Aprende a optimizar tu PC al máximo para tus videojuegos

Aprende a optimizar tu PC al máximo para tus videojuegos

Los juegos para PC están viviendo su mejor momento con muchos títulos disponibles, a una calidad y rendimiento que serían la envidia de las consolas de videojuegos tradicionales. No obstante, se suele perder mucho de la experiencia de cada videojuego cuando una PC no está al 100% configurada para correr estos programas correctamente.

¿Sabías que solo con algunas configuraciones puedes incrementar el rendimiento de tu PC hasta en un 30% para tus juegos? Podrías ahorrarte hasta 200 euros, que es lo mismo que cuesta una tarjeta gráfica.

A continuación, te contamos las configuraciones básicas que debes completar para optimizar el rendimiento de tu PC y por ende, mejorar la experiencia al disfrutar tus videojuegos.

1. Revisa los virus y troyanos

Antes de comenzar con cualquier otra configuración, debes eliminar posibles software espía y troyanos. Seguramente piensas que con un antivirus instalado para esta función ya no tendrías que preocuparte, pero lo cierto es que igualmente es necesario que realices un chequeo exhaustivo de tu ordenador, cuando menos, una vez por semana. Para una mayor protección, instala un software antimalware.

2. Actualiza la BIOS

La BIOS administra la configuración de la memoria, del procesador y de los periféricos, siendo además responsable del buen funcionamiento de todos los demás dispositivos instalados. Por ello es muy importante actualizarla cada cierto tiempo. En los manuales del ordenador puedes ubicar el modelo de placa base que posees. Una vez lo sepas, busca en el sitio oficial del fabricante la sección de Drivers/actualizaciones/soporte. Eliges la opción que corresponde al modelo de tu BIOS y luego solo descargas la última versión.

Actualiza la BIOS

3. Remplaza los drivers

Es muy importante que lleves a cabo la actualización de los drivers de tu tarjeta gráfica, de modo que puedan corregir más eficientemente los posibles bugs gráficos que surgen al correr los videojuegos. Por esta razón, es ideal que siempre descargues el driver más reciente de la tarjeta gráfica desde la web del fabricante, cada vez que instales un nuevo juego.

4. Renueva el sistema operativo

Revisa manualmente los updates de tu sistema operativo cada semana, aun cuando actives la actualización automática.

5. Cerciórate de que no se recaliente el hardware

El exceso de calor en los chips afecta en gran manera no solo el desenvolvimiento de los juegos en el ordenador, sino también el rendimiento del mismo. Cuando los chips y la circuitería de la placa madre no se ventilan adecuadamente se calientan en exceso, originando incluso bloqueos reincidentes en el sistema operativo. Este calor en exceso también disminuye la velocidad del procesador.

Para mantener la temperatura del hardware bajo control, busca en Internet software gratuitos que sirvan para medir la temperatura interior de tu ordenador. Asegúrate también de que no haya exceso de polvo obstruyendo las aspas de los ventiladores internos, abriendo la tapa del CPU.

6. Inspecciona las conexiones

Que tengas los mejores altavoces para tu computadora, así como mandos y un teclado gaming de alta calidad enriquece significativamente tu experiencia de juego, pero es fundamental que estos periféricos y sus conexiones (con cable o inalámbricas) se encuentren en perfecto estado.

En el caso de las conexiones con cable, te recomendamos revisar su trayectoria, verificando que no existan cortes o dobleces en las mismas. En cuanto a las inalámbricas, cerciórate que los dispositivos se encuentren ubicados dentro de las distancias recomendadas por los fabricantes y que tengas instalados los códecs compatibles.

mejores altavoces para tu computadora

7. Ajusta la memoria virtual

Es esencial que cuentes con una memoria RAM lo suficientemente libre para que los videojuegos corran sin problema. Para que esta no exceda el límite de almacenamiento, se recomienda instalar una superior a los 4GB de RAM. Pero, si tu memoria es de menor capacidad, el sistema operativo empezará a usar el disco duro en lugar de le memoria RAM, afectando la velocidad de la PC. A esto se le llama Memoria Virtual y debes optimizarla para que su uso por parte de Windows sea más eficiente.

Otras configuraciones que no deberías dejar de lado son la limpieza y desfragmentación del disco duro, la desactivación de aplicaciones de segundo plano, aligerar el inicio de Windows y desinstalar programas que ya no uses.