Inversión en criptomonedas en Venezuela: breve panorama

Inversión en criptomonedas en Venezuela

Ninguno de los dos se decide por ejecutar su enroque en el tablero, y al fondo, un país casi totalmente en astillas. Más allá de la contienda Maduro-Guaidó y quienes los apoyan, los inversores venezolanos que permanecen en la nación buscan cómo resistir y evolucionar en un entorno complejo.

Además de realizar inversiones en Forex, y de recursos informativos como guiabitcoin.com, por ejemplo, se busca diversificar y potenciar el capital de la manera más consciente y rentable resistiendo la hiperinflación que sufre Venezuela por la ineficacia de su régimen. Estafas, leyes ajustadas a conveniencia, entre otras cosas, pueden complicar el trazado de una situacion criptomonedas para tomar decisiones cruciales como inversores.

En tal sentido, el presente artículo otorgará ciertas claves que pueden ayudar a comprender el complejo y singular panorama que enfrenta un inversor en criptomonedas en Venezuela, tipo de inversión que sin duda es uno de los más importantes a nivel global.

Criptomonedas: alternativa de supervivencia del régimen venezolano

Las sanciones impuestas por EEUU a Maduro y a figuras clave de su entorno cercano, han representado un duro revés respecto al afianzamiento y continuidad de su proyecto social y político en Venezuela.

No obstante, expertos como Ricardo Baptista, Director de la Corporación Latinoamericana de Criptoeconomía, afirma que el régimen de Maduro podría estar valiéndose de las criptomonedas para eludir las sanciones y seguir cumpliendo con sus compromisos comerciales contraídos con sus acreedores.

Ricardo Baptista, Director de la Corporación Latinoamericana de Criptoeconomía
Ricardo Baptista, Director de la Corporación Latinoamericana de Criptoeconomía.

Aunque el Petro como criptomoneda estatal pareciera ser un proyecto innovador, la falta de transparencia en cuanto al funcionamiento de la misma y su supuesto “anclaje” con las principales reservas energéticas y minerales de Venezuela, aunado a su exclusión de los exchanges relevantes en el mercado, ha sumido al Petro en una especie de limbo en el cual no muchos quieren involucrarse.

De manera que la administración de Maduro, de modo no muy oficial, pareciera estar subsanando, al menos provisionalmente, las duras sanciones y la limitación en actividad comercial que acarrea su considerable deuda externa. Cabe destacar la creación de la  Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (SUNACRIP) como ente para intentar regular la comercialización de criptomonedas en Venezuela.

Las divisas virtuales: opción para sortear la hiperinflación

Con una situación económica sumamente difícil, y una contracción del PIB de alrededor del 20%, las criptomonedas surgen en Venezuela como una gran alternativa para proteger el capital propio de una de las peores crisis en la historia del país sudamericano.

Aunque aún hay desinformación y desconfianza en ciertos inversores, las divisas virtuales ganan fuerza como recurso para apoyar inversiones ya se trate del empresario o del ciudadano con el suficiente capital para ingresar en el mercado de las criptomonedas.

Habiendo experimentado un pico transaccional de 2.487 BTC comerciados en febrero de 2019, y a pesar del declive a 1.596 BTC comerciados entre finales de marzo y abril del año en curso, este es un importante indicador de que, a pesar de la debacle económica y social que experimenta Venezuela, y con un colapso del servicio de energía eléctrica en puertas, las criptodivisas seguirán constituyendo una opción cada vez de mayor peso para invertir y sobrellevar la dura situación del país.

administración de Maduro
La situación actual de venezuela ha sumido al Petro en una especie de limbo en el cual no muchos quieren involucrarse.

A pesar de esto, nada se puede considerar totalmente como invariable en el escenario de inversión en Venezuela de las criptomonedas, bien podría experimentarse un endurecimiento de las leyes de regulación de los criptoactivos por parte del régimen venezolano, o tal vez no, según sus intereses.

Lo cierto es que, como inversores, debemos seguir de cerca el panorama de las divisas virtuales en el país sudamericano con todas las fuentes al alcance, pues no hay que olvidar que nada es tan evidente como parece ser.