‘GrimAge’: Así funciona la tecnología que predice el día de tu muerte

Con la ayuda de un microscopio poderoso, Steve Horvath, reconocido genetista, utiliza este método para comprender y descifrar elementos ya existentes.

Así funciona la tecnología que predice el día de tu muerte

El futuro es un enigma. Científicos y empresarios se trazan la ruta de predecirlo. Steve Horvath, un genetista alemán, va tras este objetivo con su proyecto denominado DNAm GrimAge, informa la plataforma web Medium.

Esta innovadora idea, gracias al profesor de Genética Humana en la Escuela de Medicina de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), ha captado la mirada del rubro asegurador, pues puede pronosticar el tiempo de vida que tiene una persona.

El profesor Horvath ya avanza en su llamado ‘reloj biológico’ hace aproximadamente una década. Al punto que desde el año pasado planteó medir la edad humana utilizando restos de tejidos, así como de sangre y de piel. Este mecanismo tenía un margen de error promedio de 3,6 años.

El proceso de “corrosión del ADN”

El proyecto de Horvath tiene un punto de partida: la metilación. El también bioestadístico pasa a comparar dicho proceso del ADN con la corrosión. Quiere decir que con el paso del tiempo, entre uno o más radicales de metilo deterioran el ADN, lo que apresura el proceso de envejecimiento.

Tanto Horvath como su aliado Ake Lu, desarrollaron una serie de mediciones en las áreas afectadas de las muestras de sangre de personas fallecidas. El programa conocido como GrimAge registró y procesó los datos. Posterior a ello, mostró la fecha de fallecimiento de la persona, en varias ocasiones se acercó a la correcta.

El proceso de corrosión del ADN

Existe una relación entre el ácido desoxirribonucleico y el envejecimiento, lo que es objeto de estudio en diferentes zonas del mundo. Por ejemplo, Yan Zhang, perteneciente al Centro Alemán de Investigación del Cáncer, se enfocó en la metilación para proponer un sistema para evaluar el riesgo de mortalidad en el año 2017.

Por otro lado, un equipo de investigadores de la Universidad de Edimburgo, en Escocia, Reino Unido, anunciaron que manejaban su propio sistema para poder predecir la muerte tomando como referencia el ADN.

Horvath, procede entonces a comparar el GrimAge con un microscopio potente que sirve para descifrar cosas o elementos que ya existen. Para efectos, en su trabajo reseña varias referencias y, entre los coautores, figuran destacados científicos adscritos a centros de investigación como la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en California, Estados Unidos.

Siendo coautor de esta investigación, Horvath no ha puesto a disposición los servicios de GrimAge, pues considera que esa información aun no puede ser utilizada desde una perspectiva médica, sin embargo, ha recibido solicitudes para determinar algunas fechas de decesos. Ha sido el único que ha probado el equipo, afirma que fallecerá cerca de la fecha que estimaba.

Contratiempos con las aseguradoras

Este invento podría funcionar en un futuro como una balanza para medir los resultados de los medicamentos que frenan el envejecimiento. No obstante, los legisladores de los Estados Unidos han prohibido que las empresas aseguradoras se basen en el GrimAge al momento de elaborar sus seguros de vida o de salud.

Steve Horvath
Steve Horvath, profesor de UCLA / wikipedia.org / Joe Bio / CC BY-SA 4.0

En este orden, la Ley contra la Discriminación por Información Genética “excluye otras formas de asegurar de manera muy deliberada”, así lo expresa Seth Chandler, profesor de derecho en la Universidad de Houston, en Texas, Estados Unidos.

Otras de las teorías de Chandler, es que el sector de los seguros de vida dejará de funcionar como ocurre hoy en día. “Estas compañías se basan en la ausencia de información de índole privada acerca de nuestras posibilidades de muerte”. Es decir, si únicamente las personas que corroboraran estas informaciones son las que sabrán cuándo van a morir, la industria, por ende, tendría que “incrementar drásticamente el costo de sus tasas”.

Con este escenario, el científico vaticina que los seguros de vida se van a sustituir por las llamadas pólizas de muerte accidental, pues el GrimAge no tiene la capacidad de medir la posibilidad de padecer una muerte no natural.

Allison Hoffman, quien es profesora de derecho de la Universidad de Pensilvania y especializada en seguros de salud, apunta que “cuanto más nos aproximemos al conocimiento perfecto, más aguda será la cuestión de quién debe pagar y cuánto”.

¿La información tiene un poder?

Steve Horvath tiene sus inquietudes de cómo se podrá utilizar el GrimAge; invento que, a ciencia cierta, es parte de la UCLA. Sin embargo, dadas sus imprecisiones, es probable que próximamente presente fechas más verídicas. Lo que hará que más adelante se reconozca que el denominado ‘reloj de la muerte’ si existe.

GrimAge

¿Cómo se comportaría un individuo después de conocer su tiempo de vida? ¿Todos quisieran saber esta información? El genetista alemán es consciente de por qué su invento causa cierto temor: de hecho, sus padres piensan que ha podido analizar su sangre de manera secreta.

En cualquier panorama, Horvath resume todo a una frase de mucho peso: “Algunas personas creen que la información es poder y otras creen que no”.

¡Compártelo en tus redes!