Descubren la procedencia de los meteoritos más comunes que caen en la Tierra

Se les conoce como condritas L y según una investigación, provienen de al menos un par de campos en el cinturón de asteroides.

Descubren la procedencia de los meteoritos más comunes que caen en la Tierra

Una investigación reciente dirigida por el astrónomo Peter Jenniskens, ha determinado de dónde provienen los meteoritos más comunes, llamados condritas L. El informe fue difundido por la revista Meteoritics and Planetary Science.

De acuerdo a los informado por el portal Phys.org, los científicos precisaron que esta clase de meteoritos suelen llegar de al menos dos campos de escombros en el cinturon de asteroides, formados a partir de lo que en algún momento fueron planetas enanos que chocaron mucho tiempo atrás. Estas fracciones siguen chocando y generan los meteoritos que en la actualidad caen en la Tierra.

Los meteoritos de Creston y Novato

El portal detalla que un grupo de 33 investigadores comparó los meteoritos caídos en las cercanías de Creston (California, EE.UU.) el 24 de octubre de 2015 y en Novato (California) en 2012. Los dos fueron reconocidos como condritas L, y al comienzo se creyó que procedían del mismo campo de escombros.

No obstante, los científicos descubrieron que el meteorito que cayó en Novato demoró 3 años volando alrededor del Sol y el de Creston tardó solo 1,5 años. Este fenómeno indica que el primero de los meteoritos fue expulsado por una resonancia más apartada del Sol y más al interior del cinturón de asteroides.

Los meteoritos de Creston y Novato

Adicionalmente, hace unos 470 millones de años, una inmensa colisión que experimentaron muchos de los meteoritos oscuros pudo haber creado una familia de asteroides. Ocurrió lo mismo con el meteorito oscuro de Novato, el cual perdió (por el calor que generó el choque) la mayoría de sus gases nobles o inertes, como el argón.

Por su parte, el el geoquímico Matthias Meier señaló que “no se perdió argón de los minerales de Creston durante los últimos 4,3 mil millones de años“. Esto quiere decir que “probablemente el meteorito de Creston no experimentó la misma colisión que hace 470 millones de años afectó al de Novato”, explicó Meier.

Los autores de la investigación destacan que si bien este par de meteoritos proceden de distintas colisiones en distintas zonas del cinturón de asteroides, poseen muchas características similares y guardan cierta relación entre sí. Al parecer, se convirtieron en materia sólida en el mismo cuerpo padre, que pudo haberse roto en ese momento y así terminaron sus partes en diferentes zonas en el cinturón de asteroides.

¡Compártelo en tus redes!