La asquerosa tendencia de cagar en piscinas públicas que se extiende por toda España

La asquerosa tendencia de cagar en piscinas públicas que afecta a España

Hacer caca en una piscina no solo es una acción asquerosa e incivilizada. Pone también en riesgo la salud debido a la transmisión de bacterias a través del agua. Aún así, un supuesto reto viral en internet tiene como objetivo cagar en piscinas públicas, y se ha convertido en tendencia por toda España, comenzando por la Comunidad Valenciana.

El pasado mes de julio, la piscina municipal de Masanasa, con capacidad para 600 bañistas, se vio obligada a cerrar sus instalaciones en tres ocasiones debido a la presencia de heces en el agua. El hecho se presentó también en Aldaia, por lo que se prohibió su uso hasta que concluyeran las labores de desinfección. Fue calificado como un acto de vandalismo por el responsable de la Mancomunitat del Barrio del Cristo, José Zapata:

Parece que lo llevan preparado en una bolsa y lo sueltan en la piscina porque nadie se da cuenta, ni siquiera los socorristas. Aprovechan el momento.

“Un acto de gamberrismo”

Asimismo, la piscina del polideportivo de Catarroja, que recibe hasta 700 personas por jornada, tuvo que ser clausurada en dos oportunidades por los excrementos. De acuerdo con las autoridades, el agua tuvo que reemplazada por completo y tratada con cloro. Nunca pudieron localizar al culpable de este “acto de gamberrismo”, según lo calificó el propio alcalde del municipio.

piscina del polideportivo de Catarroja
Piscina del polideportivo de Catarroja.

También en Valencia: MuserosAlcoySan Vicente del Raspeig y Paiporta se sumaron a la lista de piscinas afectadas por el reto viral y se vieron obligadas al cierre. Por su parte, el parque acuático Segóbriga Park, en Segorbe, Castellón, tuvo que ser cerrado dos veces para desinfectar sus aguas, nuevamente por heces en la piscina.

Las cosas hacia el interior del país no pueden ser más deplorables. Según reporta el día de Valladolid, el club de golf Aldeamayor “está pasando uno de los peores veranos de los últimos tiempos” luego de tener que cerrar en siete oportunidades su piscina para adultos. El causante: “un supuesto reto viral en internet cuyo objetivo es cagar en piscinas públicas o arrojar excrementos en ellas para luego subir las imágenes a la red”.

De nuevo en Valladolid, las heces provocaron el cierre de la piscina municipal de Boecillo. Aunque el alcalde no está tan seguro de que se trate de un reto de internet:

Nos ha pasado dos veces al principio del verano, pero no tengo claro que sea por este reto viral porque el año pasado pasó lo mismo.

¿Reto viral?

Pero la tendencia se sigue extendiendo. En agosto, la afectación ha llegado a las provincias de Cádiz y Málaga. La piscina municipal de Castellar de la Frontera requirió evacuación ante la aparición de caca humana. La reabrieron al siguiente día tras someterla a proceso de cloración. Por otra parte, una piscina comunitaria de una urbanización privada en Málaga tuvo que cerrar para extraer los residuos de mierda del agua. Una de las residentes perjudicadas declaró al Diario Sur que una persona desde fuera habría causado el daño:

Creemos que ha tenido que ser alguien que ha saltado de noche al recinto y ha realizado sus necesidades dentro del agua o las ha lanzado desde fuera.

piscina municipal de Castellar de la Frontera
Imagen de la piscina municipal de Castellar de la Frontera – ABC

Sin embargo, sobre el origen del supuesto reto viral nadie tiene claridad. Tampoco se han hallado imágenes  de los mojones flotando en el agua subidas a la red por los incivilizados. Quizás el alcalde de Boecillo tenga razón y es posible que el reto no exista. Es probable que hayan personas que les guste cagarse en las piscinas. Y seguramente son los medios los que han producido el efecto contagio que hace que una “diablura” se convierta en un problema serio de salud pública en múltiples regiones de un país.

Sea como fuere, reto o no, se trata de una tendencia asquerosa que perjudica las arcas municipales y el turismo en general. Pero lo más grave es el peligro que significa para las personas el ingresar a una piscina cuya agua contiene excrementos. Por más que el cuerpo humano sea bueno para evitar infecciones, mierda es mierda y cualquier cosa puede suceder, sobre todo si “por accidente” la gente bebe agua de la piscina.

¡Compártelo en tus redes!