¿Por qué comprar un coche de segunda mano en un concesionario de ocasión?

Para realizar una buena inversión en la compra de un coche se deben tener en cuenta ciertos aspectos, para asegurar que todo se encuentra en regla y el vehículo está en las mejores condiciones.

Por qué comprar un coche de segunda mano en un concesionario de ocasión

El proceso de la compra de un vehículo es muy emocionante, pero si no se piensan en las mejores opciones antes de realizar la transacción, se pueden provocar problemas a futuro. Al comprar un vehículo de segunda mano se deben evitar las estafas, y para ello, lo mejor es acudir a una agencia especializada en la operación.

Los concesionarios de coches de segunda mano son capaces de ofrecer garantías durante la compraventa de vehículos. Muchos de estos establecimientos tienen talleres propios para hacer las revisiones y reparaciones, además cuentan con el conocimiento y la experiencia del sector para saber qué coche se encuentra en buen estado, para realizar la compra y posteriormente la venta.

¿Comprar a un particular o a un concesionario?

En el pasado, muchas personas solían recurrir a la venta realizada por particulares, pero esta opción ha ido cambiando con el tiempo, debido a que se tienen menos garantías y aunque los precios pueden ser menores, muchos de los desperfectos y averías no son detectados a tiempo por los compradores.

Con los particulares no se tiene la seguridad que se están mostrando todos los problemas relacionados con el coche. Pero las estafas no sólo se suelen quedar en las condiciones del vehículo, también se pueden producir timos que hacen que se tenga que involucrar a los especialistas en leyes.

Por el contrario, con el concesionario se tienen garantías durante el proceso de compra con un kilometraje certificado, sin la presencia de daños estructurales y respuesta por parte de la agencia durante 12 meses en caso que se presente un inconveniente durante este tiempo.

Comprar a un particular o a un concesionario

La revisión antes de la compra también está asegurada, ya que estos establecimientos realizan estudios profundos de los coches que van a poner a la venta, por lo que, se disminuyen las probabilidades de que tenga un defecto que provoque problemas a corto o largo plazo.

La financiación es otro de los beneficios de los concesionarios de coches de segunda mano para facilitar el pago a los clientes. Por otro lado, estas empresas se encargan de realizar toda la documentación y trámites precisos a la hora de comprar.

¿Qué saber de los trámites antes de comprar el coche de segunda mano?

Cuando se realizan compras con particulares, es frecuente que se presenten inconvenientes que necesitan la intervención de abogados para solventar los problemas presentados. Estos procesos pueden generar mayores gastos a los compradores y una gran pérdida de tiempo.

Si se presentan fraudes es común acabar en los tribunales y para ello se debe acudir a un buen despacho legal, que sepa llevar el caso para evitar que se genere la pérdida del dinero invertido. Por esta razón, es importante siempre estar atento a los datos del vendedor, los documentos del coche y a la inspección.

Los compradores pueden solicitar un informe del coche en las jefaturas de tránsito. Dicha gestión tiene un coste reducido y con el documento se puede saber la fecha de matriculación, con lo cual, se conoce la antigüedad real. También aparecen los cargos pendientes, el nombre de los propietarios anteriores, las ITVs pasadas y el uso registrado.

El comprador debe tener presente también el contrato, donde se deben reflejar todos los aspectos importantes, como la fecha en que se ha cedido, con lo cual se evitan problemas a futuro con multas que se pueden haber ocasiones en días previos. Los datos personales también deben ser correctos, así como los del vehículo.

Qué saber de los trámites antes de comprar el coche de segunda mano

Ventajas administrativas de los concesionarios de coches de segunda mano

Con la compra en un concesionario se evitan los trámites tediosos porque la empresa se encarga de todo el papeleo, de esta manera no sólo se agiliza, sino que se puede tener mayor seguridad durante todo el proceso y se ahorran costes en este particular.

Como los concesionarios traspasan el coche a su nombre, las responsabilidades recaen en éste si se presentan algunos fallos, así se tiene la seguridad de una respuesta ante cualquier eventualidad durante el período que ofrecen de garantía.