8.9 C
Madrid
martes, noviembre 30, 2021

Lo más reciente

La revolucionaria vida del Che Guevara, el médico argentino que se convirtió en el símbolo mundial de la resistencia

Hoy, Ernesto "el Che" Guevara es un símbolo eterno de la revolución. ¿Pero fue un héroe o un monstruo?

En la actualidad, Ernesto “el Che” Guevara es un símbolo popular de rebelión y contracultura. Es el rostro exaltado, mirando hacia el futuro, sobre un fondo rojo que tantas veces hemos visto en carteles, grafitis y camisetas.

- Anuncio -

Para muchas personas, es un héroe: una figura que hay que idealizar, cuya palabra merece la pena difundir. Pero para otros, es un asesino a sangre fría: un tirano violento y brutal que ayudó a difundir una «raza peligrosa» de socialismo.

Guerrillero Heroico
Versión recortada popularizada del Che Guevara.

Pero antes de convertirse en un símbolo histórico, Ernesto “el Che” Guevara fue un hombre. No era ni perfecto ni un monstruo abominable. Era un ser humano imperfecto, que trabajaba para crear su visión del mundo basado en sus propias creencias e ideales.

Esta es su historia.

Un joven resuelto a todo

El 10 de diciembre de 1953, Ernesto el Che Guevara envió una nota a su tía Beatriz, diciéndole que había jurado sobre la fotografía del recientemente fallecido Iósif Stalin:

No descansaré hasta ver aniquilados a estos pulpos capitalistas.

Con el término «pulpos capitalistas» se refería a los Estados Unidos y sus grandes corporaciones, como la United Fruit Company, que eran conocidas por explotar a los trabajadores en América Latina para que los países más ricos pudieran comer plátanos baratos. Guevara vio su poder corrupto de primera mano cuando viajó por cinco países sudamericanos en una motocicleta como estudiante de medicina en 1950.

Ernesto Guevara en 1951 con 22 años en Argentina
Ernesto Guevara en 1951 con 22 años en Argentina.

Sin embargo, cuando escribió su carta, Ernesto Guevara se encontraba en Guatemala en medio de un golpe de estado respaldado por Estados Unidos, una experiencia destinada a cambiar su vida para siempre.

El Che Guevara en Guatemala

Bajo las órdenes del presidente Dwight D. Eisenhower, rebeldes respaldados por Estados Unidos invadieron Guatemala, bombardearon su capital y difundieron propaganda antigubernamental en un esfuerzo concentrado para derrocar al presidente democráticamente electo del país, Jacobo Árbenz.

Árbenz había estado redistribuyendo la tierra a los pobres (en 1952, había confiscado 225.000 acres de terratenientes ricos y grandes corporaciones), un programa que afectó a la United Fruit Company (UFC), con sede en Estados Unidos, más que a nadie en el país.

Guevara, como muchos otros, estaba convencido de que todo el golpe fue un plan estadounidense para apoyar los intereses comerciales de UFC. Y tenía razón: John Foster Dulles, entonces secretario de estado de los Estados Unidos, era un ex abogado de UFC y su hermano estaba en la junta directiva de la compañía.

La multinacional estadounidense, cuyas ganancias anuales eran el doble de los ingresos anuales del gobierno de Guatemala, gastó mucho dinero en efectivo presionando al gobierno de Eisenhower para que interviniera y protegiera los intereses de la empresa.

El Che Guevara estaba decidido a ayudar. Se unió a la Liga de la Juventud Comunista e intentó unir al pueblo de Guatemala para que resistiera. Dos veces se ofreció como voluntario para luchar, pero pocos pudieron igualar su fervor revolucionario, y Guevara se encontró lleno de furia pero en un ejército que no estaba dispuesto a permitirle actuar en consecuencia.

El Che Guevara en Guatemala
Hilda Gadea y el Che Guevara de luna de miel en Yucatán, 1955.

Menos de siete meses después de que Guevara se manifestara, Guatemala cayó. Árbenz renunció y el dictador Carlos Castillo Armas, respaldado por Estados Unidos, tomó el poder. La tierra de la United Fruit Company fue devuelta y el nuevo ejército comenzó a acorralar y ejecutar activamente a los presuntos comunistas.

Poco después, Guevara no tuvo más remedio que salir del país y esconderse en México.

Guevara no había logrado cambiar a Guatemala, pero Guatemala lo cambió a él. En el exilio en la Ciudad de México, conocería al líder revolucionario que lo ayudaría a cambiar el mundo.

Su nuevo amigo: Fidel Castro

Fidel Castro, a los ojos de Guevara, era un hombre por el que merecía la pena morir. Era, en muchos sentidos, como Árbenz: un hombre dispuesto a arriesgarlo todo para ayudar a los pobres enfrentados a un dictador respaldado por Estados Unidos.

La pareja fue presentada por los exiliados cubanos que Guevara había conocido en Guatemala, y en la primera reunión pasaron 10 horas hablando sobre la revolución, la reforma y el futuro de América Latina.

Castro era exactamente lo que buscaba Guevara. Y no tardó mucho para que el Che terminara unido a su banda de rebeldes.

Fidel Castro y Che Guevara
Fidel Castro y el Che Guevara.

Así lo escribió en el Che Guevara más tarde en su diario:

A decir verdad, después de mis experiencias en América Latina, no necesitaba mucho más para alistarme para una revolución contra un tirano.

Comienza la Revolución cubana

El 25 de noviembre de 1956, los hombres de la revolución de Castro, el Movimiento 26 de Julio, partieron hacia Cuba. Sin embargo, no pasaría mucho tiempo antes de que Guevara se enterara de lo brutal que podía ser realmente la guerra.

Casi inmediatamente después de bajarse del barco, su pequeño grupo fue atacado por las tropas de Fulgencio Batista, el dictador cubano respaldado por Estados Unidos. Solo 22 de ellos sobrevivieron, esparcidos por la jungla cubana, y durante los próximos días, los pocos que quedaron tendrían que luchar para encontrarse de nuevo.

Tal vez fue esa brutal bienvenida lo que hizo a Guevara el soldado frío y despiadado en el que se convirtió, muy lejos del médico en entrenamiento que brinda atención médica gratuita a una colonia de leprosos amazónicos. Rápidamente, Guevara se ganó la reputación de ser exigente e intolerante, un hombre que no dudaría en matar.

Sus propios escritos apoyan este punto de vista. Al describir un momento en el que un hermano de armas fue acusado de traición, Guevara escribió :

La situación era incómoda para la gente… así que terminé el problema dándole un tiro con una pistola .32 en el lado derecho del cerebro.

Pero un guerrero despiadado era exactamente lo que necesitaban los revolucionarios cubanos.

Apoyados por Guevara, la banda de 22 hombres montó una estación de radio de propaganda, consiguió simpatizantes y logró reducir el ejército de Batista con guerrillas de golpe y retirada.

Revolución cubana
El Che, Fidel Castro, Camilo Cienfuegos y otros guerrilleros entran victoriosos en La Habana. (AFP PHOTO/PRENSA LATINA)

Muy pronto, el Che Guevara fue nombrado segundo al mando de Castro y se le asignó una columna propia. Los guiaría por el momento decisivo de la guerra: la Batalla de Santa Clara.

El 31 de diciembre de 1958, Guevara tomó la ciudad junto a Camilo Cienfuegos, otro de los lugartenientes de Castro, después de una marcha de siete semanas. Cuando la noticia de la victoria de Guevara llegó a Batista, huyó del país. Cuba había caído en manos de Castro.

Guevara y Castro vs. Estados Unidos

Cuba, bajo Castro, fue una nación cambiada. La desigualdad de ingresos se redujo drásticamente. La vivienda, la atención médica y la educación fueron replanteadas y el impacto fue increíble. La nación, que alguna vez estuvo alfabetizada en un 60 por ciento, se disparó hasta un índice de alfabetización del 96 por ciento con las reformas de Castro. De enero a diciembre de 1961, se enseñó a leer y escribir a más de 700.000 cubanos adultos.

Pero no se podía ocultar el enfoque decididamente marxista que Castro y Guevara habían seguido para lograr sus fines.

Se nacionalizaron fábricas, bancos y negocios por igual; y Guevara, probablemente siguiendo el ejemplo que había visto en Guatemala, redactó una ley que redistribuiría grandes granjas y plantaciones de azúcar de propiedad extranjera a los pobres, incluidas unas 480.000 acres de tierra propiedad de corporaciones estadounidenses.

Eso, por supuesto, no le sentó bien a Estados Unidos. Eisenhower trató de contraatacar económicamente, reduciendo las importaciones estadounidenses de azúcar cubana con la esperanza de presionar financieramente a Castro para que se sometiera. Cuando Castro no retrocedió, el gobierno estadounidense tomó medidas más duras.

Guevara y Castro vs. Estados Unidos
Los comandantes Raúl Castro, Antonio Núñez Jiménez, Ernesto Che Guevara, Juan Almeida y Ramiro Valdés en La Habana durante el primer año de la revolución cubana, en 1959. (AFP PHOTO / BOHEMIA)

El 4 de marzo de 1960, La Coubre, un buque de carga francés que transportaba 76 toneladas de granadas y municiones, explotó en el puerto de La Habana, matando hasta 100 personas. Guevara estaba en la escena; él personalmente corrió hacia la explosión y atendió a los heridos.

El ataque, insistiría Castro más tarde, había sido orquestado por la CIA y se avecinaban más.

Estados Unidos, creía Guevara, estaba aterrorizado por lo que Castro representaba. Y unas semanas después de la explosión, esto dijo el Che al pueblo de Cuba:

Los norteamericanos son conscientes… que la victoria de la Revolución Cubana no será solo una simple derrota para el imperio. ¡Significará el comienzo del fin de la dominación colonial en América!

La invasión de Bahía de Cochinos

Días después de que pronunció ese discurso, un ejército de exiliados cubanos (entrenados, financiados y apoyados por la CIA) invadió el país mientras aviones estadounidenses lanzaban bombas sobre sus cabezas.

Pero Cuba se había preparado para algo así. Como lo advirtió el Che Guevara:

Todo el pueblo cubano debe convertirse en un ejército guerrillero; todos y cada uno de los cubanos deben aprender a manejar y si es necesario utilizar armas de fuego en defensa de la nación.

Y fiel a sus órdenes, el pueblo de Cuba estaba dispuesto a luchar contra los invasores.

La invasión de Bahía de Cochinos
Contraataque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba apoyadas por tanques T-34 cerca de Playa Girón durante la invasión de Bahía de Cochinos, 19 de abril de 1961.

La invasión de Bahía de Cochinos solo duró cuatro días. Fue un fracaso tan completo y total que, cuando terminó la lucha, Guevara le envió a John F. Kennedy una carta de agradecimiento:

Gracias por Playa Girón [Bahía de Cochinos]. Antes de la invasión, la revolución era débil. Ahora es más fuerte que nunca.

Fue una gran vergüenza para Estados Unidos que terminó fortaleciendo, en lugar de debilitar, a sus rivales comunistas en Cuba.

La crisis de los misiles en Cuba

Con la invasión de Bahía de Cochinos, Guevara quedó más convencido de que Estados Unidos era su principal enemigo. A su paso, se convirtió en el crítico más cruel de esa nación.

Estados Unidos no era una democracia, dijo directamente a los funcionarios del gobierno estadounidense reunidos en Uruguay el 8 de agosto de 1961 en el Consejo Interamericano Económico y Social.

La democracia no es compatible con la oligarquía financiera, con la discriminación contra los negros y los atropellos del Ku Klux Klan.

Estados Unidos temía a Cuba, insistió, porque eran una luz guía a seguir por las naciones de América del Sur; un ejemplo que los inspiraría a derrocar a sus opresores imperiales estadounidenses.

La crisis de los misiles en Cuba
Lugar de instalación de los misiles, noviembre de 1962.

Entonces hizo un llamado a los países sudamericanos para que lucharan contra ellos a cualquier precio:

La posibilidad de la vía pacífica es casi inexistente en las Américas. La sangre del pueblo es nuestro tesoro más sagrado, pero debe usarse.

Guevara no tenía límites y estaba dispuesto a llegar muy lejos. En 1962, jugó un papel clave en la introducción de misiles nucleares soviéticos en Cuba. En la crisis de los misiles en Cuba que siguió, lo más cerca que estuvo el mundo de una guerra nuclear después de la Segunda Guerra Mundial, la URSS finalmente accedió a retirar los misiles. Pero esto no impidió que Guevara proclamara con orgullo que estaba listo para usarlos:

Si los cohetes se hubieran quedado, los habríamos usado todos y los hubiéramos dirigido contra el corazón mismo de Estados Unidos.

Juez y verdugo

Poco después de la victoria de Castro sobre Batista, el nuevo líder cubano puso a Guevara a cargo de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, una prisión en la orilla oriental de la entrada al puerto de La Habana. El trabajo de Guevara era supervisar los tribunales y las sentencias de los soldados capturados de Batista.

En los meses posteriores a la victoria del Movimiento 26 de julio, cientos de presos políticos fueron asesinados. Se estima que el propio Guevara supervisó entre 55 y 105 de estas ejecuciones.

Fortaleza de San Carlos de La Cabaña
Fortaleza de San Carlos de La Cabaña.

Décadas más tarde, el periodista James Scott Linville recordó una historia que le contó su exjefe, el editor de Paris Review , George Plimpton, sobre una visita a Cuba justo después de la revolución:

Después de llegar a La Habana, George se instaló en una habitación de hotel encima de un bar. Una tarde, al final del día, Ernest Hemingway le dijo: ‘Hay algo que deberías ver, pasa por mi casa’. Cuando llegó a la casa de Hemingway, vio que se estaban preparando para una especie de expedición … Este grupo se subió al coche y se desplazaron durante un tiempo hasta las afueras de la ciudad.

Al llegar a su destino, se apearon, colocaron sillas, sacaron las bebidas y se acomodaron como si fueran a ver la puesta de sol. Muy pronto, llegó un camión … Llegó, como les explicó Hemingway, a la misma hora todos los días. El camión se detuvo y salieron unos hombres armados. En la parte de atrás había un par de docenas de personas más atadas: prisioneros. Los hombres con armas sacaron a los demás de la parte trasera del camión y los alinearon y luego les dispararon. Volvieron a poner los cuerpos en el camión y se marcharon.

Sobre este tipo de hechos, esto escribió Guevara el 5 de febrero de 1959:

Las ejecuciones por fusilamiento no son solo una necesidad para el pueblo de Cuba, sino también una imposición del pueblo.

En otras palabras, todo lo que protegiera y asegurara el éxito de la revolución, lo haría Guevara.

Intentos de asesinato contra el Che Guevara

El 11 de diciembre de 1964, el Che Guevara fue invitado a hablar ante las Naciones Unidas en Nueva York, la ciudad más grande de su mayor enemigo. A pesar del evidente peligro, Guevara aceptó. De pie ante los líderes del mundo, no se anduvo con rodeos.

«El colonialismo está condenado» fue el nombre de su discurso, y en él llamó a los estadounidenses «aquellos que matan a sus propios hijos».

Se hicieron dos atentados distintos contra su vida antes de que saliera del edificio. El primero fue realizado por una mujer llamada Molly Gonzales, quien se abalanzó sobre él con un cuchillo de siete pulgadas.

El segundo fue de un hombre llamado Guillermo Novo, quien disparó una bazuca contra el edificio de la ONU desde el otro lado del East River. Afortunadamente para Guevara, el cohete no alcanzó el edificio y detonó en el agua a 200 metros de su objetivo.

Guevara, sin embargo, no se inmutó por todo esto. Bromeando con un cigarro en la boca dijo que el intento acababa de «darle más sabor a todo».

Una revolución global

Su mirada ya no estaba puesta solo en Cuba. En este punto, el Che Guevara se veía a sí mismo como un hombre destinado a derribar el imperialismo y provocar la revolución marxista en todas partes del mundo.

Como le había prometido a su tía años atrás, no iba a descansar hasta que los «pulpos capitalistas» hubieran sido completamente aniquilados.

El Che con Nikita Krushev
El Che con Nikita Krushev, primer secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética.(AGENCIA ESTADO/AFP/Getty Images)

En consonancia con su recién descubierta misión global, Guevara pronunció un discurso el 24 de febrero de 1965 en Argelia, llamando a los pueblos de África y Asia a unirse a la lucha marxista:

No hay fronteras en esta lucha a muerte.

Pero Guevara fue demasiado lejos cuando comenzó a criticar al único aliado que Cuba realmente necesitaba: la Unión Soviética.

Durante el discurso, llamó a la Unión Soviética un «explotador», describió su Nueva Política Económica como «el gran caballo de Troya del socialismo» y declaró que los soviéticos estaban «fracasando porque se han olvidado de Marx».

Cuando Guevara regresó a La Habana en marzo de 1965, Castro supuestamente lo reprendió. Durante horas, se dice, se escuchó a Castro gritarle a Guevara a través de las paredes de la «casa de seguridad» donde lo obligó a quedarse. Cuando Guevara finalmente se fue después de casi dos días seguidos de hablar, parecía un hombre derrotado.

«Nunca lo había visto así», recordó un testigo. «Se veía miserable».

La revolución armada en el Congo y Bolivia

Poco después, el Che Guevara salió de Cuba. Dejó una última carta a Fidel Castro, en la que escribió:

Siento que he cumplido con la parte de mi deber que me ligaba a la Revolución Cubana … Renuncio formalmente a mis cargos en la dirección del Partido, a mi cargo de Ministro, a mi rango de Mayor, a mi condición de ciudadano cubano. Nada legal me une a Cuba.

Si se había ido a las órdenes de Castro o por su propia voluntad es un tema de debate, pero Guevara nunca volvería a tener un papel en el gobierno cubano.

La revolución armada en el Congo y Bolivia
Ernesto Che Guevara con guerrilleros congoleños y cubanos en un campamento en la selva africana.

En cambio, se fue al extranjero, uniéndose a las revoluciones socialistas en todo el mundo. Su primer viaje lo llevó al Congo, donde luchó contra el dictador militar Mobutu Sese Seko, quien tomó el poder con el apoyo de la CIA.

Esa lucha fracasó y Guevara regresó a América del Sur para ayudar a la lucha revolucionaria en Bolivia.

Allí, formó su propio ejército guerrillero para luchar contra el presidente René Barrientos, quien había tomado el poder en un golpe apoyado por Estados Unidos .

Una vez más, sin embargo, Guevara no pudo lograr el tipo de victorias que tuvo en Cuba. Luchó por conseguir el apoyo de otros disidentes y, en agosto de 1967, sufrió una gran derrota cuando el Ejército de Bolivia logró emboscar y eliminar a dos de sus grupos guerrilleros.

Da la casualidad de que Estados Unidos le había proporcionado a Barrientos comandos de la División de Actividades Especiales de la CIA, Fuerzas Especiales y Rangers para ayudar a aplastar la insurgencia de Guevara.

Toda la fuerza fue entrenada y dirigida por Félix Rodríguez, un ex leal a Batista que había huido de Cuba durante la revolución para luego unirse a la CIA.

La última fotografía del Che Guevara
La última fotografía del Che Guevara en Bolivia antes de su ejecución. A su derecha, el agente cubano de la CIA Félix Rodríguez.

El 8 de octubre de 1967, su equipo logró capturar al revolucionario herido. Aunque Rodríguez quería mantener vivo a Guevara para interrogarlo, el presidente de Bolivia ordenó su ejecución inmediata.

La muerte del Che Guevara

Antes de asesinarlo, Rodríguez arrastró a Guevara afuera e hizo que sus hombres le tomaran fotos, regodeándose con su enemigo capturado. Luego, envió a uno de sus hombres a matarlo de tal manera que pareciera que Guevara hubiese muerto en batalla.

Según cuentan, esto dijo Guevara mientras miraba a su verdugo a los ojos:

Sé que has venido a matarme, ¡Dispara, cobarde! Solo vas a matar a un hombre.

«Guevara fue ejecutado», informó el director de la CIA, Richard Helms, al secretario de Estado y a otros funcionarios estadounidenses después de que se cometió el hecho.

Estados Unidos había querido mantenerlo con vida, según muestran documentos desclasificados.

Pero el gobierno no parecía demasiado molesto; El secretario de Seguridad Nacional, Walter Rostow, escribió que fue un error «estúpido» pero «comprensible» antes de jactarse diciendo:

La muerte de Guevara muestra la solidez de nuestra asistencia de ‘medicina preventiva’ a países que enfrentan una insurgencia incipiente.

Después de todo, fueron los bolivianos entrenados en Estados Unidos quienes lo atraparon.

El cuerpo de Ernesto Che Guevara
El cuerpo de Ernesto Che Guevara es expuesto en la escuela del caserío de La Higuera, en la provincia boliviana de Vallegrande. Su cadáver es enterrado junto a los de otros guerrilleros en una fosa común cercana, descubierta sólo en 1997. (MARC HUTTEN/AFP/Getty Images)

El hombre había sido asesinado, pero, como advirtió con sus últimas palabras, la idea del Che Guevara nunca moriría.

Guerrillero Heroico

En Cuba, Castro proclamó tres días de luto por su compañero caído, diciendo a su pueblo:

Si queremos expresar lo que queremos que sean los hombres de las generaciones futuras, debemos decir: ‘¡Que sean como el Che!’

Mientras tanto, en todo el mundo, Guevara se convirtió rápidamente en el símbolo de la lucha contra los poderes fácticos.

Después de enterarse de la muerte de Guevara, el artista británico Jim Fitzpatrick tomó una fotografía existente de Guevara e hizo una imagen estilizada, en rojo, blanco y negro de él, que difundió lo más lejos y lo más ancho que pudo. Como explicó el pintor más tarde a la BBC:

Pensé que era uno de los hombres más grandes que jamás haya existido. Sentí que esta imagen tenía que salir, o no sería conmemorado de otra manera.

La versión de Fitzpatrick del Che
La versión de Fitzpatrick del Che.

El Che Guevara no fue olvidado. La imagen de Fitzpatrick se difundió por todo el mundo, apareciendo en carteles, grafitis, camisetas y portadas de álbumes.

Habían matado al hombre, pero nunca la idea.

Hasta el día de hoy, Ernesto “el Che” Guevara sigue vivo como símbolo de rebelión, socialismo y comunismo reconocido en todas partes del mundo.

Pero en ningún lugar se le recuerda con más cariño que en Cuba, el país cuya historia cambió para siempre.

Incluso décadas después de su muerte, los escolares en Cuba comienzan cada viernes por la mañana prometiendo:

¡Pioneros del comunismo, seremos como el Che!

- Te puede Interesar -

Lo más reciente

- Anuncio -

No te pierdas

- Anuncio -