¿Tiene sentido el amor? ¿Tiene sentido preguntárselo?

Tiene sentido el amor

Muchos dirán que el amor no tiene sentido, que es una auténtica locura, otros que es el fin mismo del universo, que todo gira y se sostiene sobre él. Otros dirán que es una confluencia azarosa de ciertos elementos químicos dentro del organismo. Por nuestra parte diremos que no hemos venido a este mundo a entenderlo, sino a disfrutarlo, a sentirlo, a compartirlo y a expandirlo, por el simple hecho de que es algo bueno, pues nos hace sentir bien.

¿No es acaso un fin en sí mismo? ¿No estamos cumpliendo con la naturaleza de las cosas al sentir íntimamente sus efectos? Si observamos a la especie humana desnuda, sin cultura, civilizaciones o conductas aprendidas, el instinto nos demuestra que estamos hecho por y para el amor y sus extrañas consecuencias. A partir de las decisiones que tomamos por amor, a uno mismo, a los amigos, a las cosas, a los sueños, a una persona en concreto… nace ese impulso que nos empuja de forma inconsciente y bastante impetuosa a conocer el mundo, a luchar en él y a disfrutarlo.

Preguntarse por la causa del amor es como preguntarse por la causa de la existencia misma, un concepto en el que pocos se ponen de acuerdo, excepto en sus resultados y en que merece la pena vivirlo, para bien e incluso para mal, aceptar lo que provoca y utilizarlo, si fuera posible, para crear belleza, para muchos su verdadera función.

La belleza que produce este sentimiento

El amor ha sido, es y será motor de las más nobles acciones por parte del ser humano, creador insaciable de obras de arte que embellecen el mundo de los hombres. Trabajos artísticos que van desde la música a la escultura o la literatura, siendo en este último apartado donde se desarrollan uno de los ámbitos más propensos y utilizados para demostrar que se siente cuando se está bajo el influjo de este extraño y poderoso hechizo.

Las cartas de amor, como las que puedes encontrar en la web cartasdeamor.top, son buenos ejemplos del discurrir desde el sentimiento interior al intento de dar coherencia, al menos poética, del juego caótico en el que entra a participar nuestro organismo. Corazón, pulmones, vientre, mente, todo se pone en revolucionaria posición para, mediante la mano y la pluma, poder transcribir un mínimo de lo que nos está haciendo sentir.

Los artistas de todos los lugares en cualquier momento histórico han utilizado la belleza que produce este sentimiento para que los demás mortales podamos sentirnos representados en sus obras, de una forma u otra, con mayor o menor intensidad.

sentimiento

Cuando el cerebro se desequilibra

Es tal el poder de lo que llamamos amor que, en ocasiones, afecta en exceso a nuestro principal órgano, el cerebro. Nuestra mente puede verse desequilibrada, perder la noción de la realidad, cuando la intensidad de nuestro amor no se ve correspondida o de improviso debe terminar una relación con aquella persona depositaria de este afecto, aun no queriéndolo en absoluto.

La mente en esta y otras cuestiones puede jugarnos auténticas malas pasadas. No soportar ciertas presiones o provocarnos estados de ansiedad, estrés, baja autoestima, obsesiones, dependencia emocional, maltrato psicológico… incluso puede llegar a afectar directamente a nuestro estado físico, como puede ser la anorexia y la bulimia.

No hace falta llegar a estos extremos para pedir ayuda a un centro de psicología, alguno como el que se ubica en Móstoles, el gabinete de psicólogos arroyomolinos. Este Psicólogo en Arroyomolinos, tomado como referencia, será capaz de ofrecerse como guía para no tener que llegar a los casos de gravedad que hemos citado, simplemente como elemento para mejorar la calidad de vida, para ser capaces de superar muros que creemos infranqueables, para solucionar temas que se divisan en el horizonte, tanto en aquellos referidos a lo emocional como a lo laboral, social, familiar, etc.

La información como camino para entender los sentimientos

Sin llegar a perder la cabeza en ningún momento, ni sentirnos en modo alguno desequilibrados, solo por el hecho de sentirnos mejor con nosotros mismos, podemos asistir a una cita con los psicólogos que hemos referenciado anteriormente, aunque esto no impide que constantemente nos estemos informando de todo lo que pueda, de un modo u otro, alterar nuestra visión de la realidad debido al amor.

Si accedemos con regularidad a revistas digitales especializadas en este tema, como puede ser sentido de mujer y comprobar que no somos las únicas que hemos padecido estos trastornos, que hay muchas otras que lograron entender y solucionar su situación, que hay datos estudiados en profundidad por especialistas que pueden resultarnos de ayuda para nuestra propia salud emocional, encontraremos un camino que nos servirá para reforzar nuestras posiciones o mutarlas, según el caso, para lograr el objetivo común de sentirnos mejor, más seguras y confiadas.

El fin último del amor, llenar de belleza el mundo

Ya hemos hecho referencia a este supuesto fin último que tendría el amor a ojos del ser humano. El amor como motor creador de belleza es innegable, no solo por las obras artísticas que nacen a partir de él, ni de las hazañas que se pueden llevar a cabo solo con el impulso que nos empuja para estar a bien con él. También y sobre todo por la creación de vida.

El fin último del amor

El amor origina la comunión entre dos personas, si son de distinto sexo se produce el verdadero milagro; la creación de una nueva criatura llena de vida y dones que repartir por el mundo.

El amor más puro y sincero se instalará para siempre en el pequeño retoño, y todo ese universo que antes giraba sobre uno mismo comenzará a girar sobre el nuevo nacido, para siempre. Elegiremos siempre lo mejor para él, y nuestra misión dejará de ser una aventura personal para transformarnos en un actor secundario enfocado en ofrecer una vida digna al hijo, enseñarle todo lo que debe saber para defenderse y disfrutar del mundo que le ha tocado vivir.

Y todo empezará con la elección más acertada de entre todos los nombres de bebés existentes. Una decisión en absoluto baladí, pues está demostrado que influirá de manera decisiva en la formación de su carácter y personalidad, por lo que deberíamos de ver el significado de nombres antes de elegir el definitivo.

Como consejos, debemos tener en cuenta aspectos como su pronunciación, que sea complicado invitará a las personas que lo rodean a pronunciarlo mal o inventarse un mote, que no esté de moda por una serie o actor del momento, pues con el tiempo esto carecerá de sentido. Cuidado también al ponerle el nombre de un familiar fallecido, el niño debe criarse libremente, no con la comparación constante de quien le cedió el nombre.