El mundo tiene un problema de desinformación

La desinformación abunda porque las fuentes "confiables" promueven información no confiable.

- Anuncio -

Las revistas científicas, que se supone que son las escrituras sagradas de la academia, a menudo están llenas de investigaciones de mala calidad y desinformación. La prensa popular estropea regularmente sus reportajes científicos.





Como lo advierte la Organización Mundial de la Salud en sus campañas:

La información inexacta se propaga ampliamente y con rapidez, lo que dificulta que el público identifique hechos verificados y consejos de fuentes confiables.

Pero el problema no es solo una docena de activistas antivacunas que difunden tonterías en las redes sociales o activistas ambientales que generan una oposición popular a los OGM y los pesticidas de bajo riesgo. Sin duda, estas voces marginales confunden a los consumidores y socavan el pensamiento científico, aunque no son los únicos culpables.

Constantemente se publican terribles estudios





La incómoda verdad es que los científicos académicos publican constantemente investigaciones cuestionables que atraen la atención de los medios de comunicación, lo que se suma al pantano de «información inexacta» que circula en línea. Si queremos controlar este problema, necesitamos que nuestras fuentes confiables dejen de divulgar información no confiable.

Todo científico sabe que las revistas revisadas por pares están repletas de estudios de baja calidad. Como explicó en 2020 el epidemiólogo del cáncer Geoffrey Kabat:

El público y los periodistas, los consumidores de información sobre salud, deben ser conscientes de algo que los investigadores conocen bien: no hay estudio que sea tan terrible que no pueda publicarse en algún lugar.

Gran parte de esta investigación equivale a poco; nunca es citado ni leído por otros científicos. Sin embargo, parte de este trabajo, a pesar de sus deficiencias, genera una enorme cantidad de interés por parte de los reporteros y el público.

Frenesí mediático: la vitamina B6 trata la depresión





Tomemos como referencia un estudio de 2022, ampliamente cubierto por los medios, que sugirió que los suplementos de vitamina B6 en dosis altas pueden reducir los síntomas de ansiedad y depresión. El estudio fue un ensayo clínico, lo que significa que los investigadores en realidad realizaron un experimento con personas en lugar de solo observar las correlaciones. Sin embargo, tenía algunas limitaciones importantes:

  • Los investigadores no midieron los niveles séricos de la vitamina en ninguno de los participantes, ni antes ni después del estudio. Tuvieron que asumir que todos tomaron los suplementos asignados (B6, B12 o un placebo) en las dosis prescritas, una suposición cuestionable ya que los participantes del estudio a menudo informan mal su comportamiento.
  • Los participantes autoinformaron síntomas de depresión y ansiedad mediante cuestionarios. Una vez más, esto es preocupante porque las personas con frecuencia también informan erróneamente la información sobre el estado de salud.
  • Los resultados no fueron estadísticamente significativos para la depresión; los investigadores «encontraron solo una tendencia hacia un efecto» en los síntomas de depresión autoinformados. El efecto sobre la ansiedad, aunque estadísticamente significativo, fue «bastante pequeño» en comparación con la medicación.

Como es típico, pocas de estas importantes limitaciones aparecieron en la cobertura de prensa del estudio. Si bien varios medios mencionaron brevemente que los resultados eran preliminares, sus titulares no fueron tan circunspectos. “Altas dosis de vitamina B6 ayudan a reducir la ansiedad y la depresión, según muestra una nueva investigación”, informó The Independent. “Este suplemento vitamínico podría reducir la depresión y la ansiedad”, dijo The Hill a sus lectores. “Los niveles de vitamina en Marmite pueden calmar la ansiedad, según un nuevo estudio”, afirmó otro artículo en The Independent.

Esto no es una desacreditación explosiva del estudio. Los autores describieron claramente las limitaciones en su sección de «discusión». Aún así, el documento plantea algunas preocupaciones sobre la información errónea en fuentes convencionales creíbles.

Realidad: Las vitaminas son en su mayoría inútiles

Primero, ¿siguen siendo una pregunta abierta los beneficios potenciales de la suplementación con vitaminas? No en realidad no. Apenas el mes pasado, el Grupo de trabajo de servicios preventivos de Estados Unidos (USPSTF), un panel de expertos independientes en temas de salud preventiva, concluyó que no había evidencia suficiente para recomendar suplementos vitamínicos a la mayoría de los estadounidenses, particularmente para reducir el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

El autor de un editorial que acompaña al informe lo expresó sin rodeos :

Las vitaminas y los minerales son una distracción y ofrecen un beneficio mínimo o nulo para los adultos estadounidenses sanos.

Los estudios que se remontan a muchos años han llegado a la misma conclusión. Parece que la suplementación hace muy poco por la mayoría de nosotros, entonces, ¿por qué estamos leyendo nuevos titulares sobre los posibles efectos antidepresivos de los suplementos vitamínicos?

En segundo lugar, los autores del estudio reconocieron que un suplemento de vitamina B6 de 100 mg (que es mucho más alto que la dosis diaria recomendada) no desplazaría a la terapia cognitiva conductual ni a los medicamentos existentes para la ansiedad y la depresión, los cuales son bastante efectivos en muchos casos.

Tomar un suplemento vitamínico tendría un efecto relativamente insignificante en comparación, suponiendo que tenga algún efecto. En cualquier caso, es mejor obtener vitaminas B de alimentos nutritivos, según la Clínica Mayo. Sírvase un vaso extra de leche y ahorre el dinero que hubiera gastado en vitaminas.

Por qué la desinformación está en todas partes

Es cierto que los investigadores viven y mueren por sus subvenciones. A menudo, eso significa que los científicos académicos proponen estudios que tienen las mejores posibilidades de ser financiados por agencias gubernamentales adversas al riesgo, no el mejor estudio para abordar la pregunta que quieren responder.

Si bien esto ayuda a explicar por qué se incentiva a los académicos a realizar la investigación que realizan, también implica a las instituciones de financiación y las universidades (y los medios de comunicación), que se benefician al exagerar los resultados de los estudios de bajo riesgo y baja calificación. Los incentivos desalineados constituyen un problema sistémico.

Como resultado, la información errónea está en todas partes y, lamentablemente, a menudo proviene de las mismas fuentes en las que se nos dice que debemos confiar: reporteros , verificadores de hechos y, sí, incluso científicos.

Como sociedad, exigimos a todos el mismo estándar epistémico de precisión científica, o aceptamos que las «fuentes confiables» pueden vender información errónea y seguir saliendo impunes (y beneficiándose) de ella.

Te puede interesar

Historias recientes

Por qué resucitar al mamut podría ser una mala idea

La capacidad más auténticamente divina proporcionada por la ingeniería genética es la aparente posibilidad...

El mito más dañino sobre el ejercicio

Alrededor de una cuarta parte de los adultos estadounidenses son físicamente inactivos y no hacen ningún...

Los riesgos de cocinar en parrillas, hornos y barbacoas

A lo largo de la historia, la dieta ancestral ha ido evolucionando hasta dar...

El único audio conocido de la voz de Frida Kahlo, descubierto 6 décadas después de su muerte

Han pasado casi 70 años desde que Frida Kahlo murió, y en la actualidad...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -