28.1 C
Madrid

5 cosas sobre el café que quizá no conozcas

Muchas personas simplemente no pueden funcionar sin antes tomar su taza de café de la mañana. Es posible que hayas señalado a la cafeína como la fuente de tu poder, pero ¿Cuánto sabes realmente sobre el café?





Aquí hay cinco cosas sobre el café que quizá no conozcas.

1. ¿Es un grano?

grano de café
Cereza de café.





Las cosas como son: si bien se le conoce ampliamente como «grano de café», la parte de la planta que se tuesta y se muele para hacer la taza de la mañana (o de la tarde, de la noche o de la merienda) es en realidad una semilla. Es el «hueso» de una fruta roja llamada cereza de café. Técnicamente, la palabra «grano» solo se refiere a las semillas de plantas de la familia Fabaceae.

2. Merienda de gran impacto

Según cuenta la leyenda, el café fue descubierto por primera vez cuando un cabrero observó que sus cabras comieron algunas cerezas de café y se volvieron un poco locas con la cafeína. Ya sea que esa historia tenga raíces o no, el café fue originalmente consumido por humanos como alimento en lugar de bebida. Las primeras tribus africanas mezclaban la fruta y las semillas del café con grasa animal para hacer una especie de refrigerio energético.

3. Un residuo deseable

La variedad más cara de café en todo el mundo es la denominada kopi luwak, siendo su precio orientativo de unos 400 €/kg. Originario de Indonesia, este tipo de café se cosecha después de ser digerido y excretado por la civeta de las palmeras común, un pequeño mamífero parecido a un mapache. Dicho sin tapujos, es caca de café.




civeta de las palmeras común
civeta de las palmeras común.

El grano interno del café no es digerido, pero parece ser que sí es modificado químicamente por las enzimas presentes en el estómago de la civeta, que añaden sabor al café, rompiendo las proteínas que producen su amargor.

4. Vigilando la cafetera

La primera cámara web del mundo se creó para controlar una cafetera. A saber, la cafetera del laboratorio de computación «Trojan Room» en la Universidad de Cambridge.

Los investigadores Quentin Stafford-Fraser y Paul Jardetzky, cansados de dar paseos hasta la cafetera del departamento situada en otra habitación (la Trojan Room), decidieron conectar una cámara para controlar el nivel de café de forma remota desde la pantalla del ordenador.

Unos años después de su debut interno, la cafetera alcanzó fama internacional cuando sus imágenes se hicieron accesibles a través de Internet. La cámara web del café Trojan Room estuvo en línea durante diez años, de 1991 a 2001, y fue vista por millones de personas de todo el mundo.

Café omnipresente

Una buena taza de café realmente une al mundo. No en vano es el segundo producto más comercializado en el planeta. Entonces, ¿Cuál es el primero? Petróleo.

Afortunadamente, el café no causa tanta conmoción como su «energético» compañero ¡Si tan solo pudiéramos hacer que alimentara a nuestros coches! (Eso se ha intentado, con cierto éxito. Pero, ¿Quién desperdiciaría todo ese delicioso café?)

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -