29.5 C
Madrid

5 mitos nocivos y 5 verdades inspiradoras sobre los adolescentes

La sociedad trata a los adolescentes como si fueran un problema a resolver, pero la verdad es que tenemos que prepararlos para que resuelvan nuestros problemas. Es hora de que cambiemos la narrativa.

La adolescencia es una época de oportunidades y de crecimiento asombroso. Eso es indiscutible. Los cerebros de los adolescentes crecen a un ritmo igualado solo por los primeros tres años de vida, alcanzando su mayor tamaño durante esta etapa. Su habilidad para relacionarse con los demás se está expandiendo y su capacidad para navegar en nuevas situaciones sociales se está solidificando. Los conocimientos adquiridos y las lecciones aprendidas durante la adolescencia les permiten alcanzar su máximo potencial en la edad adulta.





Cuando los padres creen en ese potencial, se comprometen a ayudar a sus hijos ofreciéndoles una orientación cercana al tiempo que fomentan el aprendizaje activo. Modelan y comparten estrategias esenciales para que los adolescentes las usen en su camino hacia la edad adulta. Permiten que sus hijos den un paso adelante y enfrenten desafíos al crear la seguridad y la confianza profundamente arraigadas que provienen de saber que tienen adultos afectuosos de su lado.

¿Qué te viene a la mente cuando escuchas la palabra “adolescente”? 





Nuestros pensamientos dan forma a nuestra actitud hacia los jóvenes. A su vez, nuestra actitud impacta la forma en que actuamos hacia los adolescentes. Y nuestras acciones influyen en cómo los adolescentes nos responden, y lo que es más importante, cómo piensan sobre sí mismos. Por todas estas razones, nuestra opinión sobre ellos influirá cuando inicien la edad adulta equipados con las fortalezas de carácter (integridad y empatía, entre otras) que los posicionarán para guiarnos hacia el futuro.

Podrías preguntarte:

¿Cómo es posible que los padres no crean en el potencial de sus hijos? ¿Por qué no comprenden su papel irremplazable en la optimización de esa promesa?

Cuando nuestros hijos son pequeños, no hay duda de cuán importantes somos para ellos. Dependen de nosotros para su supervivencia. Su intelecto se desarrolla y se fomenta la curiosidad a medida que los presentamos al mundo, y recurren a nosotros cada vez que necesitan tranquilidad.




Sin embargo, cuando nuestros hijos entran en la adolescencia, demasiados padres se encuentran en una crisis de confianza y se preguntan: «¿Sigo siendo importante?».

Debemos asegurarnos de que los padres estén empoderados al saber que la respuesta es un rotundo «¡Sí!» Debemos replantear la adolescencia para que todos los padres entiendan que marcan una diferencia en la vida de sus hijos adolescentes. Comienza reemplazando los estereotipos falsos y debilitadores demasiado comunes que retratan a los adolescentes como arriesgados, rebeldes y demasiado egocéntricos para interesarse en la opinión de los adultos.

5 grandes mitos sobre los adolescentes

5 grandes mitos sobre los adolescentes
Nuestras acciones influyen en cómo los adolescentes nos responden, y lo que es más importante, cómo piensan sobre sí mismos.

¿Cómo se afianza esta narrativa engañosa sobre los adolescentes? A menudo comienza con la «sabiduría» no invitada ofrecida por los espectadores.

Un padre puede estar en la fila del supermercado o en las gradas de un evento deportivo cuando su hijo preadolescente apoya amorosamente la cabeza en su hombro. Entonces un extraño bien intencionado interrumpe:

¡Recibe esos abrazos ahora! ¡Tu hijo se convertirá en un monstruo que no reconocerás!

El padre que busca la guía de un experto encuentra muchos libros enmarcados en el lenguaje de la supervivencia. Esta visión distorsionada de la adolescencia llena a los padres de una sensación de pérdida por el final de la infancia en lugar de anticiparse a la siguiente fase de desarrollo.

Críticamente, los adolescentes son sensibles a las señales tácitas y entienden que sus padres temen su crecimiento. Les preocupa que estén decepcionando a sus padres con solo crecer; esto, a su vez, los lleva a sentirse incómodos con su desarrollo y a lamentar lo que creen que es la pérdida inminente de la relación con sus padres. Cuando se enfrentan a un aluvión de mensajes, incluso sutiles, de bajas expectativas, los adolescentes pueden creer que eso es todo lo que deben esperar de sí mismos. Estas expectativas, según estudios, pueden conducir a una mayor toma de riesgos y rebeldía.

Los padres y todos los adultos debemos estar firmemente del lado del desarrollo. Ser reacios a repetir los mitos que impulsan nuestra narrativa cultural negativa sobre los adolescentes.

No debemos repetir las falsedades, para no reforzarlas sin darnos cuenta. Sin embargo, una vez que las reconozcamos como percepciones erróneas dañinas, nos resistiremos a dejar que moldeen nuestra forma de pensar sobre la crianza de los hijos o sobre la juventud en general.

Mito #1: A los adolescentes no les importa lo que piensen los adultos y no les interesa lo que sus padres piensan, dicen o hacen.

Mito #2: A los adolescentes no les importa mucho lo que aprenden. Prefieren pasar el rato con amigos y divertirse.

Mito #3: los adolescentes se dejan llevar por las emociones, por lo que es difícil hacerles entrar en razón.

Mito #4: Los adolescentes creen que son invencibles y están programados para el riesgo.

Mito #5: Los adolescentes son egocéntricos y egoístas.

Estos mitos dañan nuestras relaciones y nos impiden involucrarnos plenamente con nuestros adolescentes.

¿Por qué te involucrarías si sientes que a tu hijo no le gusta o no le importa lo que piensas? Si crees erróneamente que no puedes razonar con los adolescentes, ¿por qué te molestarías en guiarlos para que desarrollen su inteligencia emocional o reflexionen sobre sus decisiones?

Si concluyes que los adolescentes se inclinan naturalmente hacia el riesgo, debes aislarlos con restricciones en lugar de guiarlos para que piensen por sí mismos y tomen decisiones sabias y saludables.

Percibir a los adolescentes a través de una lente de desarrollo

Los defensores de los adolescentes han reconocido durante mucho tiempo la necesidad de abordar el debilitamiento de la narrativa cultural sobre los adolescentes. El cambio en el pensamiento y la práctica del desarrollo de los adolescentes ha sido catalizado por el informe de las Academias Nacionales (NASEM) de los Estados Unidos «La promesa de la adolescencia: oportunidades para todos los jóvenes».

Los expertos coinciden en que debemos aprovechar la oportunidad que ofrece la adolescencia para desarrollar el potencial de los jóvenes y que los padres son las personas más influyentes en la vida de los adolescentes.

No debemos endulzar las realidades a medida que avanzamos hacia una comprensión precisa de la adolescencia. Los adolescentes a menudo alejan a sus padres, y esto puede causar angustia a los padres. No debemos negar esto; más bien, debemos ayudar a los padres a comprender el contexto de desarrollo de los comportamientos.

Por ejemplo, a veces los padres son alejados como parte del arduo trabajo que emprenden los adolescentes a medida que avanzan hacia una mayor independencia. Han confiado completamente en sus padres y los aman profundamente. Independizarse de ellos puede ser emocionalmente desgarrador. En otras palabras, el resentimiento de los adolescentes hacia sus padres es un subproducto de cuánto los aman.

Esa pieza adicional y exacta de información sobre el desarrollo puede cambiar por completo la forma en que los padres experimentan la adolescencia. Además, los adolescentes están haciendo una transición necesaria de estar centrados en la familia a estar centrados en sus compañeros.

Cuando los padres perciben a los adolescentes a través de una lente de desarrollo, pueden concentrarse más fácilmente en las fortalezas.

Quizás la fuerza más protectora en la vida de un joven es la consideración incondicional que un padre tiene por él. El conocimiento profundo que tiene un padre de todo lo que es bueno y correcto acerca de su hijo sigue siendo la «estrella del norte» que permite que el adolescente permanezca enraizado en sus propios valores.

Esta relación insustituible permite a los padres ayudar a los adolescentes a aprender a navegar por experiencias desafiantes. Pueden aprender de sus errores cuando saben que no se espera que sean perfectos (¿Quién de nosotros lo es?). Es cuán profundamente son amados lo que les ayuda a darse cuenta de que son dignos de ser amados, brindándoles una protección de por vida prácticamente inigualable.

Cinco verdades esenciales sobre los adolescentes

Cinco verdades esenciales sobre los adolescentes
Los padres son las personas más influyentes en la vida de los adolescentes.

Cambiemos nuestra cultura para que esté a favor del desarrollo destacando cinco verdades esenciales sobre los adolescentes. Debemos compartir estas verdades cuando y donde sea que hablemos de los adolescentes. Si hacemos esto, los mitos debilitadores ocuparán el lugar que les corresponde en los basureros llenos de suposiciones de larga data pero erróneas y refutadas.

Verdad #1: Los adolescentes se preocupan mucho por sus padres y quieren que se involucren en sus vidas. Se preocupan por el bienestar de sus padres y quieren complacerlos. Los adolescentes quieren escuchar las opiniones de los padres y aprender acerca de sus valores. Los jóvenes aprecian el tiempo que pasan con sus padres. La mayoría de los adolescentes consideran a sus padres como modelos a seguir y quieren ser como ellos. Los padres son las personas más influyentes en la vida de sus hijos adolescentes. A través de su guía activa, sabiduría compartida y presencia incondicional, tienen un papel insustituible en el desarrollo y bienestar de sus adolescentes.

Verdad #2: Los adolescentes son súper aprendices. La adolescencia es una época de desarrollo cerebral rápido y asombroso. Los adolescentes descubren más durante la adolescencia que en cualquier momento posterior. Los padres pueden ayudar a dar forma al futuro de sus hijos hasta bien entrada la edad adulta fomentando este desarrollo. Los padres deben dar a sus hijos la oportunidad de ampliar sus conocimientos y apoyar sus habilidades para resolver problemas.

Puede ser una emoción particular para los padres cuando reconocen la creciente capacidad de sus hijos para considerar la complejidad y ser testigos de cómo los adolescentes utilizan esta nueva capacidad en su vida cotidiana.

Verdad #3: Los adolescentes pueden ser tan considerados como los adultos. Los centros emocionales del cerebro adolescente en desarrollo están creciendo rápidamente. Los centros de pensamiento y razonamiento también están desarrollándose activamente, pero están un poco rezagados. Cuando se desencadenan sus emociones, dominan sus centros emocionales altamente desarrollados, lo que interfiere con el uso óptimo de sus habilidades de razonamiento en desarrollo.

Para recalcar este punto: los adolescentes piensan mejor cuando están tranquilos. Cuando los padres co-regulan con ellos (es decir, les prestan su calma) y les hablan de una manera que no los provoca emocionalmente, los adolescentes pueden acceder a sus habilidades de pensamiento tan fácilmente como un adulto. Los adolescentes valoran las conversaciones respetuosas y tranquilas que los involucran en el desarrollo de sus propias soluciones.

Verdad #4: Los adolescentes son exploradores naturales. Su deseo de probar cosas nuevas es clave para que adquieran nuevos conocimientos. Tienen una propensión a impulsar y explorar los límites porque es en esos límites donde existe el nuevo conocimiento.

Los padres y la sociedad deben ofrecer oportunidades enriquecedoras en los límites del conocimiento existente, permitiendo que los adolescentes se extiendan. Los adolescentes no buscan el riesgo. Quieren evitar el peligro. Pero necesitan que los padres les ofrezcan orientación sobre cómo ampliar sus conocimientos y habilidades de manera segura. Esto incluye crear límites claros más allá de los cuales no puedan desviarse. También incluye adultos que comparten lo que han aprendido a través de las experiencias de la vida.

En última instancia, estos límites y la sabiduría compartida permiten que los adolescentes desarrollen sus habilidades para tomar decisiones en entornos seguros.

Verdad #5: Los adolescentes son idealistas que ven lo que está mal en el mundo y quieren hacer algo al respecto. Debido a que los adolescentes tienen una capacidad recién descubierta para ver la complejidad junto con el hecho de que no han aprendido a aceptar los problemas como inherentemente inalterables, a menudo están al frente de los esfuerzos para resolver los problemas sociales.

Confiamos en ellos para imaginar un mundo mejor. Los padres deben ayudarlos a encontrar oportunidades para apoyar a sus vecinos y participar en sus comunidades. Deberíamos amplificar su voz cuando llaman la atención sobre problemas que hemos ignorado durante demasiado tiempo.

Crear una nueva narrativa adolescente

Todas nuestras acciones, tanto habladas como silenciosas, impactan el entorno en el que se desarrollan los adolescentes.

Un punto de partida es crear una nueva narrativa cultural que cuente la verdad sobre los adolescentes. Debemos desaprender los prejuicios que hemos internalizado después de la exposición repetida a representaciones de adolescentes centradas en el riesgo. Equipados con estas verdades del desarrollo, podemos actuar y optimizar la promesa de la adolescencia.

Entonces, la próxima vez que un amigo te diga que su hijo entrará en la adolescencia, dile:

¡Felicitaciones! Qué gran oportunidad tendrás de apoyar a tu hijo en su viaje hacia la edad adulta.

Este artículo fue escrito y publicado originalmente en inglés por el Dr. Ken Ginsburg, profesor de pediatría y especialista en medicina adolescente en el Children’s Hospital of Philadelphia y la University of Pennsylvania School of Medicine.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -