Desmintiendo los 5 mitos más populares sobre las fracturas de huesos

Desmintiendo los 5 mitos más populares sobre las fracturas de huesos

Todo el que ha sufrido una fractura, sabe lo dolorosas que pueden llegar a ser. Pero los que no, ¿cómo pueden identificarlas? A continuación, te ofrecemos una explicación tomada de la BBC que nos ayudará a saber cuándo un hueso está roto y qué hacer en esa situación.

1. Si puedes moverlo, no pasa nada malo

Podemos ver a una persona retorciéndose del dolor luego de haberse golpeado un dedo, pero si puede moverlo, le decimos que todo está bien. De ese “autodiagnóstico” nace el primer mito. Y no podría ser más errónea esa afirmación, ya que muchas veces es posible mover un hueso roto, así que lo mejor es no fiarse de esa información falsa y acudir al médico.

Hay tres síntomas que avisan si hay un hueso quebrado en el cuerpo: el dolor, la hinchazón y la deformidad. Si observamos una extremidad deforme o un hueso que sobresale de la piel, es una evidente señal de que algo anda muy mal. Tampoco es nada bueno oír un pequeño chasquido antes de lastimarse.

2. El dolor es insufrible

La verdad es que no siempre es así. Las historias sobre fracturas sin dolor abundan. De hecho, es probable que hayas escuchado a alguien a tu alrededor contar cómo se tropezó y pasó el resto del día bailando y haciendo cualquier tipo de actividad antes de darse cuenta que, efectivamente, tenía una fractura.

hueso quebradoUn hueso roto puede llegar a doler mucho, es cierto, pero hay casos en que las fracturas pequeñas pasan desapercibidas.

Lo primero que hay que hacer ante cualquier señal de fractura es acudir a un profesional, pues será este quien se encargue de revisar si el hueso está alineado, para que sane correctamente. De lo contrario, pueden aparecer infecciones o serias deformidades permanentes.

3. Las mujeres blancas deben preocuparse más por las fracturas

Esencialmente hay que tener en cuenta la edad. ¿Por qué? Porque es un hecho que con los años, los huesos de las mujeres se vuelven más frágiles y propensos a sufrir fracturas.

Básicamente porque los cambios hormonales que se producen a causa de la menopausia, pueden ocasionar pérdida ósea, en algunos casos de forma bastante acelerada. Por lo tanto, las fracturas son más frecuentes.

Puede parecer insólito, pero el grupo étnico también tiene mucho que ver. En Estados Unidos, por ejemplo, se registran más fracturas en mujeres blancas que en mujeres de color.

se registran más fracturas en mujeres blancas que en mujeres de colorHay varios factores o teorías que intentan explicar esta diferencia. Las mujeres de color tienden a tener una mayor masa ósea durante su infancia, así como una menor tasa de recambio óseo. Todo eso quiere decir que la disminución de la densidad mineral ósea en ellas es más lenta.

Eso no quiere decir que las mujeres negras no sufran de osteoporosis.

4. Ir al médico por un dedo roto es perder el tiempo

Este es otro pensamiento equivocado. Aunque no sea posible poner un yeso o escayola en un dedo roto, de todos modos debe revisarlo un profesional.

¿Qué puede hacer un médico? Mucho, comenzando por determinar la naturaleza de la fractura y aplicar tratamientos para el dolor y para evitar que se deforme. Una alteración en la forma del dedo no es solo cuestión de estética, sino que puede acarrear incomodidad con el calzado y hasta provocar artritis en un futuro.

Hay casos en que incluso el dedo adopta una forma tan extraña que es necesario realizar tratamientos complejos y hasta procedimientos quirúrgicos para corregirlo. Pero lo normal es que se curen con un poco de cinta adhesiva y un zapato especial, que los mantiene rígidos. El tiempo de sanación de un dedo roto suele durar de cuatro a seis semanas.

Hay que destacar que los dedos gordos suelen presentar fracturas más serias, y algunas personas tendrán que usar una escayola hasta la pantorrilla por un par de semanas, o más, dependiendo de la lesión.

Ir al médico por un dedo roto es perder el tiempoPero no todo es tragedia para el hallux (el nombre científico del dedo gordo), porque estos tienen la mitad de las probabilidades de romperse que el resto. Si se trata de una fractura en los huesos metatarsianos, ni siquiera es necesario un yeso o férula, tan solo bastará con mantener el pie en descanso para que sane.

No obstante, hay ciertas fracturas que dejan heridas, que se conocen como fracturas abiertas, que si requiere de un procedimiento un poco más complejo para poner el hueso en su lugar.

En pocas palabras, no importa si el dedo roto requiere de una escayola o no para curarse, siempre hay que acudir al médico.

Al momento de la revisión se descartarán las fracturas más graves y se procederá a entablillar los dedos rotos, para luego revestirlos con suaves vendas. El doctor puede recomendar el uso de muletas durante algunas semanas para evitar que puedas apoyar el pie y se cure con mayor rapidez, además de evitar incomodidades.

5. Un hueso curado es más fuerte

Aunque suena de maravilla, esto no ocurre así, por lo menos a largo plazo. Pero, hay un poco de verdad en lo referente al corto plazo.

Un hueso curado es más fuerteLa explicación es sencilla. Cuando un hueso está en pleno proceso de sanación, forma un callo extrafuerte alrededor de la fractura, para brindar una protección extra. Esto lógicamente hace que el hueso en la rotura se vuelva mucho más fuerte, pero solamente cuando inicia el proceso de curación.

Luego ese callo o sostén desaparece y en unos cuantos años será un hueso con la misma resistencia que cualquier otro que tengas en tu cuerpo.

¡Publícalo en tus redes!