Descubren que las comidas rápidas causan esta enfermedad mortal

Un estilo de vida y una dieta poco saludable es contraproducente: eleva el riesgo de padecer una enfermedad que está en el 11° puesto de las causas de fallecimiento más frecuentes en el mundo.

Descubren que las comidas rápidas causan esta enfermedad mortal

Un placer culposo y hasta mortal. Científicos de la Universidad Estatal de Portland, en Estados Unidos, descubrieron en este estudio reseñado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences que los alimentos con alto contenido de grasas y azúcares elevan el riesgo de padecer lo que se conoce como sepsis grave. Se trata de una patología que puede provocar una muerte imprevista.

La sepsis se deriva de la reacción que genera el organismo para combatir las infecciones, puede provocar un estado de “shock” aunado a una insuficiencia orgánica. Es la 11° causa de mortalidad más recurrente en el mundo.

Para efectos del estudio, se utilizaron roedores que fueron sometidos a una dieta occidental, es decir, baja en fibra y alta en grasas. Estos animales presentaron un incremento en la inflamación crónica, además mostraron unos niveles de sepsis más graves al igual que elevadas tasas de mortalidad al ser comparados con los ratones que si recibieron una dieta balanceada.

Brooke Napier, una profesora asistente de biología en la Facultad de Ciencias y Artes Liberales de la Universidad Estatal de Portland, afirma que los ratones  que consumían una dieta occidental tenían niveles altos y alarmantes de sepsis, fallecían más rápido a causa de su alimentación en lugar de morir por el aumento de peso o bien por el microbioma –las bacterias que existen en el organismo–.

“El sistema inmunológico de los ratones con una dieta occidental presentaba un aspecto y un funcionamiento atípico y diferente. Se presume que la dieta manipula la función de las células inmunitarias para que seas más susceptible a la sepsis, y luego, cuando desarrolles la sepsis, mueras más rápido”, detalla Napier.

Investigan para el futuro

En este contexto, Napier también puntualizó que el equipo de investigadores estableció en los roedores alimentados con una dieta occidental los llamados marcadores moleculares. Estos son considerados como biomarcadores para aquellos pacientes con un alto riesgo de sufrir sepsis grave. O por el contrario,  en pacientes que podrían ameritar un tratamiento médico más agresivo.

Preparados para el futuro, el laboratorio de Napier está evaluando si lo que repercute en la función de las células inmunitarias ciertamente son las grasas definidas en una dieta alta en grasas y en calorías.

Apostar por hábitos alimenticios más saludables, ese es el norte. Para la académica estos hallazgos son el salvavidas de los hospitales en pro de controlar las dietas de los pacientes que están en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), pues está comprobado que los pacientes que ingresan a este tipo de salas tienen mayores posibilidades de manifestar sepsis.