Tu seguridad online está en riesgo ¿Por qué deberías usar una VPN?

Tu seguridad online está en riesgo ¿Por qué deberías usar una VPN?

Cuando llegas a un aeropuerto o ingresas a la habitación de un hotel… ¿Qué es lo que sueles hacer de inmediato? Seguramente, buscar la forma de conectar tu móvil u ordenador portátil a una red wifi abierta. Este hábito pone en riesgo tu seguridad online, pues al conectarte a este tipo de redes públicas estás dejando expuestos tus datos. Para evitar esto y hacer que tu navegación sea segura, lo mejor es utilizar una VPN.

Aunque su uso aún no es tan popular, las conexiones VPN (Virtual Private Network, por sus siglas en inglés) cada vez van instalándose en más hogares y negocios. Incluso ya se están siendo consideradas como elementos esenciales dentro de las herramientas para seguridad informática, en conjunto con los gestores de contraseñas y los conocidos programas antimalware.

¿Cómo funciona una VPN?

En concreto, la función de una VPN es crear una especie de túnel de seguridad por el que viajan tus datos al navegar en Internet, los cuales se convierten en indescifrables ante la vista de terceros. Es decir, una conexión de seguridad que “cubre” tu información para que se transmita de forma cifrada.

Conectarte a través de una VPN no cambia en nada tu experiencia de navegación. Pero en cuanto a seguridad, el cambio sí es evidente: todos los datos enviados y recibidos se transformarán en “ruido” para aquellos intrusos que intenten acceder a ellos.

funcionamiento de una VPN

Otras utilidades de las VPN

Una VPN también resulta muy útil en lugares donde existe censura. Por ejemplo, en China, donde solo a través de este tipo de conexiones es posible acceder a sitios como Facebook. De igual forma funciona para aquellos contenidos que se restringen por países, como los contenidos de vídeo. Una VPN te permitirá seleccionar una ubicación diferente para así poder acceder a esa serie que tanto deseas ver.

Por otra parte, puedes ocultar la dirección IP desde la que te conectas, lo cual te permite conservar el anonimato. Esta práctica ha hecho que las VPN se relacionen en algunos casos con actividades ilícitas. Como muchos sistemas tecnológicos, pueden ser usadas para propósitos ilegales, pero no es su finalidad. De hecho, desde hace años son bastante empleadas en entornos corporativos por las compañías que buscan asegurar sus conexiones.

¿VPN Gratis o de pago?

Tal como ocurre con muchos servicios, las VPN las hay en versiones gratuitas y de pago. Generalmente, la diferencia radica en la velocidad y cantidad de datos descargados a través de estas redes.

Las soluciones VPN gratuitas suelen ser algo más lentas. Sin embargo, en sitios como https://es.vpnpro.com/mejores-servicios-gratuitos-de-vpn/ ofrecen alternativas completamente gratis que rompen estas limitaciones de navegación y pueden ayudarte a establecer conexiones seguras en Internet.

Cómo funciona una VPN

En las versiones de pago, por otro lado, las conexiones no tienen restricciones. Los proveedores de estas redes por lo general ofrecen la posibilidad de establecer conexiones desde varios países.

En conclusión, una VPN es una solución que merece la pena: no cambia tu forma de navegar dado que su utilización se hace totalmente invisible, pero sin duda sí transforma tu seguridad online.