Encuentran que el atractivo facial de una persona depende de distintos rasgos genéticos

El atractivo facial mostró correlaciones genéticas fuertes y negativas con el IMC en las mujeres y con los lípidos en la sangre en los hombres.

Encuentran que el atractivo facial de una persona depende de distintos rasgos genéticos

Un equipo de investigadores estadounidenses de la Universidad de Wisconsin-Madison, ha encontrado que la belleza facial se relaciona con determinados rasgos genéticos, aunque estos dependen y cambian según el sexo de la persona. Así lo indica una investigación publicada por la revista especializada PLOS Genetics.

El autor principal de este trabajo, el doctor Tsyunshi Lu, explicó al respecto:

No existe un ‘gen principal’ que determine el atractivo visual de una persona, lo más probable es que esté asociado con una gran cantidad de componentes genéticos que tienen un efecto débil.

De acuerdo a la investigación, existe una correlación fuerte y negativa a nivel genético entre la belleza femenina y su IMC (índice de masa corporal); por una parte, y entre el atractivo masculino y sus niveles de colesterol en la sangre —precursor de las hormonas sexuales: progesterona, estrógenos y testosterona— , por otra.

A su vez, en la publicación indican que las variantes de genes relacionadas con los pigmentos del la piel y el pelo se correlacionan positivamente con el atractivo físico.

En cuanto al género femenino, los científicos hallaron un vínculo entre la belleza y los genes encargados de proporcionar la forma y el tamaño de la cadera y la cintura, al igual que el tiempo del primer ciclo menstrual.

La percepciones de ambos sexos

En el concepto de los hombres, según indica el estudio, el atractivo de las mujeres se fundamenta en genes relacionados con el color de la piel y no en la gordura. La publicación precisa que para las mujeres la belleza masculina está asociada con los genes responsables del color del pelo.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos utilizaron material fotográfico del anuario universitario de unas diez mil personas graduadas en 1957. La fotos fueron sometidas a valoración sobre un rango de 11 puntos por parte de seis hombres y seis mujeres.

El método que usaron consistió en buscar en el genoma completo casos que difirieran entre un nucleótido de genes relacionados con el atractivo facial de una persona, teniendo en consideración la totalidad de las valoraciones de los voluntarios sobre el material que les fue mostrado.

¡Compártelo con tus amigos!