Las insólitas imágenes que revelan detalles sin precedentes de la superficie del Sol

Las insólitas imágenes que revelan detalles sin precedentes de la superficie del Sol

Es la primera vez que se puede apreciar la superficie del Sol con una calidad visual tan alta.

El Telescopio Solar Daniel K. Inouye (DKIST), ubicado en la isla hawaiana de Maui, captó imágenes que muestran un patrón de plasma turbulento “hirviendo” sobre la superficie de nuestra estrella.

Se trata de estructuras en forma de células, cada una aproximadamente del tamaño de Texas. Son la marca de masas de plasma que transportan el calor desde el interior del Sol hasta su superficie.

Las partes más oscuras que se observan entre estas estructuras señalan las zonas en las que el plasma se está enfriando y hundiendo.

La imagen de mayor resolución de la superficie del Sol jamás tomada. – Crédito: NSO / NSF / AURA

Con una apertura de 4 metros y un coste de US$344 millones, el DKIST es el telescopio solar más grande y potente del mundo. Con su construcción se busca esclarecer muchos aspectos sobre el funcionamiento de la estrella.

Pronóstico del clima espacial

Las erupciones solares pueden afectar el transporte aéreo, interrumpir las comunicaciones por satélite y colapsar las redes eléctricas, causando apagones duraderos y desactivación de tecnologías como el GPS.

Y para entender mejor cómo se producen estos y otros fenómenos es que ha sido creado el DKIST.

Los investigadores esperan que este telescopio les ayude a adquirir nuevos datos del Sol que permitan pronosticar con más exactitud sus estallidos de energía, lo que suele conocerse como “clima espacial”.

Según explicó Matt Mountain, presidente de la Asociación de Universidades de Investigación de Astronomía, que opera el DKIST:

En la Tierra, podemos predecir si va a llover casi en cualquier lugar del mundo y con mucha precisión, pero todavía no podemos hacerlo con el clima espacial.

Nuestras predicciones tienen un retraso de 50 años o más comparadas con las del clima terrestre. Lo que necesitamos es entender la física que subyace al clima espacial y esto comienza con el Sol, que es lo que estudiará el Telescopio Solar Inouye durante las próximas décadas.

Nueva era de la astronomía solar

El nuevo telescopio solar Inouye funcionará en conjunto con herramientas de observación en el espacio, como la sonda solar Parker de la NASA (actualmente en órbita alrededor del sol) y la Agencia Espacial Europea / NASA Solar Orbiter (que se lanzará próximamente).

Las tres iniciativas ampliarán las fronteras de la investigación solar y mejorarán la capacidad de los científicos para predecir el clima espacial.

Telescopio Solar Inouye
Telescopio Solar Daniel K. Inouye (DKIST) – Crédito: NSO / NSF / AURA

“Estas primeras imágenes son solo el comienzo”, dijo David Boboltz, de la National Science Foundation (NSF) (Fundación Nacional de Ciencias) de Estados Unidos, que supervisa la construcción e instalación del DKIST. Y agregó:

Durante los próximos seis meses, el equipo de científicos, ingenieros y técnicos del telescopio Inouye seguirá probando y poniendo en servicio el telescopio para que esté listo para su uso por la comunidad científica solar internacional. El Telescopio Solar Inouye recogerá más información sobre nuestro sol durante los primeros 5 años de su vida que todos los datos solares recogidos desde que Galileo apuntó por primera vez un telescopio al sol en 1612.

¡Compártelo en rus redes!