El jamón ibérico de cebo se puede degustar en restaurantes de todo el mundo

El jamón ibérico de cebo se puede degustar en restaurantes de todo el mundo

Cuando un español viaja por el mundo, no se sorprende al comprobar que los restaurantes de los diferentes países incluyen en sus menús el jamón ibérico español. Y es que la fama de los jamones españoles ha llegado a muchos sitios del planeta, gracias a las piezas que se logran por los métodos de elaboración y de almacenaje que se utilizan.

El sabor distingue al jamón ibérico de cebo

Es un jamón que se obtiene de los cerdos de raza ibérica, criados en el campo y elaborado con los métodos más tradicionales de España. El jamón de cebo ibérico es uno de esos productos preferidos en todo el mundo por su sabor particular, junto al jamón de bellota.

Como se puede deducir, en la mayoría de los casos, la alimentación que reciben los cerdos marca la diferencia entre el sabor de un jamón y otro. En el caso del jamón de cebo ibérico, los cerdos están criados en base a una alimentación de pienso y cereales, y criados en libertad en la dehesa española, lo que lo hace un producto único e incomparable. La tradición indica que los jamones ibéricos pasan por un proceso de curación mínimo de dos años en una bodega.

Aunque el proceso para la elaboración de los jamones ibéricos comienza en la selección de los animales a criar y continua con el proceso tradicional de cada etapa de la elaboración. Para una cuidadosa elaboración del jamón ibérico de cebo, una parte primordial es la alimentación de los cerdos y la forma de su crianza.

El sabor distingue al jamón ibérico de cebo

Estos cerdos seleccionados de raza ibérica tienen una dieta en base a piensos, cuyo contenido nutricional se logra con el aporte de cereales de distintos tipos. De esta forma, los animales con que se elabora esta variedad de jamón, no han disfrutado de la vida de montaña como lo han hecho otros, pero sí disponen de una alimentación adecuada para lograr el sabor característico del cebo de campo.

Características que distinguen al jamón ibérico de cebo

Su alimentación, aunque gozan de libertad en la dehesa, es supervisada exhaustivamente por expertos criadores y cuyo objetivo final es lograr que tenga el gusto satisfactorio del jamón de cebo que caracteriza a este producto.

Este jamón es de hueso, muy fino y tiene muy poca cantidad de grasa. Presenta al cortarlo el característico color rojo cereza con un brillo que es señal de su buena calidad. Es un producto excelente para compartir en familia o con amigos, ya que es un producto representativo de las mejores tradiciones culinarias españolas.

Factores que influyen en el precio de este producto español

Según la alimentación que llevan los animales durante toda su crianza, el precio de su carne puede variar. No es el mismo precio el de la carne obtenida de cerdos criados en la montaña que los que se crían en una granja, pues a la dehesa hay que trasladarlos y cuidarlos para que su alimentación sea controlada.

También hay otros factores a considerar que inciden en el precio final, según la variedad del jamón y que son los siguientes:

  • Grado de la mecanización del procedimiento de la curación.
  • Tiempo de estacionamiento del jamón en la bodega.
  • Marca y prestigio del establecimiento que lo produce.
  • Época del año que se relaciona directamente con la oferta, pues los establecimientos productores españoles elaboran cada año millones de piezas de jamón ibérico de cebo.

Diferencias entre las variedades de jamones ibéricos

Se producen más jamones ibéricos de cebo que los de bellota, pues la alimentación de los cerdos alimentados con bellotas está más controlada por el número de árboles de bellota que hay en la dehesa.

Diferencias entre las variedades de jamones ibéricos

Entre el jamón Ibérico de bellota y el de cebo de campo existen sustanciales diferencias que se perciben en el sabor. También es posible que los cerdos que han sido criados en la libertad de la dehesa y con los que se elabora el jamón de cebo, hayan incluido en su alimentación, bellotas en menor cantidad que los que se alimentan sólo con bellotas.

El sabor de los jamones ibéricos de cebo es inigualable y es reconocido en los mejores locales gastronómicos de España y del mundo entero. Además, cabe destacar que su precio es menor que el del jamón de bellota.