24.7 C
Madrid

Sidney Reilly, el ruin espía ruso que inspiró a James Bond

El aventurero y espía Sidney George Reilly llevó a cabo una arriesgada misión de espionaje para el Servicio Secreto de Inteligencia de Gran Bretaña, lo que le valió el apodo de "As de los Espías".

Si bien la sensacional capa y espada de los clásicos espías de la ficción provienen de muchas fuentes, se cree que gran parte de las artimañas detrás de las líneas enemigas y del falso bigote se puede atribuir a un solo hombre. Sidney Reilly, una leyenda de la temprana inteligencia británica y el modelo de James Bond, fue un misterio tanto para sus aliados como para sus enemigos.





Esta es la historia de un hombre «que lo sabía todo», que inspiró el personaje clásico del escritor Ian Fleming, desdibujó las líneas entre espía y criminal, y puede haber sido el aventurero más atrevido y cruel en la historia de la inteligencia británica.

¿Quién fue Sidney Reilly, el ‘As de los Espías’?

De lo poco que se sabe de los primeros años de vida de Sidney Reilly, es que le gustaban los subterfugios desde muy joven. Probablemente nació con el nombre de Salomón o Sigmund Rosenblum alrededor de 1873 en Kherson,Ucrania, entonces parte del Imperio Ruso.





Quién fue Sidney Reilly, el 'As de los Espías'
Foto de pasaporte recortada de 1918 del famoso agente de espionaje Sidney Reilly . Este pasaporte fue emitido bajo su alias de George.

Durante distintos momentos de su enredada y desconcertante vida, afirmó ser el hijo de un capitán de barco o clérigo irlandés, o de un coronel ruso aristócrata y terrateniente. De hecho, ni su esposa sabía sobre los verdaderos orígenes de Reilly, quedándose con la idea de que provenía de la nobleza polaca.

El propio Reilly aseguró que su nombre de nacimiento era ‘George’ y que asistía a un curso de química en Viena cuando lo llamaron de regreso a Odesa, Ucrania, para el funeral de su madre. Durante la ceremonia, según cuenta Reilly, su tío reveló que el joven George era producto de una aventura entre su madre y el Dr. Rosenblum, el médico judío que había tratado a la mujer.




En medio de la vergüenza, George tomó el nombre del médico, fingió su muerte en el puerto de Odesa y se escondió a bordo de un barco con destino a Sudamérica. Allí afirmó haber salvado a tres oficiales británicos durante una expedición al Amazonas, quienes luego le ofrecieron un pasaje a Inglaterra en agradecimiento.

El comienzo de Reilly en el espionaje

Ciertamente, gran parte del relato de Reilly probablemente era falso. No hay registros que corroboren sus afirmaciones, y la evidencia reciente sugiere que el Dr. Rosenblum no era otro que el tío de Reilly. En 1892, hubo disturbios estudiantiles en Odesa, al mismo tiempo que Reilly afirmó haber estado estudiando allí. El joven Rosenblum probablemente huyó a París para escapar de la Ojrana, el temible cuerpo de policía secreta zarista del Imperio Ruso.

La estancia de Reilly en París fue breve, ya que pronto se vio involucrado en el asesinato de un anarquista a quien le fue robada una gran suma de dinero. Al llegar a Inglaterra en 1895, convenientemente usó su riqueza robada para establecer una fábrica en Londres que producía medicamentos de curanderos.

El comienzo de Reilly en el espionaje
Se cree que Reilly nació en Odessa alrededor de 1873, aunque las versiones sobre su identidad real difieren.

Fue entonces cuando llamó la atención de William Melville, jefe de la Oficina del Servicio Secreto Británico. Reilly mantuvo una amplia red de contactos entre los emigrados judíos rusos y europeos, una fuente invaluable de información sobre política radical y revolucionaria.

En 1897, el incipiente espía conoció y cortejó a Margaret Thomas, de 24 años, y luego probablemente la ayudó a asesinar a su esposo, un vicario de 63 años con la enfermedad de Bright. Se casaron al año siguiente. La Policía Metropolitana de Londres, por razones que se desconocen, no investigó la muerte ni cuestionó la herencia de la pareja de varios cientos de miles de libras.

Pronto, Rosenblum consiguió un nuevo pasaporte británico que indicaba que había nacido en Irlanda como Sidney George Reilly. El único otro Sidney George Reilly registrado había muerto décadas antes al momento de nacer. Para el emigrado, había conseguido la nueva identidad que necesitaba para regresar a Rusia a salvo.

Reilly reúne información como especulador de la guerra

Reilly nunca había sido bueno con el manejo del dinero, y tras apostar y despilfarrar gran parte de la fortuna de su esposa, parece haber recurrido a un elaborado plan de falsificación de rublos rusos para mantenerse. Para el verano de 1899, la Ojrana se había puesto de moda y Reilly y Margaret, que viajaban con su pasaporte, huyeron a Port Arthur (hoy Lüshunkou, China), el puerto más grande de Rusia en el Pacífico.

Reilly se unió al personal del comerciante Moisei Akimovich Ginsburg, un proveedor de los rusos y especulador general de la guerra. Durante los siguientes cuatro años, el puesto de Reilly fue el encubrimiento ideal para estudiar las condiciones y la política de la región. Ginsburg también mantuvo una red de inteligencia privada, a la que probablemente se unió Reilly.

El papel de Reilly en la sorprendente victoria naval japonesa en Port Arthur es poco conocido: se le considera uno de los enigmas sin resolver sobre la guerra ruso-japonesa. Se sabe que él y un cómplice lograron robar los planos de defensa rusos, y que los reflectores rusos se apagaron misteriosamente cuando la flota japonesa zarpó hacia el puerto el 8 de febrero de 1904.

victoria naval japonesa en Port Arthur
Una impresión ukiyo-e del ataque nocturno a Port Arthur por parte de la Marina japonesa . El ataque sorpresa fue posible gracias a la recopilación de inteligencia de Reilly y Ho Liang Shung.

Solo dos meses después, las tropas japonesas bombardearon los restos de la flota rusa y destrozaron la presencia del Imperio en China. Por ese tiempo, Sidney Reilly desapareció una vez más.

Reilly espía contra la revolución rusa

Reilly regresó al espionaje en 1918 cuando conoció a Sir Mansfield Smith-Cumming, el legendario «C». Smith-Cumming fue uno de los primeros y más influyentes jefes del Servicio de Inteligencia Secreta, hoy conocido como MI6 o SIS, y más tarde inspiraría al maestro de espías de Ian Fleming, M.

Sin embargo, SIS no aceptaría a Reilly sin la comisión de un oficial, por lo que rápidamente se unió al Royal Canadian Flying Corps y navegó a Londres.

Smith-Cumming tenía la tarea de interrumpir la Revolución Rusa, “estrangularla en su cuna”, como dijo Winston Churchill ese año. Si bien el jefe de espías reconoció las calificaciones de Reilly, todavía tenía sus dudas. En su diario del 15 de marzo, anotó de su primer encuentro con el espía que era:

… dispuesto a ir a Rusia por nosotros. Muy inteligente, muy dudoso, ha estado en todas partes y lo ha hecho todo… Debo admitir que es una gran apuesta como lo es encontrarse con todos nuestros hombres en Vologda, Kief, Moscú, etc.

En menos de un mes, Reilly estaba coordinando actividades antibolcheviques en Moscú. Tenía planes de fomentar una rebelión armada contra el gobierno de Vladimir Lenin e instalar a Boris Savinkov, un exministro, como jefe de un régimen contrarrevolucionario.

Sin embargo, el plan se truncó cuando una joven intentó dispararle a Lenin. La policía secreta descubrió el supuesto complot y comenzó la brutal represión conocida como el Terror Rojo, en la que miles de presuntos contrarrevolucionarios fueron masacrados.

Una vez que la noticia del complot llegó a la prensa, Reilly fue vilipendiado como el conspirador clave y condenado a muerte en ausencia. Desató una persecución, pero cuando la policía secreta llegó al apartamento de Reilly en San Petersburgo, él había desaparecido una vez más.

Presenciando el colapso del imperio ruso

Casi inmediatamente después de su regreso a Inglaterra, Reilly fue enviado de regreso a Rusia en noviembre de 1918 para apoyar y espiar al contrarrevolucionario Movimiento Blanco en la incipiente Guerra Civil Rusa. Con su experiencia, Reilly no tuvo problemas para encajar en el estado mayor del general Anton Denikin, uno de los principales líderes blancos más exitosos.

Sin embargo, Reilly fue capaz de ver las señales, y cuando notó el fracaso de la misión de Denikin, el espía anotó en su diario: «El viejo régimen por todas partes».

Para el 21 de febrero de 1919, solicitó:

Que se me ordene regresar a casa ya que mi estadía adicional aquí es una pérdida de tiempo.

Regresó a Londres una vez más, recibió la Cruz Militar y luego viajó a Nueva York.

En los años siguientes, Reilly logró atraer inversores para un descabellado plan de invertir en una Rusia posbolchevique y casarse con una joven actriz llamada Pepita Bobadilla, quien insistía en que él era “el marido ideal”.

Pero Reilly anhelaba volver a Rusia.

Pepita Bobadilla
Reilly, a la derecha de la imagen, el día de su boda con la actriz Pepita Bobadilla en 1923.

Así entonces, el espía vio su oportunidad en septiembre de 1925, cuando conoció en París a un grupo de exiliados blancos aparentemente distinguidos que querían enviarlo de regreso para apoyar a un grupo que afirmaba ser monárquicos sobrevivientes.

La muerte de Sidney Reilly

No fue hasta que estuvo dentro del territorio soviético que Sidney Reilly finalmente se dio cuenta de que todo se trataba de una operación encubierta llevada a cabo por la OGPU (antigua policía secreta de la Unión Soviética precursora de la KGB). Capturado, primero respondió a los interrogadores con una terquedad pétrea.

Si bien Reilly no fue sometido a torturas, sí fue expuesto a un simulacro de ejecución, una experiencia que lo aterrorizó lo suficiente como para firmar una confesión.

El 5 de noviembre de 1925, el prolífico espía fue colocado en un saco, conducido al este de Moscú y fusilado al costado de la carretera.

La muerte de Sidney Reilly
Después de la ejecución, el supuesto cadáver de Reilly fue fotografiado en la sede de la OGPU alrededor del 5 de noviembre de 1925.

En el siglo transcurrido desde su muerte, la verdad sobre la vida de Reilly se ha vuelto difícil de distinguir de las mentiras que dijo. Sin embargo, su reputación se mantuvo firme entre los miembros de la comunidad de inteligencia.

Como lo expresó un ex oficial del SIS:

Era muy, muy bueno… un poco ladrón, casi se podría decir, sin duda una gran práctica. Pero como agente, fue soberbio.

Menos de 20 años después de su ejecución, un joven oficial naval llamado Ian Fleming trabajaba para el Director de Inteligencia Naval durante la Segunda Guerra Mundial. Entre episodios de coordinación del espionaje aliado en la Europa ocupada, Fleming encontró tiempo para leer sobre las hazañas de un espía con nombre en código «ST1» en los archivos, nada menos que Sidney Reilly, y las inmortalizó en James Bond, 007.

Años más tarde, Fleming admitió a un amigo que las aventuras de su héroe eran en gran parte las del mismo Reilly. Aun así, agregó:

James Bond es solo una tontería que soñé. Él no es un Sidney Reilly, ¿sabes?

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -