La aerolínea que nunca ha volado: funciona hace 30 años y no ha transportado a su primer pasajero

La aerolínea que nunca ha volado

Quizás esta sea la historia de la peor aerolínea del mundo, o al menos de las que figuran activas en los registros. Además es la crónica de una acumulación de decisiones equivocadas mezcladas con un poco de mala suerte. De la suma de todo esto resulta Baltia Airlines, una compañía aérea que nunca ha realizado un vuelo.

En realidad, el nombre de la aerolínea ya no es Baltia, pero lo tuvo a lo largo de casi tres décadas hasta hace muy poco. En mayo de 2017 pasó a llamarse USGlobal Airways, aunque las cosas siguen igual, pues no ha conseguido volar al menos con un pasajero. Continúa en cero. Por consiguiente, no ha podido generar ni una sola moneda de ingresos. Y para colmo de males, acumula a la fecha una deuda cercana a los 120 millones de dólares.

¿Cómo inició el “fallido” proyecto?

Para tratar de explicarlo, nos remontaremos a 1989, época en la cual un inmigrante letón llamado Igor Dmitrowsky decide emprender un proyecto que supuestamente lo haría multimillonario. Es entonces cuando crea Baltia con una insólita propuesta: efectuar vuelos directos (sin escalas) desde la ciudad de Nueva York hasta el Aeropuerto Internacional Púlkovo, que atiende la ciudad de St. Petersburgo, en Rusia.

Baltia

De ahí que Dmitrowsky decide vender su empresa de productos lácteos y logra reunir a un importante grupo de inversores. Su idea también era incluir rutas adicionales desde el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy hacia Estonia, Bielorrusia, Ucrania y Georgia. Por ahora el asunto pinta normal. Le fue otorgada incluso la autorización en 1991 para volar a San Petersburgo y Riga por parte de el Departamento de Transporte de Estados Unidos.

No obstante, el primer obstáculo se le presentó por medio de la FAA, la entidad gubernamental responsable de la regulación de la aviación civil en los Estados Unidos no certificó a Baltia para realizar operaciones aéreas. La aerolínea presentó siete veces el examen de la FAA sin que lograra su aprobación. Según comentan, la descalificación pasó siempre por un tema de seguridad relacionado con las evacuaciones de emergencia.

La reacción de Dmitrowsky

En vista de lo anterior, Dmitrowsky traslada operaciones a Michigan, pero esto tampoco sirvió. Pese a haber recibido el permiso para volar a Riga y Leningrado, finalmente el Departamento de Transporte decide revocar estas rutas en 1998. Por otra parte, sus aviones tampoco ofrecían confianza.

Igor Dmitrowsky
Igor Dmitrowsky

Para ese entonces, su flota estaba conformada por un ex Cathay Pacific Boeing 747-200, luego adquirió en 2009 un viejo Boeing 747 de Pakistan International Airlines (sin motores) y en el año 2011 compró otro antiguo Boeing 747 de Northwest Airlines al cual le pusieron los colores de Baltia. Todas las aeronaves terminaron siendo desechadas, dejando una millonaria pérdida.

Posteriormente la compañía firmó una intención para contratar en alquiler un avión más moderno y de mayor eficiencia en cuanto a consumo de combustible. El plan era obtener como fuese la certificación para volar, pero al final decidieron borrar todo su historial y comenzar desde cero.

A comienzos de 2016, Igor Dmitrowsky, de 61 años, fallece de manera repentina en su casa, quedando en la incertidumbre el proyecto Baltia.

Un nuevo nombre

A pesar de todo, en el año 2017 tras múltiples adversidades, la aerolínea se reestructura y hace su último intento para cumplir el deseo de Dmitrowsky: vender el primer boleto y despegar el avión con un pasajero a bordo. Fue cuando comenzaron a llamarse USGlobal Airways.

USGlobal Airways

Estrenando nombre solicitaron de nuevo certificación a la FAA con el objetivo de ofrecer vuelos al interior de Estados Unidos y otros internacionales con destinos como Barcelona, París o Niza. Además trasladaron su sede principal al Aeropuerto Internacional Stewart de Nueva York.

Actualmente, 2019, USGlobal Airways (antes Baltia), no pierde la esperanza de transformarse en “la primera aerolínea internacional y centrada en el cliente”, tal como lo anuncia en su portal web. Mientras tanto, el certificado de la FAA para poder volar continúa en proceso.

¡Compártelo en tus redes!