28.6 C
Madrid

Una antigua técnica puede mejorar tu capacidad de atención

La economía moderna de la atención secuestra nuestra capacidad de concentración, pero una técnica antigua ofrece un medio para recuperarla.

¿Te suena esto familiar? No puedes concentrarte. Estás aburrido un minuto, abrumado al siguiente y estresado de cualquier manera. Cometes errores que no deberías y luego piensas en ellos durante horas. Cuando tratas de ser productivo, no puedes pasar cinco minutos sin revisar tus mensajes de texto, temer un compromiso futuro o entrar a otra habitación para revisar… algo.





La neurocientífica Amishi Jha abre su libro Peak Mind con esta viñeta para ilustrar una verdad importante: no estás solo. La mayoría de las personas no pueden pasar tres minutos en el trabajo sin ser interrumpidas por un colega parlanchín, y los estudiantes citan el atractivo de las redes sociales y otras distracciones digitales como un gran obstáculo para sus estudios.

Como explica Jha en su libro:

He visto ciertos patrones universales en la forma en que funcionan todos nuestros cerebros, tanto cuán poderosamente pueden concentrarse como cuán extraordinariamente vulnerables son a la distracción, sin importar quién seas o lo que hagas.





En el corazón de esta situación, argumenta Jha, está la atención, específicamente, las muchas formas en que podemos desconectarnos de ella. La atención agotada crea una niebla mental. La atención secuestrada se manifiesta como ansiedad y preocupación. La atención fragmentada destruye nuestra capacidad de concentración. La atención desconectada nos mantiene separados de los demás. Cada aflicción de atención hace que pierdas la sincronización con lo que sucede a tu alrededor, lo que afecta lo que piensas, cómo te sientes, lo que aprendes, cómo reaccionas y tus relaciones con los demás.

En resumen, la atención no es solo una cuestión de dónde está tu enfoque. Es la fuerza interna que da forma a cómo te encuentras y experimentas tu vida en su totalidad.

Atención: una moneda cognitiva

En su libro, Jha compara la atención con una moneda. Puedes pagársela a otros, y ellos pueden darte la suya. Puedes solicitarlo con espíritu de caridad: «¿Me prestas tu atención, por favor?» Y como puede atestiguar cualquier padre cuyo hijo esté al alcance del oído de un camión de helados, la atención puede ser robada directamente.





Esta conexión es más que metafórica. La atención es un recurso económico escaso; solo tienes mucho para dar en tu vida. Cuando te enfocas en una persona, un tweet, un sueño o un programa de televisión, estás dedicando un momento de atención. Nunca podrás recuperarlo y no podrás proporcionarlo en ningún otro lugar. Lo mismo aplica para cualquier billete de 10 euros que hayas dejado en tu billetera.

Pero como ese diez, la atención también es un medio de intercambio. A cambio de los tuyos, puedes recibir amor, conocimiento, entretenimiento, autocomprensión y mucho más.

Dado lo poderosa que es la atención, debemos respetar realmente dónde colocamos este valioso recurso cerebral.

Seguro de vida evolutivo

Esta moneda cognitiva se negocia a través del sistema de atención de tu cerebro. Este sistema filtra los ruidos, las imágenes y los sonidos innecesarios del entorno junto con los pensamientos que distraen y la charla mental. Sin él, no podrías concentrarte en absoluto. Tu mente consciente se estancaría por la gran cantidad de información que la bombardea, como una computadora con memoria RAM sobrecargada.

Sin embargo, este sistema de atención no es infalible. Se distrae fácilmente cuando encuentra información novedosa, emocionante, amenazante o relacionada con uno mismo en el entorno. Y este truco de puerta trasera no es un defecto; es una característica del diseño evolutivo.

Por ejemplo, imagina que eres un humano antiguo que pesca con arpón en un río africano. Estás concentrado intensamente en el agua brillante, tratando de apuntar tu impulso para dar cuenta de la curvatura de la luz. De repente, tu ojo capta algo en su periferia. Es largo, marrón y se mueve medio sumergido en el agua.

Tu sistema de atención romperá su enfoque y se lanzará hacia esa amenaza potencial. Si se trata solo de un tronco, has prestado atención a algo insignificante y puedes volver a pescar. Pero si es un cocodrilo del Nilo, entonces tu seguro de atención pagó mucho. La distracción acaba de salvarte la vida.

Viviendo en el rojo atencional

Aunque la distracción tiene sus usos, hoy en día es una cualidad siempre presente en nuestras vidas, que nos distrae de nuestra atención cuando más la necesitamos. Eso es porque, escribe Jha, si bien la atención es poderosa, también es frágil. Puede romperse fácilmente por el estrés, las amenazas y los estados de ánimo negativos. Y el predominio de estas fuerzas está provocando nuestra crisis de atención.

No te hagas una idea equivocada. Al igual que la distracción, estas tres fuerzas pueden ser ventajosas. El estrés tiene un lado positivo llamado eustrés. Son los niveles bajos a medios de estrés los que te motivan a lograr algo. Sin él, no tendrías impulso y todos los días serían una pausa apática en medio del aburrimiento.

Del mismo modo, un estado de ánimo negativo puede indicar que algo anda mal. Esa inquietud puede impulsarte a resolver el problema y levantar el paño emocional.

Pero el mundo moderno ha hipercargado estas fuerzas más allá del punto de inflexión de la utilidad. El estrés se ha convertido en angustia, los estados de ánimo negativos se han convertido en melancolía crónica y las amenazas están sobrerrepresentadas. Hay muchas razones para esta hipercarga, pero una destacada es la economía de la atención.

Las empresas de tecnología, los medios de comunicación y los actores políticos ahora reconocen la atención como el recurso que es y, en cierto modo, la consideran más valiosa que el dinero.

Como explica un artículo de Berkeley Economic Review:

El dinero sigue a la atención, mientras que lo contrario no es necesariamente cierto. A medida que nuestra economía se vuelve más dependiente de la atención, el medio de intercambio fluye de los poseedores de lo antiguo a los poseedores de lo nuevo.

Dado el valor de la atención, no es de extrañar que las empresas hayan creado productos y servicios para apuntar a las puertas traseras atencionales que la evolución dejó abiertas.

Las organizaciones de noticias, por ejemplo, favorecen los titulares que gotean con amenazas y tragedias, el llamado estándar «si sangra, lidera». Eso es porque estamos programados para evaluar las amenazas y determinar qué se puede hacer. Esencialmente, necesitamos averiguar si la historia representa un tronco o un cocodrilo. Cuantas más personas se vean obligadas a realizar esa evaluación, más periódicos se venderán.

Estas amenazas no tienen que ser físicas. Como escribe Jha:

Nuestra reputación, bienestar financiero o sentido de la justicia pueden verse amenazados.

La gente solía prestar parte de su atención diaria a las noticias, ya sea leyendo el periódico por la mañana o viendo una hora la transmisión vespertina. Pero en la era de la cobertura de noticias las 24 horas del día, los 7 días de la semana, la era de la economía de la atención, estamos pagando ese costo de atención durante todo el día. Con el tiempo, se convierte en una considerable pérdida de nuestra energía mental, pero seguimos revisando nuestras noticias en busca de amenazas, incluso cuando deberíamos estar enfocados en otra cosa.

Entrena tu atención

Entonces, ¿la respuesta es aislarse de los factores estresantes, desconectarse de las redes sociales y optar por no participar en la cobertura de noticias?

Según Jha:

Mi respuesta es un no rotundo. Muchos factores estresantes son inevitables, mientras que otros son parte de nuestro viaje hacia la realización y el éxito; si los eliminamos, nos estaríamos limitando.

Si bien la atención es al mismo tiempo poderosa y frágil, tiene una tercera característica: se puede entrenar a través de la atención plena. Así como el ejercicio entrena el cuerpo, la atención plena entrena la mente al fortalecer tu metaconciencia, es decir, tu capacidad de ser consciente de dónde estás colocando tu conciencia.

Cuanto más fuerte se vuelve tu metaconciencia, más control tienes sobre tu sistema de atención. Ese control te ayuda a mantener tu atención en el momento presente, enriqueciendo la forma en que te encuentras y experimentas tu vida.

A través de su investigación, Jha descubrió lo que ella llama la «dosis mínima efectiva» de atención plena. Su equipo descubrió que los participantes del laboratorio que practicaban la atención plena durante 12 minutos o más al día vieron beneficios en medidas objetivas de atención y estado de ánimo. Los que practicaban por menos no lo hacían.

En Peak Mind, Jha establece un régimen de cuatro semanas para ayudar a los lectores a desarrollar sus hábitos de atención plena. Pero en su entrevista, Jha compartió un ejercicio que puedes hacer ahora mismo para ejercitar tu sistema de atención. Simplemente sigue estos pasos:

  1. Comienza por instalarte en tu cuerpo.
  2. Observa cómo te sientas y respiras.
  3. Si te sientes cómodo, cierra los ojos.
  4. Pregunta: ¿Qué está ligado más vívidamente a mi respiración? ¿Es la frescura del aire que entra y sale de mis fosas nasales? ¿O mis hombros que se mueven hacia arriba y hacia abajo?
  5. Dirige tu atención a esta sensación.
  6. Si notas que tu atención se ha desviado, redirígela de nuevo a tu respiración.

En teoría, el ejercicio parece demasiado fácil. Tal vez incluso un poco aburrido. Pero es probable que descubras que tu mente a menudo se aleja de la sensación de tu respiración. Te perderás reviviendo un recuerdo de la infancia, preocupándote por un proyecto inacabado o deleitándote con una fantasía favorita. Cualquiera que sea el caso, no es un fracaso de tu parte. Redirigir tu enfoque de nuevo a la respiración es el punto. Esa es la clave para fortalecer tu capacidad de atención.

Como recomienda Jha:

Las mentes divagan. Es algo natural que hace el cerebro. Cuando nuestra mente se aleje, devuélvela suavemente. Simplemente comienza de nuevo.

Te puede Interesar

Descubre más

Historias similares