Curiosidades del póker: de los disfraces al Salón de la Fama

Curiosidades del póker

El mundo del póker está lleno de curiosidades y hechos anecdóticos, y algunas de ellas tienen que ver con la vestimenta. Si prestamos un poco de atención a los torneos que se disputan por todo el mundo, veremos a personas con looks imposibles, que nada tienen que ver con el prototipo de jugador que nos vendían en las películas antiguas. Los chalecos, los tirantes y el puro se han cambiado por el color y los disfraces. Evidentemente, no todos lo hacen, pero los que se animan a ello se hacen notar.

Otra curiosidad tiene que ver con las Vegas y con las grandes estrellas del póker. ¿Sabíais que en Las Vegas existe un Salón de la Fama del Póker? A estos dos aspectos nos vamos a referir.

La apariencia influye

Esta frase aparentemente simple, resume el porqué de los disfraces en el mundo del póker. Todo es un juego de estatategias para despistar.  Por ejemplo, si un jugador lleva sudaderas, gorras o prendas juveniles, los demás pueden interpretar que es inexperto, que solo domina el póker online o que no conoce la teoría de juegos. Los disfraces son también un elemento de distracción que favorece al que los lleva. Aunque los profesionales del póker están entrenados para lidiar con situaciones complejas, no es fácil concentrarse en una partida en la que alguno de los contrincantes va vestido de indio, lleva unos cuernos de vikingo en la cabeza o luce un traje de Superman.

En esta guerra psicológica, los accesorios son especialmente importantes. Por ejemplo, el veterano Sean Jazayeri suele jugar con gafas de espejo porque le permiten observar y a la vez ocultan su mirada. Otro elemento muy útil es la bufanda, que más que preservar del frio sirve para ocultar la expresividad y posibles gestos delatores.

Sean JazayeriPese a las ventajas que puedan ofrecer los accesorios y los disfraces en la competición, este tipo de tácticas no convence a todo el mundo. De hecho, un buen número de profesionales consideran que se deberían prohibir. Creen que controlar las emociones constituye una habilidad y que el hecho de tapar la cara le quita pureza al juego.

Salón de la Fama del Póker

A muchos de estos estrafalarios del juego les gustaría ingresar algún día en el Poker Hall of Fame, el Salón de la Fama del Póker. Para los jugadores profesionales, formar parte de este salón es el máximo logro al que pueden aspirar. Es el reconocimiento a una trayectoria de éxitos en las mesas de juegos y un premio al esfuerzo, la profesionalidad y la constancia.

El Salón de la Fama de Póker se encuentra en Las Vegas. Fue creado en 1979 por Benny Binion, propietario del Casino Horseshoe e impulsor de la World Series of Poker, la competición internacional más reconocida en el mundo del póker. Con la creación del salón de la fama, Binion pretendía honrar la labor de los profesionales del póker, a la vez que contribuía a dar publicidad a su casino.

El empresario del juego siempre se había caracterizado por sus iniciativas novedosas para publicitar sus casinos. A finales de los años 40 convenció a dos grandes jugadores, Johnny Moss y Nicholas Andreas Dandolos, conocido como “el griego”, para que disputasen una partida frente al público.

Salón de la FamaRequisitos de ingreso

Ingresar en el Salón de la Fama no es tarea fácil. Para empezar, es preciso tener más de 40 años. Es la llamada Regla de Edad, que impide a los jugadores con trayectorias cortas optar al premio. La cláusula de edad se introdujo en 2009, cuando un joven de 23 años y especialista de póker online consiguió colarse entre los finalistas. Los organizadores incluyeron entonces ese filtro, por considerar que en el salón solo pueden estar presentes los jugadores con una carrera demostrada. Otros de los requisitos son tener buena reputación, haber jugado de manera continuada y haber participado en competiciones de máximo nivel con apuestas altas.

Pero no siempre es necesario ser un ganador para tener un hueco en el salón. También se otorga este reconocimiento a las personas que han realizado alguna labor especial para impulsar y fomentar la actividad del póker.

En los primeros tiempos, los jugadores que ingresaban en el salón recibían un trofeo singular. Se trataba de una escultura de vidrio que representaba unas manos y que incluía una placa con el nombre en la parte inferior.

56 estrellas del póker

Hasta el momento, 56 nombres propios del póker han sido incluidos en el Salón de la Fama. Uno de los más veteranos y que todavía permanece en activo es Doyle Brunson, conocido como “Texas Dolly”, que ha acumulado en los torneos WSOP más de 3 millones de dólares en premios.

En el año 2007 ingresó en el salón la primera mujer, Barbara Enright, a la que le siguieron Lindan Johnson (2011) y Jennifer Harmann (2015). Las tres han cosechado grandes victorias y han conseguido abrirse camino con esfuerzo en una actividad dominada por los hombres.

torneos WSOPEl último en incorporarse al salón ha sido el norteamericano John Hennigan, que ha conseguido el brazalete de la WSOP (máximo trofeo de la competición) en cinco ocasiones. En 2016 se unió al grupo de los mejores el jugador ecuatoriano Carlos Mortensen, conocido como el “Matador”, que vivió muchos años en España.

Hasta el momento, la gran mayoría de galardonados son de procedencia norteamericana, pero la situación podría cambiar en un futuro. El póker tiene ahora una enorme proyección internacional y se ha extendido a todas las partes del mundo gracias al póker online.

Sistema de elección

Los candidatos al Salón de la Fama se proponen  través de un formulario en la web de la WSOP. Las propuestas deben estar razonadas, es decir, es preciso explicar por qué un jugador debe optar al premio y exponer sus méritos.

A partir de aquí, los actuales miembros del salón se reúnen para hacer una criba y acabar definiendo al ganador. La elección final y la ceremonia de proclamación del vencedor se hacen coincidir con la final de la WSOP anual, lo que otorga un mayor empaque al acto.