21.2 C
Madrid
miércoles, octubre 20, 2021

Lo más reciente

Los esteroides anabólicos y el deporte, uso e historia

A muchos deportistas frecuentemente se les sugiere comprar esteroides anabólicos para aumentar su masa muscular y rendimiento. Este fármaco es un resultado sintético de la testosterona, la hormona masculina responsable de características como el vello facial, el tono de la voz y otros rasgos masculinos.

- Anuncio -

Su historia tiene aspectos muy singulares y su uso es siempre un tema controvertido.

Historia de los esteroides en el deporte

Los primeros investigadores no trataban de encontrar un fármaco para mejorar el rendimiento atlético, en realidad estaban buscando la fuente de la juventud. El Doctor Brown-Seuard, en 1889, elaboró una sustancia derivada de un testículo de perro. El experimento lo llevó a cabo en su propio cuerpo notando el efecto rejuvenecedor y el aumento del impulso sexual. La ciencia nunca tomó en serio sus experimentos y murió cinco años después de haberlos iniciado.

Otras investigaciones infructuosas se hicieron a comienzos del siglo XX, como trasplantes de testículos de monos en humanos, que, si bien tuvieron algún impacto temporal, el único efecto importante fue la transmisión de sífilis a los trasplantados.

A mediados de 1930 el Dr. Laqueur, un farmacólogo alemán, logró aislar por primera vez la testosterona extrayéndola de los testículos de toro. Poco después científicos suizos lograron sintetizarla, este producto se definió como esteroide y se comprobó sus efectos sobre la fuerza y el tamaño del músculo.

En 1950 se inicia su uso extra-clínico, siendo los levantadores de pesas los primeros que decidieron explorar su efecto para mejorar el rendimiento. Pasados diez años, para las olimpiadas de 1964, su uso se había extendido tanto que llegó a considerarse un problema serio entre deportistas y atletas. Debido a este uso indebido e indiscriminado, en 1968 el Comité Olímpico Internacional comienza a usar el término dopaje y en 1976 se prohíbe de forma definitiva su uso en los atletas participantes.

¿Para qué se usan los esteroides?

Los esteroides son usados principalmente con la finalidad de aumentar la masa muscular, pero no se puede olvidar que el entrenamiento, la dieta y la disciplina son la razón de un buen desempeño, por lo que los esteroides puede ser solo una parte del plan integral de trabajo.

Al comienzo de su historia solo los deportistas profesionales usaban esteroides anabólicos. Actualmente su uso se ha extendido entre deportista y atletas de manera significativa. Diversos estudios revelan que del 10 al 30% de los hombres que asisten a los gimnasios o hacen ejercicio de forma frecuente, utilizan o han utilizado este tipo de productos en algún momento. Los esteroides anabólicos también se recetan medicamente para tratar diversos problemas de salud.

Algunas enfermedades como cáncer o sida causan pérdida muscular, en estos casos un médico puede recetar este tipo de fármacos. También se usa como tratamiento para los retrasos en la pubertad y otros problemas hormonales masculinos.

¿Cómo se consumen?

Generalmente los esteroides anabólicos se administran oralmente o a través de inyecciones. El uso suele ser cíclico, es decir, las personas consumen varias dosis en un período determinado para luego detener su uso y comenzar nuevamente después de un tiempo. También es frecuente variar el tipo de esteroide que se consume. Esto se hace con el objetivo de maximizar la eficacia y disminuir sus efectos desfavorables (que debe ser un punto importante a considerar para su consumo).

- Te puede Interesar -

Lo más reciente

- Anuncio -Ingeniería Biomédica

No te pierdas

- Anuncio -