Ya no existe en el planeta ningún ecosistema marino que la contaminación no haya afectado

Investigadores encontraron que el plástico ya forma parte de la dieta de los animales del océano, incluso de los que habitan en las profundidades.

Ya no existe en el planeta ningún ecosistema marino que la contaminación no haya afectado

Una investigación publicada a finales de febrero en la revista Royal Society puso en evidencia que los animales que habitan en las profundidades marinas se están alimentando del plástico en niveles realmente alarmantes.

Los científicos de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido, penetraron en seis de las cavidades más profundas de los mares y al capturar 90 diminutos crustáceos (anfípodos) encontraron que en el 72% de sus sistemas de digestión estaban presentes fibras y partículas plásticas.

Un dato muy grave lo encontraron en la fosa Challenger (la grieta más profunda del océano hasta ahora conocida, con 10.898 metros) donde el 100% de las criaturas llevaban plástico ocupando sus organismos.

Registro que preocupa

En un boletín de prensa compartido por la institución, el biólogo Alan Jamieson, quien lidera el equipo que llevó a cabo el estudio, señala que este registro sobre la dieta con microplásticos de las criaturas marinas que viven a mayor profundidad pone en evidencia las muy pocas posibilidades de que algún ecosistema esté libre de la contaminación por desechos antropogénicos.

Los investigadores alertan que las grietas más profundas del mar han pasado a ser vertederos finales de toda la basura plástica que lanzan los humanos a los océanos.

Jamieson indica que apenas los residuos plásticos llegan a las profundidades del mar, “simplemente no hay a dónde ir”, así que se siguen acumulando cada vez en mayores proporciones.

Señala, por ejemplo, que si se origina contaminación en un río, puede sanearse con una corriente fuerte de agua; o si se ensucia la costa, el problema puede desaparecer por el efecto de las mareas. “Pero, en el punto más profundo de los océanos, simplemente se asienta allí”.

El informe destaca los efectos devastadores de transformar la forma de alimentación de las especies más pequeñas del mar profundo con desechos plásticos, lo cual sin duda impacta toda la cadena alimenticia.