¿Existe realmente la “zona de quema grasa” a la hora de hacer ejercicio?

zona de quema grasa

Son muchas las teorías que se aplican a la hora de hacer ejercicios para bajar de peso. Algunos programas de la máquina elíptica o la cinta de correr marcan el ritmo de lo que se supone es la zona de quema de grasa, lo que se establece cuando los latidos de tu corazón vayan a una velocidad específica. La realidad es que ese es solo un mito.

Basados en cálculos que tal vez sean erróneos, estas teorías establecen que cuando los latidos alcancen la zona entre el 50% y 70% de la frecuencia cardíaca máxima, comenzarás a quemar más grasa. Sin embargo, en la práctica no existe evidencia de que ejercitarse en ese rango ayude a quemar más calorías que las liberadas con cualquier otro ritmo de físico.

El ritmo cardíaco no determina la cantidad de grasa perdida durante el ejercicio

Comer menos calorías diarias que las que se queman durante el ejercicio es el primer aspecto que se debe tomar en cuenta cuando lo que se pretende es bajar de peso.

Otro factor determinante para quemar más grasa es la cantidad de ejercicio realizado. Rutinas físicas más largas e intensas suponen una mayor quema de calorías. Estas variables también se pueden combinar por preferencia de cada quien. Se quema casi lo mismo al correr 30 minutos que al caminar una hora.

El ritmo cardíaco no determina la cantidad de grasa perdida durante el ejercicioLa quema de grasa es natural

Quemar la grasa del organismo es una función natural de nuestro cuerpo que todo el tiempo se deshace de las calorías. Incluso sentado o cuando vas al baño, estás quemando grasa.

El cuerpo quema la grasa de manera lenta y progresiva para mantener el flujo de energía que el organismo necesita para funcionar. Este proceso es muy eficiente. Sin embargo, para completar rutinas físicas rápidas e intensas, el cuerpo apela por otras fuentes de energía como el azúcar almacenado en los músculos, aunque también se estaría quemando grasas. Sentado en casa quemas grasa, también al escapar de un depredador, pero no constituirá la fuente principal de energía que el cuerpo utilice para salir huyendo.

Llevemos el tema a un ejemplo más práctico para entender mejor cómo funciona nuestro cuerpo. Cuando se utiliza una máquina de cardio en el gimnasio, el cuerpo busca energía para funcionar eficientemente. Una parte proviene de la grasa que se quema habitualmente por el organismo, pero principalmente del glucógeno, que son los azúcares almacenados por el organismo. En conclusión se utilizan las dos fuentes de energía y se queman más calorías. Puedes ver una mejor explicación de esto aquí.

Resumiendo las cosas, nuestro cuerpo quema grasas todo el tiempo y otros combustibles algunas veces.

¿Por qué llamarla “zona de quema grasa”?

Los parámetros teóricos de la llamada “zona de quema grasa” son fáciles de alcanzar con una caminata rápida, un paseo en bicicleta o suave trote. Quienes se inician en la práctica física deben saber que llevando un ritmo normal de ejercicio también se queman calorías.

Por qué llamarlo zona de quema grasaHay que aceptar un aspecto de esa teoría, que mientras más intenso sea el ejercicio el cuerpo recurrirá a otras fuentes de energía como el glucógeno y eventualmente se estaría quemando más grasa en esa “zona de quema de grasa”. Sin embargo, eso pasa porque la quema de calorías totales es inferior.

Hay que considerar como la verdadera zona de quema de grasa, aquella en la que se quema el mayor porcentaje de calorías de grasas. Esa es precisamente cuando no hacemos nada, durmiendo o sentados en el sillón.

¿Cuál es la zona perfecta del ejercicio?

La zona correcta se encuentra en el balance entre trabajo físico y el placer de ejercitarse. Todo dependerá de los objetivos que tengas con tu plan de ejercicios. La zona de “quema de grasa” es para las rutinas fáciles y suaves, mientras que el trabajo intenso y prolongado está por encima de ella.

Mantente en la “zona de quema de grasa” para:

  • Hacer entrenamientos tranquilos y suaves.
  • Cuando te inicias en el ejercicio y no deseas trabajar intensamente.
  • Prepararse para largas sesiones de entrenamiento.

Hacer ejercicio en las diferentes zonas contribuye a mejorar el estado físicoEntrenar por encima de la zona es para:

  • Quienes desean trabajar intensamente.
  • Realizar entrenamientos más efectivos en poco tiempo.
  • Quemar un mayor porcentaje de calorías en un tiempo específico.

Hacer ejercicio en las diferentes zonas contribuye a mejorar el estado físico de manera integral. Nadie puede asegurar que exista una sola forma de ejercitarse, por lo tanto la recomendación es variar las rutinas alternando un poco de cardio fácil con el intenso.

¡Compártelo en tus redes!