21.3 C
Madrid
domingo, septiembre 26, 2021

Lo más reciente

Muebles con estilo en Madrid

El lema de Divinity Muebles es toda una declaración: “Las tendencias desaparecen, el estilo es eterno”. Con ello, desde esta tienda de muebles, ubicada en Madrid, desean trasmitir al cliente una verdadera vocación hacia la creación de proyectos personalizados al gusto de cada cliente. El objetivo es alcanzar esa satisfacción del cliente al crearse un ambiente idóneo para vivir en su casa. A lo largo de las siguientes líneas nos centraremos en un determinado espacio, el que afecta a los niños y a los jóvenes, concretamente a las cunas de bebé y dormitorios juveniles. Son un clásico y hay que saber elegir. El asesoramiento es clave.

- Anuncio -

Empecemos por las cunas de bebé. ¿Cómo saber elegir el modelo adecuado? La preocupación, especialmente en los padres primerizos, es evidente. Los cuidados al recién nacido son constantes y el descanso del pequeño es fundamental durante sus primeros meses de vida. ¿Por dónde empezamos? Lo primero es comprobar que el mueble que compremos se ajuste a la normativa europea, la cual vela por la seguridad de los recién nacidos durante su descanso. Es decir, acudamos a una tienda especializada.

cunas de bebé

En el marcado, actualmente, hay una gran variedad de cunas para bebés, desde aquellas destinadas a los primeros meses del bebé hasta otras que ya están más orientadas al crecimiento del recién nacido. Y sin olvidarnos de aquellas cunas preparadas para los viajes. Si queremos una cuna para esos primeros días de vida del bebe, deberemos elegir por las conocidas como cunas de colecho; son esas cunas que se colocan junto a la cama de los padres y que cuentan con un lado descubierto para facilitar el acto natural de la lactancia materna. A medida que el pequeño vaya creciendo, podremos optar por las cunas clásicas; aunque todo dependerá del espacio con el que contemos. Si contamos con pocos metros cuadrados en la habitación, quizá una solución sea optar por una cuna plegable. Además, éstas son muy fáciles de transportar. Otra ventaja, puesto no deberemos adquirir esas cunas ideadas para transportar al bebé, el conocido Moisés.

Finalmente, aparte de decantarnos por una cuna u otra en función de nuestras necesidades, es muy aconsejable evaluar la calidad de los materiales: el colchón debe ser firme; debe tener cierta amplitud que permita al bebé moverse con naturalidad; que los materiales sean resistentes; que no lleven almohada o materiales que puedan ser tóxicos como algunas pinturas que se emplean.

De bebé a niño

A medida que nuestro pequeño crece, las cunas para bebés quedan en el olvido y es el momento de preparar el cambio del dormitorio. Es decir, de adquirir otros muebles como una mesa, una silla e ir dando vida a lo que es un dormitorio juvenil. En este caso, la cama vuelve a ser otro imprescindible, y más teniendo en cuenta que el niño para a ir creciendo de manera progresiva según cumpla años. Es decir, no podemos estar cambiando de cama cada poco tiempo. Como sucedía anteriormente, en el mercado encontramos un gran repertorio de opciones: camas nido, camas arcón, camas deslizantes, camas compactas, camas tren, camas con cajones, camas abatibles o las famosas literas. Entre otras cuestiones, la elección también vendrá dada por las características de espacio de la habitación y por el encuadre que podremos dar a la cama junto con el resto del mobiliario del dormitorio. En estos casos, lo más recomendable es dejarse aconsejar por un experto que nos creará un proyecto multimedia en donde veremos creado ese dormitorio que buscamos.

dormitorio juvenil

Independientemente de las necesidades de cada uno, una de las opciones más preferidas está en adquirir una cama abatible. El motivo está en que conseguiremos un mejor aprovechamiento del espacio de todo el dormitorio. Es decir, ganaremos metros y eso nos permitirá incluir una mesa, una mesilla o una librería en el dormitorio. A diferencia de lo que sucedía antaño, la calidad de este tipo de camas ha mejorado de gran manera. Son más resistentes, son prácticas, son suaves en su apertura y cierre y son mucho más cómodas. Además, las medidas también son más numerosas. En este sentido, podemos encontrarnos camas abatibles desde los 80 centímetros de ancho hasta los dos metros de largo. Asimismo, el fondo está habilitado como un espacio extra para guardar aquello que necesitemos, especialmente ropa, por ejemplo. Asimismo, en algunos modelos más desarrollados, al replegarse la cama conseguimos tener una especie de sofá o similar. O simplemente ganamos espacio para el juego de los niños.

En definitiva, y a modo de cierre, un consejo práctico: debemos acudir siempre a una tienda especializada en muebles para bebés y niños, en donde nos asesorarán y ayudarán a hacer realidad esa idea con la que todos llegamos a la tienda. Y, por supuesto, siempre ajustándose al presupuesto con el que contamos, ya que no todo es mirar por las características de nuestra habituación en cuanto a medidas y necesidades de uso.

- Te puede Interesar -

Lo más reciente

- Anuncio -Ingeniería Biomédica

No te pierdas

- Anuncio -