32 C
Madrid

La mejor caldera para tu casa

Cuando se acerca el invierno, lo primero que pensamos es en el mejor método de calefacción para no sufrir el frío y gozar de las comodidades de nuestro hogar con la temperatura de ambiente adecuada. Entre los aparatos de calefacción más utilizados en toda España se encuentran las calderas, y dependiendo de las condiciones del lugar, estas calderas pueden utilizar diferentes tipos de combustión.

Tipos de calderas para tu hogar





A continuación te daremos algunos consejos para que elijas la caldera que mejor se adapte a tus necesidades, para calentar cada ambiente de tu hogar.

Caldera de combustión a gasoil

La facilidad para su instalación y la gran cantidad de prestaciones, son dos de las características que convierten a las calderas de gasoil en una de las opciones más viables para instalar y disfrutar de una correcta temperatura en cualquier tipo de hogar, sin importar el lugar en el que se encuentre.





Las calderas de gasóleo tienen un funcionamiento completamente idéntico al de cualquier otro tipo de calderas, como pueden ser las de gas natural. La única diferencia es que, en este caso, la combustión llega por medio del gasoil.

En otras épocas era muy común pensar que una caldera que funcionaba con este tipo de combustible podía ser menos segura, pero con el paso del tiempo se han implantado tecnologías que han hecho que estas cuenten con la seguridad necesaria para que los usuarios disfruten tranquilos del calor del hogar.

Al igual que los otros tipos de calderas, estas calentarán el agua utilizando el gasoil como combustible, para que el agua caliente comience su circulación mediante todo un circuito de tuberías, que llevará el calor a cada uno de los radiadores que se encuentren en los diferentes ambientes del hogar.




El gasoil se dispersará por un conducto hasta la cámara de combustión, para que se comience a calentar el intercambiador de calor, expulsando el humo al exterior por otro compartimento. Es el intercambiador el que llevará el agua caliente por todas las tuberías para llegar a los radiadores.

Además de sus prestaciones, su seguridad a la hora de calentar ambientes de todo un hogar y la posibilidad de conseguir gasóleo mediante distintos proveedores en toda España, las calderas de gasoil son las más recomendables para aquellas personas que vivan en casas aisladas, donde probablemente no lleguen las redes de canalización del gas.

Caldera de combustión de gas

Uno de los sistemas de calefacción más utilizados en toda España, desde hace mucho tiempo, son las famosas calderas de gas. En su funcionamiento, las calderas que utilizan este tipo de combustión son muy similares a las anteriormente mencionadas calderas de gasoil, con la diferencia de que en este caso, la caldera se encontrará conectada a la red de gas.

El gas que quema la caldera será el encargado en este caso de calentar el agua que después llegará a una bomba de circulación. Esta será la que empuje el agua caliente para que llegue a cada uno de los radiadores que mantendrán con buena temperatura todos los ambientes de un hogar o de un comercio.

Si bien existen calderas de gas que son exclusivamente para mantener las casas calientes, en la mayoría de los hogares españoles las calderas conectadas a la red de gas son mixtas. Esto quiere decir, que además de calentar el agua que debe llegar a los radiadores, también se encargan de calentar el agua sanitaria que se utiliza en toda la casa.

El gas se encuentra a un precio verdaderamente competitivo en el mercado, en comparación con otros tipos de combustibles para calderas. Esto se puede ver reflejado en la factura, de esta manera será posible reducir el gasto en energía de tu hogar.

Hoy en día existen muchos modelos diferentes de calderas, como hemos podido ver, por lo que es importante conocer todos los aspectos destacables de cada una, así como los tipos de combustibles para elegir la que mejor se adapte para cada caso en particular.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -