Mitos y verdades sobre dormir con las lentillas

Mitos y verdades sobre dormir con las lentillas

Si eres un usuario de lentillas, probablemente te hayas preguntado en más de una ocasión si se puede dormir con lentillas puestas. Si es así, en este artículo vamos a despejar todas tus dudas para que no pongas en peligro la salud de tus ojos.

¿Debo o no dormir con mis lentillas de contacto puestas?

Las lentillas son como esponjas que atrapan bacterias y microbios y, por eso, aún a pesar de que algunas marcas dicen que no pasa nada, no se debe dormir nunca con las lentes de contacto puestas.

De hecho, según la Academia Americana de Oftalmología (AAO) y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las personas que duermen con lentillas, independientemente del material y de la frecuencia de uso de las lentes, tienen entre seis y ocho veces más riesgo de desarrollar infecciones oculares que podrían tener graves consecuencias para la visión.

¿Qué pasa si duermo con mis lentillas de contacto puestas?

Cuando una persona está despierta, parpadea con frecuencia favoreciendo la renovación lagrimal y manteniendo el ojo hidratado en todo momento. Sin embargo, al dormir con las lentillas puestas no se parpadea, por lo que se producen menos lágrimas y se acumulan secreciones producidas por el párpado y la conjuntiva.

Qué pasa si duermo con mis lentillas de contacto puestas

Esto provoca que el ojo se reseque en exceso dificultando la oxigenación de las células de la superficie ocular, lo que puede causar grietas en la córnea por las que penetran las bacterias dando lugar a infecciones de todo tipo.

Lista de infecciones posibles

Entre las infecciones y afecciones oculares más habituales que suelen aparecer como consecuencia de dormir con las lentes de contacto se encuentran las siguientes:

  • conjuntivitis, una inflamación de la capa conjuntiva que se extiende a la parte anterior del globo ocular y provoca picazón, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos;
  • queratitis bacteriana, una inflamación de la córnea causada por bacterias o virus que provoca dolor, secreciones oculares, disminución de la agudeza visual y sensibilidad ante la luz;
  • queratitis micótica, una infección grave de la córnea que causa dolor ocular, sensibilidad a la luz y disminución de la agudeza visual;
  • úlceras corneales, heridas abiertas en la córnea asociadas a una necrosis o pérdida de tejido subyacente que pueden provocar pérdida de visión, visión borrosa, enrojecimiento, dolor ocular o hinchazón, por nombrar tan solo algunos de los síntomas principales.

Otras complicaciones posibles

De hecho, aparte de todas estas infecciones oculares, dormir con lentillas es uno de los comportamientos que suponen un mayor riesgo para los ojos, ya que la córnea puede sufrir daños graves que pueden llegar a provocar incluso la pérdida permanente de la visión.

Debo o no dormir con mis lentillas de contacto puestas

Si bien es cierto que muchas veces las infecciones son de carácter leve y pueden curarse con éxito con antibióticos, es mejor prevenir que curar para evitar cicatrices en la superficie del ojo que deterioren la visión. Ten en cuenta que en algunos casos las secuelas son tan graves que el paciente requiere un trasplante de córnea o cirugía para restaurar la visión.

Así que si eres de los que duermen con las lentillas habitualmente, bien porque se te olvidan o porque no te apetece quitártelas cuando te vas a dormir, ten en cuenta las consecuencias y quítatelas todos los días para evitar la aparición de serias infecciones oculares.

Consejos para cuidar tu salud ocular

Y por último, nunca esta de más recordar una serie de consejos de cuidado, desinfección y limpieza para prevenir problemas serios que puedan afectar a la salud de tus ojos:

  • Se recomienda no utilizar las lentillas, independientemente del tipo, más de diez horas al día para evitar que los ojos se resequen.
  • Recuerda que el ojo necesita hidratación y que hay que quitarse las lentillas todos los días para dejar que el ojo respire.
  • Es importante que cambies las lentillas en los plazos estipulados por el fabricante. Si no quieres tener que limpiar tus lentillas a diario, pregunta a tu oculista por las lentillas de uso diario que no requieren ningún tipo de limpieza y puedes tirar a la basura al final del día.
  • Es esencial que sigas todas las normas de higiene al limpiar y manipular tus lentillas para evitar problemas oculares serios.
  • Es importante que limpies y desinfectes las lentillas y los estuches de las lentes de contacto a diario con los productos recomendados por tu oculista o el fabricante de tus lentillas.
  • Evita bañarte con las lentillas en piscinas o en el mar y no duermas con las lentes de contacto puestas.
  • No limpies ni humedezcas las lentillas con agua ni con saliva, ya que puedes contaminarlas con bacterias y provocar infecciones serias.

Consejos para cuidar tu salud ocular

Recuerda también que podrás comprar tus lentillas online a precios reducidos con la máxima seguridad. Además, muchas tiendas online podrán incluso entregarte las lentillas a domicilio para que no tengas que perder tiempo desplazándote a la tienda.

Y por último, piensa que la salud de tus ojos es lo primero, y recuerda acudir a la consulta del oculista una vez al año para asegurarte de que tus lentillas estás correctamente graduadas y comprobar que tus ojos se encuentran en perfecto estado.