¿Qué hace que alguien sea un ‘imbécil’?

Todos conocemos a los imbéciles. Tal vez, tú seas uno. Ahora, los psicólogos están tratando de responder a uno de los mayores misterios de la vida: ¿Qué, exactamente, hace que alguien sea un imbécil?

- Anuncio -

¿Qué hace que una persona sea un imbécil? Lo creas o no, los investigadores han intentado responder esa misma pregunta.





Cuando llamamos a alguien imbécil, es filosóficamente diferente de llamarlo malo o inmoral. Una mala persona es alguien que hace cosas malas. Pero cuando decimos: «Eres un imbécil», está reservado solo para reclamos de un tipo más visceral. La estupidez es un defecto de carácter, y se refiere a toda la naturaleza de una persona. No tendemos a decir: «Eso fue una acción estúpida». En su lugar, decimos algo como: «No seas imbécil». Por lo tanto, el término no es simplemente un juicio moral sobre ciertos comportamientos, sino más bien una descripción de un rasgo de carácter.

Lo que hace que el término sea particularmente difícil de definir es la inmensa diversidad de personas que razonablemente podrían llevar esa etiqueta. Los imbéciles o gilipollas pueden ser cobardes o imprudentes. Pueden ser tacaños o condescendientes. Pueden ser amargos o inapropiadamente alegres. Hay muchas ideas de imbécil, y es una tarea difícil precisar el término exactamente.





Pero eso no impedirá que lo intentemos.

Psicología del imbécil

Una buena manera de responder a la pregunta, «¿Qué hace a un imbécil?» es evocar una lista familiar de imbéciles y encontrar los puntos en común entre ellos. Cuando piensas en los imbéciles que conoces, ¿qué los une a todos? Por supuesto, esto se parece peligrosamente a una discusión a partir de una anécdota personal. Tus idiotas no son mis idiotas.

Entonces, un equipo de investigadores de la Universidad de Georgia probó un enfoque más sistemático. Preguntaron a 1.106 personas a quiénes consideraban imbéciles y categorizaron todas las tendencias que surgieron. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Collabra: Psychology .





Primero, imbécil es claramente una palabra de género. Aproximadamente el 80% eran hombres, lo que lo convierte en la contraparte del término «perra» enfocado en las mujeres. En segundo lugar, los tres principales marcadores de idiotez fueron el egocentrismo, la agresión y la manipulación. En tercer lugar, como escriben los autores:

En general, la violación de las normas sociales y las costumbres… parecen ser correlatos centrales de los comportamientos denominados ‘imbéciles’.

En otras palabras, un imbécil es simplemente alguien que no se comporta como se espera de la gente educada.

Se destacó un hallazgo particular: la característica más grande de «imbécil» era en realidad «no categorizable» porque las descripciones eran muy personalizadas y específicas. Los imbéciles son, en muchos sentidos, la antítesis de todo lo que valoramos. Son el señor Hyde de nuestro doctor Jekyll, el némesis de nuestro héroe. No es de extrañar, entonces, que los imbéciles sean a menudo tan difíciles de definir.

Imbécil egoísta

Dicho esto, tal vez no sea tan sorprendente que la arrogancia, el egocentrismo y la mentalidad de derecho ocupen un lugar destacado entre los imbéciles. Hay pocas cosas tan desagradables como el narcisista y el egoísta. Todos conocemos a un egoísta, alguien que hará las cosas solo para sí mismo, motivado por el amor propio y la ambición privada.

Hay evidencia que muestra que ser de otro tipo, en el que demostramos comportamientos altruistas, conduce a relaciones felices, satisfechas y que funcionan bien. El corolario de esto es que aquellos que son egoístas o ensimismados tendrán menos de estas relaciones. Esto entonces conduce a lo familiar: «Rompí con mi novio porque es un imbécil».

Un estudio muestra que el “humblebragging”, la arrogancia asociada con la falsa o poco sincera humildad, es el rasgo más desagradable. Si bien los narcisistas pueden parecer «tan enérgicos, interesantes y entretenidos» al principio, las personas a menudo terminan odiándolos o posiblemente rechazándolos por completo. En resumen, los imbéciles son divertidos por un tiempo, pero nadie quiere estar cerca de ellos por mucho tiempo.

Dale una oportunidad a los gilipollas

A ninguno de nosotros nos gustan los gilipollas. Los evitamos y nos burlamos de ellos cuando no están cerca. Pero los ellos también son personas y merecen una segunda oportunidad. Desterrar a alguien a la frígida y sin amigos tierra de la estupidez no tiene por qué ser para siempre. Después de todo, ¿qué pasa con el perdón y el camino hacia la superación personal?

En muchos sentidos, el existencialismo es la filosofía de la reinvención. Para los existencialistas, si bien nunca podemos ignorar o escapar por completo del pasado, también tenemos el poder para ir más allá o «trascenderlo». Para Jean-Paul Sartre, la libertad humana se encuentra en el eje del pasado y el futuro. El pasado define nuestra facticidad, es decir, el equipaje inmutable con el que todos estamos cargados. Pero el hoy y el mañana ofrecen la posibilidad de trascenderlo. Podemos reinventarnos, recrearnos y reimaginarnos como queramos. Hoy, somos unos gilipollas; mañana podemos ser diferentes.

Mucha gente está justificadamente etiquetada como imbécil. Un día, podrías ser tú uno más. Para algunas personas, ya lo eres. Pero, un ser humano no es simplemente el resultado de su pasado. Delante de ti se encuentra la posibilidad de pertenecer a un mundo libre de imbéciles.

Te puede interesar

Historias recientes

El único audio conocido de la voz de Frida Kahlo, descubierto 6 décadas después de su muerte

Han pasado casi 70 años desde que Frida Kahlo murió, y en la actualidad...

5 choques geopolíticos a tener en cuenta en la Copa del Mundo 2022

La Copa Mundial de la FIFA 2022 arranca el domingo. Como es tradición, se...

¿Qué es y cómo funciona un coche híbrido enchufable?

La tecnología híbrida enchufable se ha convertido en una de las más interesantes en...

Las matemáticas… ¿las descubrimos o las inventamos?

Las matemáticas nos ayudan a abstraer pedacitos del mundo de manera que lo podamos...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -