La nostalgia postsoviética de Vladímir Putin y su intento por recuperar el poder global de Rusia

Mientras servía en la KGB en Berlín Oriental, Putin se sintió conmocionado y humillado al experimentar de primera mano el colapso del poder soviético.

- Anuncio -

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética se mantuvo por casi cincuenta años como uno de los dos núcleos del poder mundial. Al ser disuelta en 1991, Rusia se vio perdiendo relevancia.





En esa época, Vladímir Putin era un joven oficial de la agencia de inteligencia rusa (KGB), y los acontecimientos de esos días influirían más tarde en muchos de los movimientos que hizo en los primeros años de su presidencia, buscando recuperar la importancia en el mundo que solía tener la Unión Soviética, además de restaurar el orgullo ruso.

El trauma personal de Putin tras la caída del Muro de Berlín

La transición que vino luego del colapso soviético fue bastante difícil para la mayoría de los rusos. Si bien Putin ascendió rápidamente en las filas políticas después de eso, tuvo su propio trauma personal asociado con la caída.





Como teniente coronel de la KGB de 37 años operando en la ciudad de Dresde, en Alemania Oriental, Putin observó con nerviosismo cómo multitudes enojadas asaltaban el extenso complejo del Ministerio para la Seguridad del Estado (Stasi) de Berlín en diciembre de 1989, solo unas pocas semanas después de que la caída del Muro de Berlín marcara el final del control soviético en Europa.

Vladímir Putin era un joven oficial de la agencia de inteligencia rusa (KGB)
Putin en la KGB, c. 1980.

Invadiendo las oficinas de la policía secreta de Alemania Oriental, la multitud se trasladó a su santuario interior: la sede de la KGB.





Putin pidió refuerzos armados para proteger a los empleados y los archivos confidenciales escondidos en las instalaciones, pero le dijeron que no llegaría ayuda. No tuvo más remedio que salir y mentirle a la multitud diciéndole que tenía hombres fuertemente armados esperando adentro para disparar a cualquiera que intentara entrar. El engaño funcionó, la multitud se disipó y los archivos secretos de la KGB sobre informantes y agentes permanecieron a salvo.

Putin sintió que estaba viendo desmoronarse de la forma más patética y humillante uno de los imperios más grandes y poderosos que el mundo había conocido.

Parecía lamentar no el costo humano o las tribulaciones materiales, sino la humillación nacional de un estado poderoso que simplemente implosionaba. Más tarde afirmó haber tenido la sensación durante algún tiempo de que el colapso del poder soviético en Europa era inevitable. Pero quería que algo diferente se levantara en su lugar. Y evidentemente se lo propuso.

Para restaurar el estatus de ‘primer nivel’ de Rusia, Putin acude a la historia

A comienzos de la década de 1990, Putin pasó de ser un engranaje de rango medio en la periferia de la KGB a convertirse en vicealcalde de San Petersburgo, y luego, en 1996, fue llamado a Moscú para trabajar para el Kremlin del entonces presidente Borís Yeltsin. Vio así, muy de cerca, cuán débil se había vuelto la nueva Rusia.

Putin y Liudmila Pútina
Putin y Liudmila Pútina en su boda, 28 de julio de 1983.

En 1998, cuando Bill Clinton llamó a Yeltsin para decirle que Estados Unidos estaba considerando ataques aéreos en Serbia, Yeltsin se puso furioso. Le gritó a Clinton que esto era inaceptable y luego colgó.

Los bombardeos, de todos modos, iniciaron.

Putin estaba decidido a que esto no pudiera continuar, e inmediatamente quedó claro que su estilo iba a ser muy diferente al de Yeltsin. Cuando el hombre clave de Bill Clinton en Rusia, Strobe Talbott, conoció a Putin por primera vez a fines de la década de 1990, el funcionario estadounidense descubrió que su estilo era completamente diferente del histrionismo o los sermones a los que estaba acostumbrado Yeltsin y otros funcionarios rusos.

Talbott quedó impresionado por la «capacidad de Putin para transmitir autocontrol y confianza de una manera discreta y sutil». Y el futuro presidente también usó una serie de trucos de su experiencia en la KGB para demostrar que tenía el control, asegurándose de mencionar a los poetas que Talbott había estudiado en la universidad para demostrar que había leído el archivo de Talbott.

Como recordó Talbott en sus memorias:

Me lo imagino interrogando a un espía capturado que ya había sido ablandado por los tipos más rudos.

Unos días antes de convertirse en presidente, a finales de 1999, Putin escribió un artículo en el periódico ruso Nezavisimaya Gazeta, describiendo su tarea tal como la veía:

Por primera vez en los últimos 200 a 300 años, Rusia enfrenta el peligro real de ser relegada al segundo o incluso al tercer nivel de potencias globales.

Llamó a los rusos a unirse para asegurarse de que el país siguiera siendo lo que llamó una nación de «primer nivel».

Putin presta juramento presidencial
Putin presta juramento presidencial junto a Borís Yeltsin, mayo de 2000.

Para lograr esto, Putin recurrió a la nostalgia postsoviética. El pasado reciente de Rusia había sido contradictorio, doloroso y sangriento, pero Putin estaba decidido a que los rusos se enorgullecieran de su historia. La victoria en la Segunda Guerra Mundial, todavía conocida en Rusia como la Gran Guerra Patriótica, se convirtió en una especie de mito fundacional nacional de la nueva Rusia.

En su primera celebración del Día de la Victoria, dos días después de su investidura en 2000, esto dijo Putin a los veteranos de guerra:

A través de ustedes, nos acostumbramos a ser ganadores.

Con cada año, la narrativa de la victoria se hizo más pronunciada. Cuestionar los lados más oscuros de las políticas soviéticas, como las deportaciones de pueblos como método de represión o las tácticas despiadadas del régimen de Stalin, se volvió cada vez más tabú.

Putin estaba decidido a que los rusos no se sintieran culpables por su pasado.

Putin pulió su imagen de tipo duro

La imagen personal de Putin evolucionó para reforzar la narrativa de un país recién resurgido. Se ganó a los rusos con su enfoque tranquilo y sensato y su forma firme de hablar. Con el tiempo, los asesores del Kremlin optaron por jugar sus cartas machistas, lo que resultó en una serie de oportunidades fotográficas que parecían volverse cada vez más absurdas: Putin a los mandos de un auto de carreras y un avión de combate, Putin montando un caballo con el torso desnudo, Putin volando un ultraligero con una bandada de grullas raras. Incluso hubo un rumor de que Putin quería ser lanzado al espacio para orbitar la tierra. Pero aparentemente la idea fue rechazada por la seguridad del Kremlin, que la consideró demasiado peligrosa.

Putin macho
Putin en Tuva, tomando el sol en 2017. Putin a menudo presenta una imagen de macho en los medios.

A medida que la imagen construida por Putin se acercaba a la de un superhéroe, su estilo de gobierno también cambió. El círculo de verdaderos tomadores de decisiones alrededor de Putin se redujo y se inclinó hacia personas con experiencia en servicios de seguridad. Putin se enorgullece de la lealtad por encima de todo, y muchas de las personas que lo rodean son las que conoce desde sus días en la KGB, o al menos desde la década de 1990 en San Petersburgo.

Estas personas casi nunca hablan con los periodistas, lo que dificulta la obtención de información confiable sobre el funcionamiento interno del Kremlin. Putin es un líder enclaustrado, que casi nunca usa Internet y recibe información principalmente en notas informativas que los ayudantes del Kremlin le entregan en carpetas rojas. Si bien cultiva una imagen como un hombre del pueblo, cada vez tiene menos contacto con los «verdaderos rusos», y cuando lo tiene, por lo general son encuentros cuidadosamente planeados.

Incluso en una inusual entrevista a los periódicos rusos en 2005, su entonces esposa Liudmila describió una imagen de un amo de la casa taciturno y autoritario. Ella dijo que a Putin solo se le podían hacer preguntas (nunca sobre el trabajo) cuando llegaba a casa tarde en la noche y bebía un vaso de kéfir antes de acostarse. Y Ludmila admitió que dejó de cocinar porque su esposo nunca elogió su comida.

Me ha puesto a prueba a lo largo de nuestra vida juntos. Constantemente siento que me está observando y verificando que tomo las decisiones correctas.

La pareja anunció su divorcio en 2013.

 

Reunión virtual del presidente de Rusia
Reunión virtual del presidente de Rusia, Vladímir Putin, con miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Rusia en marzo de 2022.

A lo largo de los años, Putin se ha convertido en sinónimo del nuevo estado, extendiendo su presidencia por más de dos décadas. Durante este tiempo, el uso de la Segunda Guerra Mundial junto con otras victorias y figuras históricas secundarias por parte de Putin se ha aumentado, tratando así de tejer una narrativa de la gloria rusa, comenzando con la época de los poderosos Monarcas Rusos del siglo X hasta la prolongada era del Vladímir que actualmente reside dentro del Kremlin.

Te puede interesar

Historias recientes

La historia poco conocida de Klara Hitler, la cariñosa madre del Führer

Desde la dictadura genocida de Adolf Hitler, muchos en Alemania y en el mundo...

Desapariciones en cruceros: 9 de los casos más misteriosos de la historia

Para muchos, viajar en crucero significa darse unas vacaciones de ensueño. En el mar,...

Amou Haji, el hombre más sucio del mundo que lleva casi 70 años sin bañarse

Es conocido en Internet como el hombre más sucio del mundo. Pero para Amou...

¿Tienes miedo de envejecer?

Samuel* tiene treinta y tantos años. “Se acerca un gran cumpleaños”, dijo. Estoy tratando de...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -