Los cuatro enemigos para una vida feliz y cómo vencerlos

Hay mucha verdad en la sabiduría antigua que se encuentra en casi todas las religiones. El amor es realmente la respuesta a la mayoría de los problemas.

- Anuncio -

¿Cuándo fue la última vez que tuviste un buen enfado? Probablemente no fue del tipo de caricatura con los brazos cruzados y el ceño fruncido, sino tal vez del tipo más sutil y común. Es el mal humor de la amargura y la furia embotellada. Es el deseo de lastimar a alguien que te ha lastimado, de querer vengarte por algún desaire, e imaginarlo suplicando perdón mientras repartes su merecido.





Todos lo hacemos. Si alguien nos niega algo que queríamos, o nos insulta de alguna manera, o incluso nos gana en alguna tarea o juego (por mucho o no), entonces nos ponemos de mal humor. Y envueltos en nuestra furia hirviente y tramada, creemos que podemos mejorar las cosas de nuevo. Creemos que si podemos recuperarnos, todo estará bien.

Pero esto malinterpreta la autolesión causada por el odio, la ira y una sed burbujeante de venganza. Cuando nos llenamos de rencor, también nos amargamos. Es algo que los psicólogos budistas Robert Thurman y Sharon Salzberg explican en un vídeo, mencionando lo que ellos llaman «Los cuatro enemigos» en la vida. Pero, ¿qué son y cuál es la mejor manera de evitarlos?

Enemigo 1: el enemigo exterior





El enemigo exterior son las “personas, instituciones y situaciones que pretenden hacernos daño”. Son el compañero que te engañó, el jefe que te dio una advertencia, o la lluvia que te caló hasta los huesos. Son los villanos de cómics, novelas y películas. El enemigo exterior no son solo personas; es cualquier cosa externa en el mundo que vemos, tememos y odiamos. Puede ser la desigualdad, la violencia, el hambre, el terrorismo, la soledad, etc., ideas y condiciones abstractas que no tienen rostro y son más difíciles de precisar.

Uno de los ejemplos más comunes y relacionables del enemigo exterior se encuentra en el acosador. No un bruto del patio de recreo que te roba el dinero del almuerzo, sino cualquiera que te haya menospreciado, desempoderado o humillado. No son solo las personas las que pueden acosarnos, sino también las instituciones y los sistemas. Como escriben Thurman y Salzberg:

Las estructuras sociales promueven el acoso a través de los estereotipos, la jerarquía de clases o, de manera más insidiosa, a través de diversas formas de control del pensamiento.

Cuando se trata de todas las manifestaciones del enemigo exterior, el consejo es viejo: Ámalos. Enfréntate al odio con amor y a la enemistad con bondad. El problema es que la mayoría de nosotros no sabemos qué significa realmente el amor en este contexto. Amar a alguien es “hacer feliz a quien amas”. La razón por la que alguien te trata mal o con crueldad, la razón por la que son tus «enemigos», es porque probablemente te perciban como un obstáculo para su felicidad. Tú, de alguna manera, los haces infelices o al menos les niegas la felicidad. Cuando amamos a alguien, trabajamos con ellos para hacerlos felices. Y así, eliminamos la causa de la enemistad.

Enemigo 2: el enemigo interior





El enemigo interior son aquellas emociones que envenenan nuestra alma: la ira, el odio y el miedo. Cuando somos ofendidos, golpeados o agraviados de alguna manera, quedamos dañados. En este agujero, a menudo metemos esas emociones que creemos que nos hacen sentir mejor. Todas las lágrimas y el dolor merecen la pena, porque vamos a invocar una venganza fría, justa y brutal sobre nuestros enemigos.

Pero estos sentimientos, como muchas drogas, son una solución rápida que a largo plazo hará mucho más daño. Citando a Buda, Thurman y Salzberg escriben:

La ira, como un incendio forestal, quema su propio apoyo.

Un sentimiento similar es el resentimiento, que es como tomar veneno y esperar a que la otra persona muera.

Si la ira, el odio y el miedo llegan a dominar nuestras vidas, nos separarán de todo lo que nos da alegría en la vida. En sus fauces apasionadas y ardientes, hay poco espacio para hacer cualquier otra cosa, y mucho menos estar presente con los demás.

Hay buenas investigaciones que sugieren que estos sentimientos dañan físicamente el cuerpo. La ira, por ejemplo, “libera sustancias químicas nocivas como el cortisol en nuestro torrente sanguíneo, lo que daña nuestro sistema circulatorio”. Se cree que en las dos horas posteriores a un arrebato de ira, las posibilidades de que alguien sufra un ataque al corazón se multiplican por cinco. Su riesgo de sufrir un derrame cerebral se triplica.

La mejor alternativa a estos tres sentimientos venenosos son las tres formas de paciencia. Primero, la ‘paciencia tolerante’, que es reconocer la capacidad que todos tenemos para simplemente sonreír y soportarlo. No se trata de pasividad o masoquismo sino de apreciar lo resistente que eres. En segundo lugar, la ‘paciencia perspicaz’, que es reconocer cuán subjetivos y fugaces son nuestros juicios. El mundo no quiere atraparnos y, a veces, somos nosotros los que hacemos que un problema sea más grande de lo que debería ser. Finalmente, la paciencia indulgente, que es “perdonar a cualquiera que nos haga daño, sin importar de qué manera”. Esto no solo nos permite dejar de lado la ira y la amargura, sino que también nos permite tomar posesión y control de una situación.

Enemigo 3: el enemigo secreto

El enemigo secreto es nuestra voz interior que define cómo nos orientamos hacia el mundo. Como escriben Thurman y Salzberg:

Escuchamos embelesados ​​esta voz insistente e incesante del ego y sentimos que no podemos negarla, porque pensamos que es nuestra única voz .

El enemigo secreto es tan pernicioso porque rara vez aceptamos cuán cambiante y contingente es realmente ese monólogo interno. Las nuevas situaciones, la forma en que nos acercamos a los demás, e incluso la forma en que nos juzgamos a nosotros mismos, están definidas por esa voz. La mayoría de las veces, es una voz de «preocupación por uno mismo», una cámara narcisista en la que el mundo entero se ve como algo que nos sirve o nos obstaculiza.

Pero ser egoísta de esta manera no solo es miope (después de todo, nadie se preocupa por ti tanto como tú), sino que también se interpone en el camino de tu felicidad. Lo que una variedad de estudios muestran es que aquellos que son egocéntricos probablemente experimenten una «felicidad fluctuante subjetiva», es decir, un tipo de felicidad breve y transitoria. Pero aquellos que son más desinteresados ​​​​es más probable que sientan una «felicidad auténtica y duradera», lo que significa una profunda «satisfacción y plenitud o paz interior».

En definitiva, ese enemigo secreto, ese que todo lo ve a través de tu lente, te está haciendo menos feliz.

Enemigo 4: el enemigo supersecreto

Finalmente, el enemigo supersecreto es el aspecto más oscuro de esa voz interior (enemigo secreto). Es el de la repugnancia y el desprecio hacia uno mismo. Esta es la voz que se conforma con la mediocridad, y que ve la vida como una triste colección de desgracias, con algunas risas si tienes suerte. Es la voz que dice que no existe la verdadera felicidad, y si existe, ciertamente no es algo que puedas obtener. Como argumentan Thurman y Salzberg:

Este sentido de indignidad, este autodesprecio, autoaversión y autoabnegación, se basa en un complejo de inferioridad profundamente arraigado en nosotros desde la infancia por una cultura afligida por el miedo y la ignorancia.

La fuente de este autodesprecio es, en cierto modo, el enemigo secreto. Cuanto más preocupados estamos por nosotros mismos, más nos obsesionamos con la felicidad privada. Cuanto más hacemos las cosas simplemente para hacernos felices a nosotros mismos, mayor se vuelve este desprecio por nosotros mismos. Hacer el bien y ser compasivo, amable, generoso y amoroso es lo que hace feliz a la gente. Cuando nos vemos haciendo cosas que merecen la pena, también nos vemos a nosotros mismos como valiosos.

Existe una buena investigación sobre esto, según la cual, aquellos que hacen buenas obras están notablemente más satisfechos con la vida. Otra investigación, de la Universidad de Columbia Británica, concluye que “gastar dinero en los demás (gasto prosocial) conduce a una mayor felicidad que gastar dinero en uno mismo”.

En resumen, el enemigo supersecreto es tóxico. Ayudar a los demás evita el autodesprecio y nos hace más felices.

Todo lo que necesitas es amor

El amor es la única panacea para los cuatro enemigos. El amor es lo que quiere lo mejor para los demás, y así desactiva al enemigo exterior. El amor es lo que perdona y acepta y sirve como la antítesis del enemigo interior: la ira, el odio y el miedo. El amor es lo que derrota la preocupación por uno mismo, el enemigo secreto, con empatía y compasión. Y, por último, el amor es lo que ayuda y apoya a los demás, lo que deshace el autodesprecio del enemigo supersecreto.

Resulta que la sabiduría antigua que se encuentra en la mayoría de las religiones y sistemas de creencias está ahí por una razón. El amor es realmente el arma más poderosa de nuestro arsenal. Nada empeora con el amor, y hay muchas cosas que necesitan más de él.

Te puede interesar

Historias recientes

La increíble historia del jefe John Smith, el hombre que «vivió 137 años»

En 1922, murió un hombre conocido como el jefe John Smith.Smith o el lobo...

La historia poco conocida de Klara Hitler, la cariñosa madre del Führer

Desde la dictadura genocida de Adolf Hitler, muchos en Alemania y en el mundo...

Desapariciones en cruceros: 9 de los casos más misteriosos de la historia

Para muchos, viajar en crucero significa darse unas vacaciones de ensueño. En el mar,...

Amou Haji, el hombre más sucio del mundo que lleva casi 70 años sin bañarse

Es conocido en Internet como el hombre más sucio del mundo. Pero para Amou...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -