Un ícono de la gastronomía española con prestigio mundial

Un ícono de la gastronomía española con prestigio mundial

El jamón de cerdo ibérico es un producto emblemático y orgullo de España. Es valorado y consumido en restaurantes y mesas alrededor de todo el mundo, y esto se debe a la calidad del producto y sus características: exquisito sabor, aroma y textura.

Es una alternativa más económica al jamón de bellota, porque sus procedimientos de crianza y producción son diferentes. El de este último es más elaborado y en el paladar sabe un poco más jugoso, pero la calidad del jamón de cebo es igualmente excelente.

Una opción ibérica que deleita al paladar

Una adecuada alimentación a base de pienso y su crianza en las apacibles dehesas de Los Pedroches, son las características principales que hacen del jamón de cebo ibérico, una delicia española que es curada muy lentamente con un mínimo de tiempo de dos años.

Es un proceso de tradición ancestral, que sigue parámetros que pasan de generación en generación y avala la calidad de este producto alimenticio.

¿Cómo es curada esta pieza gastronómica?

Esta delicia es elaborada en secaderos de las hermosas tierras extremeñas de Cáceres. El largo proceso de curado dura unos 24 meses, cuya última etapa se cumple en reposo, con lo que se logran los matices y aromas que lo caracterizan y lo ubican como la alternativa ideal para consumir en los grandes acontecimientos y en los mejores restaurantes de cada lugar.

Una opción ibérica que deleita al paladar

Dos presentaciones con diferentes características

Está disponible en el mercado en dos opciones: cortado a cuchillo o loncheado por una máquina rebanadora. Ambos tienen características y prestaciones diferentes, según el gusto y las preferencias de cada comensal.

Jamón cortado a cuchillo

Las piezas a cortar con cuchillo son elegidas cuidadosamente por los cortadores profesionales que conforman el equipo de producción. Dependiendo del corte realizado, el producto tendrá un sabor u otro, debido a que sus características varían según el tratamiento y el área que se corte. El jamón de cebo cortado de esta forma, conserva sus propiedades y las sutilezas intrínsecas de esta parte del animal, que no modifica sus características de sabor, ni su textura.

Una exquisitez loncheada

Cortado por una máquina, el corte siempre es regular y parejo, con un efecto visual  agradable, con la desventaja de que el calor de la hojilla de la máquina afecta un poco a sus características originales de textura y color, y algunos aseguran que hasta el sabor cambia. Las lonchas pueden tener de tres a cinco centímetros, y de esta manera, se aprovecha al máximo la carne que tienen estas piezas loncheadas.

Sus valores nutricionales

Cada 100 gramos de jamón de cebo ibérico contiene:

  • Calorías: 351 Kcal / 1369 kJ.
  • Grasas: 27,45 gramos, de los cuales 10,60 g. son grasas saturadas.
  • Hidratos de carbono: 0 g.
  • Azúcares: 0 g.
  • Proteínas: 26,10 g.
  • Sal: 1,30 g.

Sin lactosa y sin gluten

Es un alimento que puede ser consumido por celíacos o intolerantes a la lactosa, porque no contiene lactosa ni gluten, lo que permite que todas las personas puedan disfrutar de su consumo.

Algunas recomendaciones que no se deben obviar

Cuando la pieza no es consumida de inmediato, es recomendable conservarla colgada en un lugar seco y fresco, en un ambiente cuya temperatura esté entre los 5º y los 22º C.

Al estar abierta y cortada la pieza, es recomendable cubrirla con su misma grasa, para evitar que la carne entre en contacto con el aire y favorecer su pureza. También es aconsejable que sea consumido en lonchas muy finas, para apreciar todo el sabor, textura y aroma del jamón 100% ibérico de cebo.

jamón de cebo ibérico

Una fuente de proteínas de gran valor

La Asociación Nacional de Industrias de la Carne, conocida en España como ANICE, asegura que este tipo de jamón es una fuente de proteínas muy valorada, tiene las vitaminas y minerales necesarios para el cuerpo y su perfil de lípidos es equilibrado, a la vez que es moderado en calorías, si no se consume todos los días.

Su alto contenido en tiamina reduce el estrés

Es de fácil digestión y colabora en la reducción de los niveles de estrés y ansiedad, debido a que contiene vitamina B1 o Tiamina, que reduce los estados de ansiedad. Puede ser consumido por los niños, mientras la ingesta sea moderada.