Alimentación del bebé: fases, evolución de la lactancia y consejos

Alimentación del bebé

Una adecuada alimentación del bebé es la principal prioridad de toda madre. ¿Cuáles alimentos puede tomar según su edad y cuáles no? ¿Qué tipo de nutrientes necesita el bebé en cada fase de su desarrollo?, son solo algunas de las interrogantes que las madres se hacen desde antes de darle la bienvenida al bebé.

Sigue leyendo y te daremos importantes consejos sobre la alimentación del bebé durante cada una de sus fases de crecimiento para asegurar su desarrollo físico y mental, en óptimas condiciones.

Las diferentes etapas de la alimentación infantil

La alimentación infantil se divide en distintos periodos, cada uno acorde al desarrollo del bebé, siendo estos como siguen:

Fase de lactancia exclusiva para bebés de 0 a 6 meses: durante esta etapa la leche materna es fundamental, dado que su desarrollo a esta edad solo le permite emplear los reflejos primarios de búsqueda de alimentos, succión y deglución.

Fase transicional para bebés de 6 a 12 meses: el bebé ya se ha desarrollado lo suficiente para comenzar a consumir progresivamente alimentos sólidos, como parte de la alimentación complementaria a la leche materna. Según las recomendaciones del pediatra para cada caso, en esta fase se puede introducir alimentos como papillas, purés y leche de continuación o de fórmula, entre otros.

Las diferentes etapas de la alimentación infantil

Fase de madurez o adulto modificado a partir del primer año: durante esta etapa es ideal ampliar la gama de alimentos gradualmente, conforme el bebé va desarrollando sus habilidades psicomotoras para tomar sus primeros cubiertos, como el vaso y la cuchara o el tenedor. Aquí se debe ir sustituyendo el biberón de a poco para ir integrando los mismos alimentos de la dieta adulta, siempre con precaución con posibles alergias o con aquellos alimentos que puedan representar un riesgo de atragantamiento.

¿Cuándo se comienza a sustituir la leche como alimento principal?

Lo cierto es que la leche, sea materna o de continuación, deberá estar presente durante todas las fases de alimentación del bebé. Sin embargo, conviene saber que es aconsejable suministrarle al bebé leche materna hasta los 6 meses; momento en que se debe introducir la leche de fórmula o de continuación, hasta los 3 años de edad del infante.

La leche de vaca o pasteurizada resulta bastante fuerte para el niño durante su desarrollo, por lo que esta se puede añadir a la dieta diaria del niño bastante después, justo en edad escolar. En cuanto a la leche de fórmula, esta debe irse cambiando progresivamente por distintas fórmulas que se vayan adaptando al ritmo de maduración del organismo del niño, para darle los nutrientes que necesita.

Igualmente, se recomienda que la ingesta de leche de continuación sea de 500 ml al día para proveer al infante de las cantidades de calcio, ácidos grasos y energía que requiere.

¿Qué necesito para alimentar a mi bebé?

La preparación de la habitación del bebé previo a su llegada es muy importante, por cuanto le permite a la madre hacerse de todos los implementos que necesita para poder alimentar al bebé de manera cómoda y placentera para ambos.

Qué necesito para alimentar a mi bebé

Así, hay una serie de accesorios que también irán cambiando conforme el pequeño o la pequeña va creciendo. Entre ellos, el sillón de lactancia especial para amamantar; los baberos y biberones para usar en la segunda etapa transicional de alimentación y los cuencos, vasos, cucharas y tenedores de plástico para introducir en la fase de madurez.