Los espacios de coworking están acabando con la creatividad

Los espacios de trabajo conjunto o coworking pueden limitar la creatividad y la innovación de las nuevas empresas, según un estudio.

- Anuncio -

Los espacios de trabajo compartidos han tenido un auge en los últimos años. Pero si bien la idea es que podrían fomentar la colaboración y la innovación creativa a través de ideas compartidas entre nuevas empresas, una exploración reciente de un puñado de estudios de casos sugiere que durante períodos más largos, podría estar sucediendo lo contrario.





Haefliger y su colega Ghassan Yacoub, profesor de innovación y estrategia en la IESEG School of Management, investigaron las colaboraciones que surgen en el espacio de coworking en uno de los centros dedicados más grandes de Europa, Level 39. Construyeron un estudio de caso en torno a las siete start-ups de tecnología financiera utilizando este espacio, a través de entrevistas, material de archivo y observaciones.

Según escribieron los autores en su artículo:

A pesar del surgimiento de los espacios de coworking como nuevas prácticas de trabajo, se sabe poco sobre la formación de la colaboración y, específicamente, sobre el surgimiento de prácticas colaborativas dados estos espacios de trabajo abiertos y flexibles para reunirse e interactuar con empleados de otras organizaciones.





Un sentido de comunidad y apertura son procesos bien conocidos para fomentar la productividad, la colaboración y, a su vez, la innovación. Por lo tanto, parece contradictorio que el equipo descubrió que, con el tiempo, trabajar en este entorno compartido parecía obstaculizar las prácticas de colaboración entre las empresas que podrían generar innovación.

Inicialmente, los espacios compartidos ayudaron a instigar la confraternización entre las nuevas empresas, con interacciones informales y planificadas que incluyeron eventos, talleres y charlas en las áreas comunes (cocina común, salón y áreas de descanso), todo lo cual facilitó los primeros pasos de un práctica colaborativa.

Pero cuando esas actividades continuaron, también interfirieron con las colaboraciones, y los intentos de organizar el espacio para eventos se consideraron una distracción.





De las siete nuevas empresas, tres terminaron dejando el espacio de coworking, diciendo que los beneficios de los espacios colaborativos no duraron y que los cambios constantes a medida que se agregaban más empresas eran perjudiciales.

Como señaló un representante de una de las empresas:

Tal vez se está volviendo demasiado grande para que todos se beneficien por igual.

Hay demasiadas empresas allí y el salón principal está superpoblado con miembros sin cita previa en lugar de ser un lugar informal para que las empresas permanentes se reúnan, hablen y se conozcan entre sí.

Con el objetivo de escalar la empresa de coworking, la perspectiva de que sus usuarios valoren las cualidades en función de un crecimiento limitado podría verse como un conflicto.

Haefliger y Yacoub descubrieron que, para que las colaboraciones continuaran de manera sostenible, debían gestionarse activamente, pero que existe un delicado equilibrio entre alentar la innovación y sofocarla.

Según explica Haefliger :

Es responsabilidad del anfitrión del espacio y de quienes lo utilizan convertirlo en un entorno que pueda ver asociaciones en auge y un semillero de ideas de próxima generación.

Por supuesto, este es solo un ejemplo de los experimentos de coworking que se están realizando en todo el mundo, basados ​​en siete empresas de tecnología financiera. Otras industrias, como las creativas o las organizaciones sin fines de lucro, pueden encontrar que el proceso de coworking es diferente para ellas, señalan los investigadores, pero sus hallazgos podrían proporcionar una comparación útil para futuras investigaciones.

10 partes del cuerpo humano que son inútiles (o tal vez no)

¿El cuerpo humano contiene partes verdaderamente inútiles? Podría decirse que sí, pero es posible...

La ‘teoría de la estupidez’ de Bonhoeffer: el estúpido suele ser más peligroso que el malvado

Hay un adagio en Internet que dice: "Debatir con un idiota es como intentar...

¿Quieres orgasmos más intensos? Enciende un porro, dicen los científicos

Un estudio reciente de científicos de la Universidad de Carolina del Este y la...

La historia de John Harvey Kellogg, el controvertido inventor de las hojuelas de maíz

Resulta sorprendente descubrir que el famoso cereal para el desayuno, 'Kellogg’s Corn Flakes', tiene...
- Anuncio -
- Anuncio -