Fue por 23 años el búho “macho” de un santuario de aves. Hasta que puso un huevo

búho llamado Kaln
Imagen: The Barn Owl Centre

Un búho llamado Kaln ha estado viviendo desde 1996 en un santuario de aves en Gloucester (Inglaterra). Desde entonces, sus cuidadores estuvieron convencidos que era un búho macho. Pero el pasado 23 de junio, según el administrador del santuario Vincent Jones, el ave hizo algo completamente inesperado: puso un huevo, informa LiveScience.

El huevo no fue fertilizado, por lo que Kaln no será nunca la madre de un polluelo. En todo caso, les ha dado una gran sorpresa a todos los cuidadores del santuario. Aunque Jones aseguró que el búho se mostró tan sorprendido como ellos.

El sexado de búhos basado en sus características morfológicas suele ser complicado, ya que los machos y las hembras tienen cuerpos muy similares. Y a diferencia de los mamíferos y otras criaturas, no se les puede distinguir por sus genitales.

puso un huevo
El huevo de KALN llegó como “una gran sorpresa”

Por otra parte, Jones dejó saber que su santuario no tiene interés alguno en determinar los sexos biológicos de las aves que acoge. La mayoría de ellas son rescatadas de vidas como mascotas y en cautiverio. Y al santuario tampoco le interesa criar lechuzas cautivas, solo rehabilitarlas. Así lo explicó Jones:

Tenemos 46 aves. Si tienen el comportamiento de un macho, decimos que son machos. Si tienen el comportamiento de una hembra, decimos que son hembras.

De acuerdo al National Aviary, las hembras del búho real de Eurasia ponen hasta seis huevos a lo largo de un mes finalizando el invierno. Pero Kaln nunca hizo esto a pesar de llevar 23 años en el santuario. Por el contrario, siempre mostró signos de ser un macho.

Los búhos pueden vivir hasta 60 años, por lo que Jones describió a Kaln como “un búho todavía muy joven“.

Nada ha cambiado

Jones aclaró que este huevo no ha cambiado la forma en que los cuidadores ven a Kaln, y agregó:

No es distinto de lo que pasa con las personas. No existen diferencias entre hombres y mujeres. Todos somos individuos. Kaln es un individuo, un individuo muy especial. Ahora decimos que es un ‘tomboy’.

Lo más preocupante fue que, al mismo tiempo que el ave ponía el huevo, comenzó a actuar deprimido (o mejor deprimida) y presentó algunos problemas de salud que nada tenían que ver.

búho real de Eurasia
Tras poner el huevo, Kaln mostró señales de depresión y complicaciones en su salud.

Sin embargo, el santuario reportó que la salud del búho ha mejorado, y que incluso ahora “se muestra más activo y optimista”, que es lo realmente importante ¿no?

Por cierto, sus cuidadores planean cambiarle el nombre de Kaln a Kalnee en reconocimiento de su género recién descubierto.

¡Compártelo en tus redes!