4 platos que no puedes dejar de probar si visitas Barcelona

4 platos que no puedes dejar de probar si visitas Barcelona

Barcelona uno de los destinos favoritos de Europa. Su riqueza cultural y artística la convierten en una de las principales capitales turísticas del continente, siempre aderezada con una gastronomía regional que no deja indiferente a ningún visitante.

La calidad de sus platos típicos ha hecho de esta increíble ciudad el escenario ideal para cualquier acontecimiento o celebración, ya sea personal o empresarial, siempre de la mano de profesionales del catering y de la cocina para eventos como L’empordà. La clave está en usar productos frescos y en los sabores caseros, que solo se logran con una preparación artesana, llena de cariño y de tradición.

En Barcelona hay gastronomía para todos los gustos, pero si tuviéramos que destacar 4 preparaciones imprescindibles para los que están de visita en la ciudad, serían las siguientes:

Calçots en salsa romesco

El calçot es un tipo de cebolla verde típica de Cataluña, que se da al final del invierno. Su importancia en la gastronomía en la región es tal que la temporada se celebra con barbacoas improvisadas en la calle.

Es muy común disfrutar de este delicioso majar en zonas rurales o en fiestas callejeras en Barcelona. Se preparan a la parrilla y se remojan en salsa romesco casera. La salsa romesco es también una especialidad catalana que se elabora con tomate, ajo, almendras, avellanas y pimentón dulce. El contraste perfecto para los calçots.

Un ritual que ningún turista debería perderse si se encuentra en la ciudad entre noviembre y abril.

Esqueixada

La esqueixada es una ensalada que solo puede comer en Cataluña. Es un plato para los paladares más refinados, que disfrutan los sabores fuertes y auténticos.

La receta se prepara con bacalao crudo previamente salado, aceitunas negras, tomate y cebolla. El aderezo es la tradicional salsa romesco, y se acompaña con una copa de cava espumoso catalán.

Esqueixada

Queso mató con miel y nueces

España es uno de los países europeos con mayor tradición quesera del mundo. En Barcelona y en otras localidades de Cataluña, los turistas pueden disfrutar del delicioso queso mató, hecho de leche de cabra, y con una textura suave y untable, similar a la del ricotta italiano. Suele comerse sin sal y acompañado de miel y nueces.

El queso mató es el postre perfecto para una comida típica catalana.

Paella

Esta delicia española no es un plato originario de Barcelona, pero en esta ciudad alcanza una expresión sublime. Visitar el país sin probar la paella es un pecado capital.

Se trata de un plato de arroz cocinado con verduras, marisco o carne, y cocido en un caldo de potente sabor. Ideal para acompañar con una rica copa de vino.

Es un plato que requiere de mucho tiempo de preparación, lo que hace que comerlo en restaurantes sea un riesgo, ya que la mayoría de ellos no ponen en la receta la dedicación necesaria para conseguir un resultado óptimo. Una excelente opción para probar la paella es contratar con antelación a una de las empresas de catering que aparece en este top empresas organizadoras de eventos de la ciudad.

La gastronomía de Barcelona es mucho más que estos 4 platos, pero si estás de paso por la ciudad y quieres paladear su esencia, no puedes perdértelos.