La increíble cantidad de microbios que ingresa a nuestro cuerpo al comer solo una manzana

Incluso el lavado de la fruta no elimina las bacterias, dado que la mayoría de estos microorganismos se alojan donde menos se espera.

La increíble cantidad de microbios que ingresa a nuestro cuerpo al comer solo una manzana

Entre las frutas que más se consumen en el mundo se encuentran las manzanas, que representan la fuente más importante de flavonoides en nuestras dietas y, en general, se les atribuyen diversos efectos beneficiosos para la salud humana. Pero muchos desconocen que representan una fuente de exposición directa a comunidades bacterianas menos estudiadas, según señalan en una reciente investigación de la Universidad Tecnológica de Graz (Austria) publicada en la revista Frontiers in Microbiology.

El grupo de biólogos a cargo del estudio asegura que una sola manzana, incluso si ha sido bien lavada antes de ser consumida, alberga cerca de 100 millones de microbios, y la mayoría de estos no habitan en la cáscara.

Asi lo indicó a EurekAlert la autora principal del estudio, la doctora Gabriele Berg:

Las bacterias, los hongos y los virus que se encuentran en los alimentos colonizan transitoriamente nuestro intestino. La cocción mata a la mayoría de estos, por lo que las frutas y verduras crudas particularmente son fuentes importantes de microbios intestinales.

¿Manzana orgánica o convencional?

Berg y su equipo de expertos analizaron el microbioma de manzanas cultivadas tanto de forma orgánica como convencional. Según los resultados, no se encontró diferencia significativa en la cantidad de bacterias entre las frutas producidas con estos dos métodos.

Como dato curioso, hallaron que la mayor comunidad bacteriana no se alojaba en la cáscara, sino en la pulpa de la fruta y en las semillas. Sin embargo, los científicos notaron que las manzanas que provenían de cultivos orgánicos tenían un microbioma más variado y más uniforme en comparación con los frutos producidos de forma convencional.

Los científicos creen que esta diversidad y equilibrio restringen el desarrollo excesivo de una especie bacteriana que puede causar algún tipo de patología en los seres humanos. Así entonces, determinaron que las manzanas orgánicas pueden tener efectos favorables para la salud de los consumidores.

Respecto a las manzanas convencionales, los resultados mostraron que poseen algunas bacterias con el potencial de afectar la salud de las personas, como la Escherichia-Shigella, que puede provocar graves infecciones intestinales.

En conclusión, cuando se trata de salud intestinal, “la variedad es la sal de la vida”, y en este sentido, las manzanas orgánicas parecen tener la ventaja.

¡Compártelo en tus redes!