La intolerancia a la histamina puede ser la explicación de muchas molestias

Si padeces de dolor de cabeza crónico, diarrea o nariz congestionada, puede ser debido a una intoleracia a la histamina.

La intolerancia a la histamina puede ser la explicación de muchas molestias

La intolerancia a la histamina ocurre cuando hay una acumulación de esa sustancia en el cuerpo. Ciertos alimentos, fármacos, algunas enfermedades, el medio ambiente y las deficiencias nutricionales pueden favorecer una intolerancia a la histamina. 

¿Qué es la histamina?

La histamina es una sustancia química que nuestros cuerpos producen y que también está presente de forma natural en muchos alimentos, tanto de origen animal como vegetal. Los alimentos que tienen una larga maduración son los que presentan un mayor contenido.

Normalmente, la ingesta de alimentos que contienen histamina no causa ningún tipo de problema, ya que esta es metabolizada en el organismo por la enzima DiAminoOxidasa (DAO).

La enzima DAO, localizada en el epitelio intestinal, es la encargada de metabolizar la histamina ingerida con los alimentos evitando que esta sustancia pase a la sangre y se acumule.

Si hay demasiada histamina

Si descubres que tu cuerpo reacciona a un grupo diverso de alimentos (por ejemplo, espinacas, tomates, vino y chucrut), con síntomas que van desde una nariz congestionada hasta dolores de cabeza por migraña, es posible que no seas alérgico a esos alimentos. En cambio, puedes padecer lo que se denomina intolerancia a la histamina, ya que todos esos alimentos contienen altos niveles de histamina.

La intolerancia a la histamina no es una verdadera reacción alérgica. En cambio, se trata de una reacción que algunas personas experimentan a los alimentos que tienen altos niveles de histamina natural.

Las personas con intolerancia a la histamina a menudo tienen niveles bajos de la diaminooxidasa (DAO) que procesa la histamina en su cuerpo. Sin un nivel suficiente de enzimas para procesar la histamina, esta puede acumularse con el tiempo y causar síntomas en todo el cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas comunes incluyen:

  • Dolores de cabeza por migraña.
  • Diarrea.
  • Enrojecimiento, especialmente de la cabeza y el pecho.
  • Nariz congestionada, que moquea o pica.
  • Ojos rojos, con picazón o llorosos.
  • Estornudos.
  • Falta de aliento.
  • Urticaria o protuberancias rojas, elevadas, con picazón y ardor.
  • Piel con mucha picazón.
  • Ansiedad inexplicable.
  • Calambres o dolor estomacal.
  • Estreñimiento crónico.
  • Náuseas y vómitos.
  • Gas o hinchazón.
  • Agotamiento inexplicable.
  • Mareo.
  • Piel muy seca, irregular o escamosa (eccema).
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Ritmo cardíaco irregular o aumentado.
  • Dolor menstrual severo.

Los síntomas menos comunes incluyen:

  • Presión arterial baja.
  • Problemas para dormir.
  • Hinchazón alrededor de los labios, ojos y ocasionalmente la garganta.
  • Temblores.
  • Pérdida de consciencia.

¿Cuáles son las causas?

Por lo general, la enzima DAO descompone la histamina ingerida, evitando que se absorba en el intestino y entre en el torrente sanguíneo. Sin embargo, algunos factores pueden interferir con el funcionamiento de la DAO, o con la cantidad de estas enzimas presentes en el intestino.

Casi todos los alimentos y bebidas contienen algún nivel de histamina, y estos generalmente aumentan a medida que la comida envejece, se echa a perder o se fermenta. Asimismo, algunos alimentos y bebidas contienen compuestos que ayudan a liberar histamina en el cuerpo o bloquean la producción o efectividad de la enzima DAO.

Según la investigación actual, los alimentos y bebidas ricos en histamina incluyen:

  • Bebidas alcohólicas fermentadas (vino, cerveza, sidra).
  • Quesos añejos.
  • Alimentos enlatados, encurtidos y fermentados.
  • Productos ahumados, como salchichas, jamón, tocino o salami.
  • Legumbres, como garbanzos, soja y lentejas.
  • Vinagre.
  • Mariscos.
  • Muchas comidas preparadas.
  • Alimentos fermentados y productos lácteos, como yogurt y chucrut.
  • Bocadillos salados.
  • Dulces con conservantes.
  • Chocolate y cacao.
  • Té verde.
  • La mayoría de las frutas cítricas.
  • Piña.
  • Aguacate.
  • Conservas de pescado, como caballa y atún.
  • Cacahuetes.
  • Espinacas.
  • Tomates.
  • Plátanos.
  • Berenjena.
  • Fresas.
  • Guindas.
  • Chile en polvo.
  • Canela.
  • Clavos de olor.

Los alimentos que pueden desencadenar la liberación de histamina incluyen:

  • La mayoría de las frutas cítricas (aunque los cítricos no se consideran ricos en histamina, pueden hacer que tu cuerpo libere la histamina almacenada).
  • Cacao y chocolate.
  • Tomates.
  • Germen de trigo.
  • Alubias y otras legumbres.
  • Nueces, anacardos y cacahuetes.
  • Colorantes y conservantes alimentarios, otros aditivos.

Los alimentos y bebidas que bloquean la producción de DAO o interfieren su acción incluyen:

  • Bebidas alcohólicas.
  • Bebidas energizantes.
  • Té verde.
  • Té negro.
  • Té mate.
  • Claras de huevo crudas.

Entre los factores comunes implicados en el déficit o en la baja actividad de la enzima Diamino Oxidasa (DAO) se incluyen muchos medicamentos. Este riesgo es de gran importancia, ya que se han publicado alrededor de 90 fármacos involucrados, algunos de los cuales de uso muy común.

Se ha estimado que un 20% de la población utiliza alguno de estos tipos de fármacos, hecho que ha dado un aumento del riesgo de padecer un exceso de histamina y, por lo tanto, desencadenar migraña, así como otros síntomas asociados a la histaminosis como molestias gastrointestinales, alteraciones dérmicas, etc.

Fármacos implicados en el déficit de DAO

Fármacos implicados en el déficit de DAO

Fármacos liberadores de histamina endógena

Fármacos liberadores de histamina endógena

Otros factores influyentes incluyen:

  • Afecciones o lesiones intestinales que comprometen el revestimiento intestinal y afectan la digestión.
  • Condiciones del hígado.
  • Deficiencias de vitamina B6, vitamina C, cobre o zinc.
  • Estrés extremo o crónico.
  • Estados de bajo oxígeno.
  • Lesión o trauma.
  • Temperaturas extremas.

La dieta más adecuada

En la mayoría de los casos, realizar cambios en la dieta puede ayudar a controlar la intolerancia a la histamina en unas pocas semanas.

Pero para mantener a raya los síntomas, la mayoría de las personas deben limitar o evitar los alimentos ricos en histamina durante varios meses y basar su dieta en alimentos y bebidas con bajo contenido de histamina.

Los alimentos y bebidas con bajos niveles de histamina incluyen:

  • Yema de huevo cocida.
  • Carne y pescado frescos o ultracongelados.
  • La mayoría de las verduras frescas, excepto los tomates y las berenjenas.
  • Frutas no cítricas.
  • Sustitutos lácteos, como las bebidas vegetales de coco, arroz o almendras.
  • Fideos integrales, panes, galletas y pastas.
  • Queso crema.
  • Mantequilla.
  • La mayoría de las infusiones de plantas, excepto el té negro, té verde y el mate.
  • La mayoría de las verduras de hoja, excepto las espinacas.
  • Aceites de cocina, como el aceite de oliva.

Varias vitaminas y minerales son necesarios para la actividad adecuada de la DAO. Por lo tanto, las personas con intolerancia a la histamina pueden beneficiarse al incluir en su dieta más alimentos y bebidas ricos en estos nutrientes.

Las vitaminas y minerales que pueden ser de ayuda para las personas con intolerancia a la histamina incluyen:

  • Vitamina C para ayudar a reducir los niveles de histamina en sangre y ayudar a la DAO a descomponer la histamina.
  • Vitamina B6, que ayuda a la DAO a descomponer la histamina.
  • Cobre, que ayuda a elevar ligeramente los niveles sanguíneos de DAO y ayuda a la DAO a descomponer la histamina.
  • Magnesio que puede elevar el umbral de respuesta alérgica.
  • Manganeso que puede mejorar la actividad de la DAO.
  • Zinc para ayudar a la DAO a descomponer la histamina (también puede tener propiedades antiinflamatorias y antialérgicas).
  • Calcio para ayudar a reducir la urticaria y el enrojecimiento de la piel.
  • Vitamina B1.
  • Vitamina B12.
  • Ácido fólico.

También hay suplementos que algunos profesionales de la salud recomiendan para personas con intolerancia a la histamina. Incluyen altas dosis de vitamina C y vitamina B6 (que pueden estimular la actividad de las enzimas procesadoras de histamina en el organismo) y cápsulas de la enzima DAO, como DAOSIN, para complementar el suministro natural del cuerpo. Es importante destacar la importancia de que la DAO suplementada llegue intacta al intestino para que la dosis ingerida sea 100% eficaz.

Sin embargo, aunque estos tratamientos pueden ayudar, es importante recordar que no son un sustituto de una dieta lo más baja posible en histamina.

Conclusiones

La intolerancia a la histamina puede causar síntomas incómodos, pero estos se pueden mejorar con una dieta baja en histamina.

La intolerancia a la histamina no debe autodiagnosticarse, ya que los síntomas son similares a otras condiciones. Si crees que podrías padecer una intolerancia o estás experimentando síntomas irregulares, habla con tu médico.

Los dolores de cabeza por consumo de vino a menudo son migrañas provocadas por una intolerancia a la histamina, debido al elevado contenido en histamina de especialmente el vino tinto. Pero es importante recalcar que todas las bebidas alcohólicas pueden ser problemáticas para las personas con intolerancia a la histamina porque el alcohol puede hacer que la DAO sea menos efectiva. Por lo tanto, para seguir una verdadera dieta libre de histamina, debes evitar totalmente el consumo de bebidas alcohólicas.

También debes informar a tu médico sobre cualquier medicamento, recetado o no, que estés tomando. Algunos medicamentos pueden afectar la acción de las enzimas procesadoras de la histamina. Es posible que tu médico quiera ajustar la dosis, cambiar a un medicamento similar que no afecte a la histamina o, si es posible, suspenderlo por completo.

Referencias

Sattler J, Häfner D, Klotter HJ, Lorenz W, Wagner PK. Food-induced histaminosis as an epidemiological problem: plasma histamine elevation and haemodynamic alterations after oral histamine administration and blockade of diamine oxidase (DAO). Agents Actions. 1988 Apr;23(3-4):361-5.

Wohrl S, Hemmer W, Focke M, Rappersberger K, Jarisch R.  Histamine intolerance-like symptoms in healthy volunteers after oral provocation with liquid histamine.  Allergy and Asthma Proc 2004;25(5):305-311

Maintz L, Novak N.  Histamine and histamine intolerance.  Am J Clin Nutr 2007;85:1185-1196

Worm M, Fiedler EM, Dolle S, Schink T, Hemmer W, Jarisch R, Zuberbier T.  Exogenous histamine aggravates eczema in a subgroup of patients with atopic dermatitis.  Acta Derm Venereol 2009;89(1):52-56

Joneja JMV and Carmona Silva C. Outcome of a histamine-restricted diet based on chart audit. Journal of Nutritional and Environmental Medicine 2001;11(4):249-262

Jarisch R, Wantke F.  Wine and headache.  Int Arch Allergy Immunol 1996;110:7-12

Mathelier-Fusade P. Drug-induced urticarias. Clin Rev Allergy Immunol. 2006 Feb;30(1):19-23.

Sattler J, Hesterberg R, Lorenz W, Schmidt U, Crombach M, Stahlknecht CD. Inhibition of human and canine diamine oxidase by drugs used in an intensive care unit: relevance for clinical side effects? Agents Actions. 1985 Apr;16(3-4):91-4.

¡Compártelo en tus redes!