¿De dónde viene el mito del unicornio?

Es probable que los unicornios estén inspirados en varios animales de la vida real.

- Anuncio -

El unicornio es una de las criaturas míticas más famosas, a menudo representado como un caballo blanco con un cuerno en espiral saliendo de su frente. No es difícil imaginar un caballo con un cuerno, y durante gran parte de la historia de la criatura mítica, la gente pensó que realmente existía. Pero, ¿de dónde viene este mito?





Las imágenes de unicornio se remontan a la civilización del valle del Indo (alrededor de 3300 a. C. a 1300 a. C.) en el sur de Asia, que incluía partes de los actuales Afganistán, Pakistán e India. Un perfil lateral de lo que parece un caballo con un solo cuerno aparece en los sellos de ese período. Sin embargo, estas imágenes probablemente eran representaciones de uros (Bos primigenius), un buey salvaje ahora extinto, según señala el Museo St Neots en Inglaterra.

Las descripciones chinas escritas de un unicornio asiático datan de alrededor del 2700 a. C., según el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York (AMNH). Este «unicornio» parecía ser una combinación de diferentes animales y tenía el cuerpo de un ciervo, la cola de un buey, un pelaje multicolor o escamoso parecido a un dragón y un cuerno (o cuernos) cubierto de carne. A pesar de las diferencias físicas, los unicornios asiáticos fueron descritos como criaturas evasivas y solitarias, tal como lo fueron en registros europeos posteriores.





La primera mención registrada de unicornios en la literatura occidental se produjo en el siglo IV a. C.

sello de la civilización del valle del Indo
Molde de un sello de la civilización del valle del Indo, 2500-1500 a. C. Aproximadamente 3,5 cm x 3,5 cm.

Ctesias, un médico e historiador, escribió cuentos de viajeros indios y describió «asnos salvajes» del tamaño de caballos con cuerpos blancos, ojos azules, cabezas rojas y un cuerno multicolor de aproximadamente 50 centímetros de largo, según lo informado por la revista Time en 2008. El unicornio de Ctesias probablemente se basó en descripciones de múltiples animales, como asnos salvajes y rinocerontes indios (Rhinoceros unicornis).





Los errores de traducción ayudaron a transformar a los unicornios de confusos animales compuestos en majestuosas criaturas blancas.

En el siglo III a. C., los eruditos que tradujeron la Biblia del hebreo al griego tomaron la palabra hebrea re’em, probablemente el nombre de los uros, y la convirtieron en la palabra Monocerus (derivada del griego monokeros), que significaba «un cuerno», usada anteriormente para los rinocerontes.

La palabra más tarde se convirtió en «unicornus» en las traducciones latinas de la Biblia griega y «unicornio» en las versiones en español del latín. El unicornio se convirtió así en un animal bíblico asociado con Jesucristo y la pureza.

Asno indio de Ctesias
Asno indio de Ctesias, según una ilustración del manuscrito de Ange Vergèce, calígrafo del rey (Francia, 1554).

En el siglo XIII, el explorador italiano Marco Polo descubrió que las historias de unicornios no coincidían con la realidad cuando viajó por Asia y vio lo que pensó que era un unicornio por primera vez:

Se deleitan en vivir en el fango y el lodo. Es una bestia horrible de ver, y de ninguna manera se parece a lo que pensamos y decimos en nuestros países.

Polo describió a la criatura con un gran cuerno negro; pelo como el de un búfalo; y pies como los de un elefante. Hoy en día, se acepta ampliamente que el «unicornio» que Polo vio era un rinoceronte.

En la Edad Media, marineros y mercaderes introdujeron colmillos de narval (Monodon monoceros) en los mercados europeos y los vendieron como cuernos de «unicornio». Los narvales son ballenas dentadas del Ártico. Los narvales machos poseen un diente saliente de 2 a 3 metros de largo que se asemeja a un cuerno, según explica el Centro de Ciencias Polares de la Universidad de Washington.

Dibujo del Museum Museorum de Michael Bernhard Valentini
Dibujo del Museum Museorum de Michael Bernhard Valentini (1704) que compara el objeto vendido como un «cuerno de unicornio medicinal», una representación de narval, un esqueleto reconstruido de «unicornio fósil» y una representación equina del unicornio.

Los europeos no tenían una descripción consistente de cómo deberían verse los cuernos de unicornio antes de que se intercambiaran los colmillos de narval. Después de que los colmillos llegaron a los mercados medievales, los cuernos de unicornio casi siempre se describieron como largos, blancos y en espiral, al igual que los colmillos de narval, según el AMNH.

Un estudio de 2004 publicado en el European Journal of Archaeology señaló que los narvales eran en gran parte desconocidos en Europa en la Edad Media, aunque algunas personas los cazaban y adquirían sus colmillos. Según el autor del estudio:

El unicornio es bien conocido en la cultura pictórica y escrita medieval , particularmente en los siglos XIV y XV, mientras que llama la atención la ausencia de narvales en el arte y el pensamiento de Europa occidental.

Si bien los narvales realmente existían, la mayoría de la gente no había oído hablar de ellos, por lo que los colmillos ayudaron a reforzar las historias de unicornios míticos, que no eran reales pero en los que comúnmente se creía.

representación contemporánea del unicornio
Típica representación contemporánea del unicornio.

La creencia común entre los europeos de que los unicornios realmente existían se desvaneció en el siglo XVIII, según el Museo St Neots. Después de todo, nadie pudo encontrar un animal real que coincidiera con la descripción exacta del unicornio.

Te puede interesar

Historias recientes

La historia poco conocida de Klara Hitler, la cariñosa madre del Führer

Desde la dictadura genocida de Adolf Hitler, muchos en Alemania y en el mundo...

Desapariciones en cruceros: 9 de los casos más misteriosos de la historia

Para muchos, viajar en crucero significa darse unas vacaciones de ensueño. En el mar,...

Amou Haji, el hombre más sucio del mundo que lleva casi 70 años sin bañarse

Es conocido en Internet como el hombre más sucio del mundo. Pero para Amou...

¿Tienes miedo de envejecer?

Samuel* tiene treinta y tantos años. “Se acerca un gran cumpleaños”, dijo. Estoy tratando de...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -