Objetivo: conseguir un sueño profundo

conseguir un sueño profundo

El gesto de desperezarnos en la cama por la mañana con la incomparable sensación de haber descansado no tiene precio. Dormir bien no es importante sólo por el placer que nos reporta, tiene efectos directos sobre nuestra salud, nuestro estado de ánimo y hasta en nuestro rendimiento laboral. Es el momento de comprobar si duermes correctamente y, en cualquier caso, de adoptar medidas para mejorar su calidad. ¡Que nada te quite el sueño!

Los trastornos del sueño se producen por diferentes causas y son de distinta intensidad, entre otras razones porque dependiendo de la persona se ven afectadas una o varias fases del sueño. Sin embargo, cuando el deterioro se cronifica siempre acaban apareciendo secuelas de mayor o menor gravedad. Por eso es tan importante conseguir un sueño profundo. Lo que te proponemos son sencillas modificaciones de tus rutinas, tan sencillas que te dejarán sin excusas para aplicarlas desde ya.

Revisando los factores que afectan a tu sueño

¿Te notas más irritable o tenso? ¿Te cuesta concentrar tu atención? ¿Estás cansado y apático sin una causa aparente? Estas son las primeras alertas que está emitiendo tu organismo para que actúes. Empieza por echar un vistazo a tu entorno. En esto de conseguir un sueño profundo tan importante es cuánto lo haces, como el dónde y el cómo.

Tu dormitorio se convierte así en un protagonista imprescindible para que consigas dormir como debes. No te vamos a insistir en el efecto de los colores relajantes y la ausencia de luces o ruidos en la medida de lo posible. Te pedimos que des un paso más y te fijes en el orden. Si tu habitación está llena de trastos, si es un espacio caótico y recargado seguro que te está obstaculizando para conseguir un sueño profundo. Acostúmbrate a pensar que, al dormitorio, como su nombre indica, se va a dormir y para eso no necesitas nada más que una cama confortable.

conseguir un sueño profundo

Otra de las claves para que caigas en los brazos de Morfeo enseguida es la temperatura. En verano lo tienes más claro, porque todos sufrimos con esas noches tropicales en las que es imposible cerrar los ojos. Pero, quizá no has puesto tanta atención con lo que te pasa en las épocas de frío. La temperatura ideal para conseguir un sueño profundo oscila entre los 15-20 grados. Quita la calefacción por la noche, el ambiente estará menos cargado, y te apetecerá mucho más refugiarte bajo un cálido nórdico.

De tu actitud también depende que consigas dormir bien

Lo que no es discutible, según se contrasta en todos los estudios, es que hay un progresivo aumento de las personas que manifiestan sufrir alguna alteración que les impide dormir de forma adecuada. Conseguir un sueño profundo se ha convertido en una prioridad. Una vez que has revisado las condiciones externas que te rodean cuando te vas a poner a dormir, toca que analices cómo afrontas ese momento. Una vez más, nuestra mente es mucho más potente de lo que pensamos.

Y, decimos esto apoyándonos en lo que aconsejan los especialistas en desórdenes del sueño. Tienes que irte a la cama con los deberes hechos, es decir, después de una cena ligera, sin sensación de sed y tras pasar por el baño. Conviene, además, que trates a tu cuerpo como harías con un niño y establezcas unas rutinas fijas con unos horarios estables. Aunque te parezca una tontería, de esa forma tan simple tu organismo automatiza el acto de ir a dormir y es menos probable que haya interferencias que te impidan conciliar un sueño reparador.

Pero, no sólo cuentan las necesidades fisiológicas, para conseguir un sueño profundo hay que evitar acostarse en un estado de excitación o tensión elevado. Es evidente que tienes que dejarte las preocupaciones fuera del dormitorio. Ese hábito de aprovechar el último minuto de consciencia para revisar cómo te ha ido el día o pensar en lo que tienes pendiente por hacer es una pésima idea. Una técnica muy eficaz para acercarte al sueño con la mejor actitud es visualizar mentalmente algo agradable o lo que te gustaría soñar. ¡Tienes que probarlo!

Si aún te han quedado ganas de profundizar más en esta cuestión del sueño reparador, Internet es una vía excepcional para conseguir información. Sin embargo, en un tema tan trascendental, la recomendación de todos los expertos es que no te la juegues. No todo vale, recopila datos sólo de páginas fiables.

dormir bien

Si quieres disponer de consejos y cuidados saludables, especialmente en lo que se refiere a los hábitos de sueño, visita este blog sobre descanso sano, escrito por profesionales sanitarios y con una amplia selección de artículos que abordan el asunto desde distintos ángulos. Te ayudarán a saber detectar cuando tienes un verdadero problema, las consecuencias de no descansar lo suficiente o dietas y otras herramientas que funcionan y te garantizan que vas a conseguir un sueño profundo. ¡Empieza a ponerlo en práctica desde ya!

¡Compártelo en rus redes!