7.3 C
Madrid

El planeta en manos de las energías renovables: los datos son esperanzadores
E

El planeta ha fijado una fecha de caducidad que depende de cada uno de nosotros atrasar en el calendario. El daño que el ser humano hace a diario al medioambiente no conoce fin, por lo que hemos de adquirir cuanto antes esas medidas de sostenibilidad que cambien para siempre el comportamiento que hemos tenido hasta la fecha. Se trata de uno de los imperativos más relevantes en nuestra sociedad que, en gran medida, pasa por aprovechar los recursos que tenemos.

La energía solar, una clara alternativa

- Anuncio -

Cuando las energías renovables comenzaron a sonar, fueron muchas las personas que por fin vieron una luz al final del túnel. Sin embargo, han estado muy por detrás de las necesidades que el conjunto de la población tiene a diario, quedando en un último puesto dentro de nuestras listas de prioridades energéticas. Algo que, fruto del desarrollo de la tecnología y la cada vez mayor concienciación que vivimos, está cambiando de una vez por todas.

Los gráficos sobre la energía solar fotovoltaica son lo suficientemente esperanzadores para que tengamos muy en cuenta estas opciones que tenemos al alcance. Grandes estudios han puesto todos sus esfuerzos en comprobar la viabilidad de dichas energías, algo que refleja la relevancia de considerar de nuevo los hábitos de consumo que tenemos en el día a día.

El coste de la energía fotovoltaica resulta similar al de otras fuentes eléctricas convencionales y renovables. Un coste que, en determinados casos, puede ser incluso inferior y que ya ha dejado de ser una excusa para no implementar cuanto antes a nuestras viviendas. Porque ser capaces de producir aquello que gastamos es una de las maneras más eficientes de afrontar el desbordamiento de los recursos naturales de los que disponemos. El planeta merece que actuemos y esta es una forma de hacerlo sin que nuestra cartera se vea afectada.

Así pues, tal y como los especialistas del sector indican, apostar por este tipo de energía es todo un acierto que carece de sentido seguir posponiendo. Tanto particulares como empresas tienen la responsabilidad de dejar tras de sí un mundo mejor que el que encontraron; una tarea realmente sencilla si seguimos las indicaciones de expertos de las energías renovables. Los números no mienten: la energía fotovoltaica es una opción que merece de toda nuestra atención y que cambiará para siempre el malogrado destino del planeta.

La energía solar, una clara alternativa

España ya ha apostado por este cambio

Puede que en España los índices apunten que todavía solo el 3.1% de la energía generada proviene de fuentes solares. Sin embargo, ciertas regiones del país han puesto toda la carne en el asador para adaptarse a los tiempos que corren. Una forma de remar en la dirección de un futuro prometedor en el que las próximas generaciones sean capaces de enmendar los daños que ha sufrido el medioambiente hasta la fecha.

Entre las comunidades que más han apostado por la energía solar cabe destacar la Isla de El Hierro. Las posibilidades que ofrece esta zona del país hacen que aprovechar las energías del viento y el agua sea una tarea realmente sencilla; algo que solo se puede lograr mediante la inversión de capital en centrales específicas para ello. De esta manera, la isla alcanza datos que indican un 60% de abastecimiento energético a su población por medio de esta clase de energías. Algo que ha dado el salto de calidad esperado durante el pasado verano, llegando a ese codiciado 100% del que muy pocos lugares pueden presumir.

Por otro lado, Madrid ha decidido dar un paso al frente y cambiar el estado de la capital. La contaminación en la ciudad ha alarmado a los dirigentes, tomando medidas como Madrid Central para reducir los índices perjudiciales en el aire para la salud. Además de esto, se ha percatado de la necesidad del cambio energético, creando así un plan a largo plazo en el que se llegan a invertir 10GW por año. Una forma de demostrar que los años venideros están repletos de esperanza para la península ibérica.

El resto de las regiones también han demostrado su compromiso por esta clase de energías. Nos encontramos en el décimo puesto mundial en lo que se refiere a energía fotovoltaica instalada, motivo de celebración y de orgullo. Todas las comunidades del país son conscientes de la relevancia que con la que cuentan las energías renovables; razón por la cual ninguna de ellas ha ido en retroceso, teniendo siempre un objetivo común claro: mejorar el estado de nuestro planeta.

Placas solares en el hogar, una obra cada vez más común

El abaratamiento de los costes es uno de los síntomas del crecimiento de las energías renovables en el conjunto de la sociedad. Son muchas las personas que en el pasado se vieron obligadas a seguir utilizando métodos tradicionales para hacer un uso cotidiano de los servicios básicos del hogar; un hecho que, en plena era digital, ha comenzado a cambiar.

Si navegamos unos minutos por la red no nos será complicado hallar empresas especializadas en la instalación de estos servicios. Solo hemos de dedicar el tiempo adecuado para apostar por la máxima eficiencia en el montaje y una calidad de primer nivel en los materiales. Porque está en nuestras manos aprovechar las posibilidades tecnológicas de nuestro tiempo y garantizar la sostenibilidad que tanto merece el mundo en el que nos ha tocado vivir.

Placas solares en el hogar, una obra cada vez más común

Puede que en un primer momento tengamos que realizar una inversión económica para instalar estas placas solares en la vivienda. No obstante, el ahorro que haremos cada mes en nuestra factura de luz nos permitirá recuperar con creces dicho gasto; siempre acompañado de las garantías que nos proponga la empresa que escojamos.

Además de hacerlo en los hogares, las empresas tienen todavía más responsabilidad en este aspecto. El sector corporativo es uno de los motores de cualquier población y ha de dar ejemplo y reducir en gran medida el consumo eléctrico que genera; apostando así por el autoconsumo.

Los medios para implementar las energías renovables en nuestro día a día ya están aquí. Solo hemos de mirar a nuestro alrededor para percatarnos del daño que hemos hecho al planeta y así ser conscientes de la responsabilidad que adquirimos simplemente por el hecho de nacer.

¡Compártelo en tus redes!

CONTENIDO RELACIONADO

Top semanal

Send this to a friend