Encuentran la roca más antigua conocida de la Tierra donde menos se lo esperaban: en la Luna

la roca más antigua conocida de la Tierra

La roca lunar de muestra que los tripulantes del Apolo 14 tomaron en su viaje a la Luna  resultó ser de origen terrestre, de acuerdo con nuevas evidencias halladas por un grupo de científicos.

La muestra está formada de cuarzo, feldespato y circonita, minerales que son muy comunes en la Tierra, pero extremadamente raros en la Luna. La pieza de apenas dos gramos está incrustada en Big Bertha, como fue bautizada la roca lunar de mayor tamaño.

roca lunar de muestra
Bertha grande. (LPI)

El análisis químico evidenció que su formación se produjo en un ambiente similar al de la Tierra, especialmente por las condiciones de temperatura, lo que dista mucho de las características térmicas de la Luna.

Una roca antigua

Ante la evidencia científica salta la duda de ¿cómo llegó esa roca terrestre a la Luna? La respuesta parece remontarse a unos 4 mil millones de años, cuando, según un estudio astronómico, un asteroide impactó con la Tierra que tenía unos 540 millones de años, enviando fragmentos de roca por el espacio, uno de los cuales se alojó en la superficie lunar.

De acuerdo con el científico David Kring, del Kring of the Lunar and Planetary Institute, las probabilidades de que la Luna recibiera esas piezas eran bastante altas, si se toma en cuenta que en ese entonces, la misma se encontraba al menos tres veces más cerca de la Tierra que ahora.

Una roca antigua
(LPI / David A. Kring)

Aseguró que el hallazgo favoreció la realización de un análisis más detallado de la roca y permitió esbozar una imagen del planeta y el proceso de transformación que sufrió durante la era primitiva que desencadenó en lo que es ahora. “La inclusión de zircon fue particularmente útil, ya que contiene uranio, cuya vida media conocida permite una datación precisa”, dijo.

El equipo de Kring reveló que la roca se formó a una profundidad de unos 20 kilómetros bajo la superficie de la Tierra, siendo desprendida durante el impacto violento ocurrido hace 4 mil millones de años, que la lanzó al espacio, alojándose en la superficie de la luna unos 100 millones de años después. Allí, otros eventos astronómicos la enterraron y preservaron hasta su hallazgo.

El científico explicó que la roca se desenterró nuevamente hace 26 millones de años durante el impacto del Cone Crater, emergiendo hacia la superficie lunar donde reposó hasta que los astronautas del Apolo 14 recolectaron la muestra Big Bertha hace ya unas décadas.

¡Compártelo en tus redes!