¿Resuelven el misterio de Stonehenge? Un estudio revela quiénes fueron sus ‘autores intelectuales’

Se presume que una civilización con habilidades y tecnologías innovadoras para la navegación, pudo crear los primeros monumentos en Europa Occidental mucho antes de dar a conocer sus edificaciones en el Viejo Mundo.

Resuelven el misterio de Stonehenge

En Stonehenge, Reino Unido, existe un monumento megalítico cuya historia ha estado bajo la lupa de innumerables expertos y ha sido tema de debate. Su origen proviene de una cultura antigua que nació en la región donde está actualmente la Bretaña francesa, así lo expresa una publicación citada en el portal Phys.org.

La investigación, que tras sus resultados fue publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, afirma que Stonehenge podría ser catalogada como la estructura de piedra más famosa por sus características y por su tipo, sin embargo, está lejos de posicionarse como única, pues existen 35.000 monumentos similares ubicados en Europa.

Con la intención de indagar sobre su procedencia, Bettina Schulz Paulsson, investigadora de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, y autora de este reporte, elaboró una especie de mapa de la “evolución de los megalitos” fundamentado en un método conocido como datación por radiocarbono.

El origen de Stonehenge

Mediante este método, la investigadora corroboró que estas antiguas estructuras de piedra se erigieron específicamente en el noroeste de Francia hace unos 7.000 años. No obstante, con el paso del siguiente milenio se propagaron a través del Viejo Continente, persiguiendo las rutas marítimas pertenecientes a las costas del Mediterráneo y del Atlántico, respectivamente.

Stonehenge
La tumba megalítica Dolmen di Sa Coveccada, Cerdeña. Crédito: Bettina Schulz Paulsson.

Los autores del informe concluyeron que los antiguos habitantes de Bretaña seguramente no construyeron con sus manos la estructura de piedra de Stonehenge —calificado como uno de los megalitos cimentados más recientes aproximadamente en el 2.500 a.C.—, pero estos habitantes sí tuvieron la idea y motivaron la construcción de dicho monumento.

En este contexto, el estudio señala que la civilización responsable de originar los megalitos tenía una tecnología de avanzada y habilidades para la navegación, más modernas de lo que se pensaba hasta estos tiempos.

Por otra parte, el estudio contradice otros puntos de vista y teorías que buscan el origen de estas piezas hasta Oriente Próximo. Además, también advierten que estas estructuras pudieron surgir de forma independiente en cada uno de los lugares.

Este nuevo trabajo investigativo “demuestra que fue en Bretaña donde se originó el fenómeno megalítico europeo”, explicó Michael Parker Pearson, arqueólogo y especialista en Stonehenge del University College de Londres, sin embargo, no fue partícipe del estudio.