con el número de bastidor y matrícula del vehículo. Esta tarjeta y el permiso de circulación han de ser los documentos originales, y por supuesto el seguro tiene que estar en vigor. Ésta comprobación de documentos será el primer filtro y si se detecta alguna anomalía, no se continúa con la revisión.

En cuanto al exterior del vehículo se comprueba siempre el buen estado del parabrisas y  funcionamiento de los limpiaparabrisas, y se chequea que en la carrocería y el chasis no hay ninguna anomalía que pueda ser peligrosa.

El correcto funcionamiento de puertas, ventanillas, espejos retrovisores y cinturones es otro de los puntos que se examinan por nuestra seguridad. Incluso que el tapón del depósito de combustible sea hermético para que en caso de vuelco no se produzca un derrame.

Las luces y la señalización también deben funcionar apropiadamente. Del mismo modo en que se controlan las emisiones del vehículo para comprobar que entran dentro de los parámetros medioambientales.

Frenos, suspensión, ejes y neumáticos suelen ser el principal escollo y básicamente es por dejadez. Así que para ahorrar tiempo y ganar en seguridad hemos de procurar visitar con más frecuencia el taller mecánico.

¡Compártelo en tus redes!