El sorprendente hallazgo de la cabeza de un lobo gigante de hace 40.000 años en Siberia

El sorprendente hallazgo de la cabeza gigante de un lobo de hace 40.000 años en Siberia
Foto: Albert Protopopov

Un hombre que en 2018 recorría las orillas del río Tirekhtyakh, en la República Rusa de Sakha (también conocida como Yakutia), se encontró con algo bastante inusual: una gran cabeza de lobo increíblemente conservada desde la última Edad de Hielo que habría sido sepultada en un desierto congelado, informa ScienceAlert.

Una criatura del Pleistoceno

El descubrimiento se dio a conocer hasta hace muy poco a los medios internacionales. La enorme cabeza de lobo fue presentada durante la inauguración de un evento que expone criaturas congeladas de la Edad de Hielo en Japón. Según la datación hecha por científicos de Suecia y Japón, su antigüedad sería de aproximadamente 40.000 años.

La cabeza del lobo mide unos 40 centímetros de largo, una característica que resalta sobre cualquier especie viviente de lobo que haya sido estudiada. Así describió el hallazgo el paleontólogo Albert Protopopov, de la Academia de Ciencias de la República de Sakha:

Este es un descubrimiento único de los primeros restos de un lobo Pleistoceno completamente desarrollado con su tejido preservado. Lo compararemos con los lobos modernos para comprender cómo ha evolucionado la especie y para reconstruir su apariencia.

Una criatura del Pleistoceno
Foto: Albert Protopopov

Una cabeza de lobo “casi gruñendo”

El equipo de científicos ahora se encuentra analizando la cabeza y estima que se trata de un lobo adulto de entre dos y cuatro años. El estudio incluirá los análisis de ADN de la antigua criatura y emplearán técnicas tomográficas para observar de forma no invasiva todo el interior del cráneo. Esto agregó Protopopov al respecto:

Hallar cráneos de lobo en el deshielo del permafrost siberiano no es algo tan inusual, pero pocas veces se encuentran del nivel de este gigantesco y antiguo depredador. La singularidad de este hallazgo es que descubrimos la cabeza de un lobo adulto con tejidos blandos y cerebro perfectamente conservados.

Además del cánido, los investigadores también analizan otro descubrimiento reciente: un cachorro de león cavernícola. Al parecer se trata de una hembra que habría muerto luego de nacer para enseguida quedar congelada.

cachorro de león cavernícola
Cachorro de león cavernícola hallado también en Siberia. Foto: Albert Protopopov

Por lo que concierne al lobo, se desconoce cómo fue cortada su cabeza, aunque dentro de las posibles causas los científicos ya descartaron que haya sido el “trofeo” de algún cazador primitivo, pues la llegada de humanos a esa región de Rusia comenzó hace unos 32.500 años.

¡Compártelo en tus redes!