Pádel: ¿Cuáles son las diferencias entre una pala de control y una de potencia?

diferencias entre una pala de control y una de potencia

Una vez que has aprendido los fundamentos del pádel, llega la hora de deshacerse de la pala para principiantes y empezar a establecer el estilo de juego con el que te sientas más cómodo. En este sentido, tenemos que diferenciar dos estilos completamente opuestos, pero igual de válidos para jugar al pádel, como son la potencia y el control.

Si te gusta practicar un estilo más agresivo, la potencia es lo que deberías de buscar en una pala, mientras que si por otro lado, lo que buscas es controlar un poco más el juego, aunque sacrifiques por ello algo de potencia, deberías de elegir una de las palas Bullpadel de control.

Las diferencias que existen entre las palas de potencia y las palas de control, son bastante evidentes y, además, influyen directamente en el tipo de juego que se desarrolla. De esta forma, tienes que encontrar la pala que mejor se adapte a tu estilo de juego o de aquel que quieras practicar.

palas de potencia

Las palas de potencia, tienen forma de diamante, esto es debido a que el balance de estas palas se encuentra más desviado hacia la parte delantera de estas. Debido a esta forma, se logra hacer una mayor palanca y por lo tanto imprimir una mayor fuerza a la pala, lo que se traduce en una mayor potencia a la que sale disparada la bola.

¿Pala de control o de potencia? Depende de tu estilo de juego

Las palas de potencia, son bastante más complicadas de manejar debido a que el punto dulce es bastante más pequeño. Sin embargo, esa pérdida de control, se compensa con una mayor velocidad de juego, por lo que si lo que te gusta es el juego agresivo, no podrás pegar pelotazos más grandes con otras palas que no sean estas.

Por otro lado, las palas de control suelen presentar una forma redonda. El diseño de esta forma está pensado para poder ofrecer un mayor control de la pelota, ya que el punto dulce es bastante más grande. Además y para facilitar la tarea del golpeo, suelen contar con una superficie rugosa, con lo que resulta mucho más sencillo el golpeo.

El balanceo de estas palas es mucho más centrado. Cuando estamos hablando de una pala de potencia, esta se suele situar entorno al 60/40 mientras que, con una pala de control, todo está más repartido, consiguiendo un 50/50.

palas de control

Las palas de control son algo más sencillas de manejar por lo que son recomendadas para los jugadores menos expertos. Por otro lado, las palas de potencia pese a ser algo más complicadas de manejar, en las manos adecuadas pueden causar bastantes estragos al rival.

En definitiva, dependiendo de como te guste jugar o quieras entrenar, la elección entre una pala y otra es importante, ya no solo para poder practicar tu estilo de juego, si no también para perfeccionar la técnica y poder sentirte mucho más a gusto con ella, con el paso del tiempo.