Cómo tus pulmones pueden recuperarse del daño causado por el tabaquismo (solo si dejas de fumar)


Cómo tus pulmones pueden recuperarse del daño causado por el tabaquismo (solo si dejas de fumar)

Una nueva investigación ha descubierto que tus pulmones poseen una extraordinaria capacidad para recuperarse de las mutaciones genéticas cancerosas provocadas por la adicción al tabaco.

Lo que hasta hace poco se sabía era que estas mutaciones causantes de cáncer pulmonar persistían durante toda la vida, aun cuando la persona dejaba de fumar.

Sin embargo, un informe publicado recientemente en la revista Nature señala que el reducido número de células que logran salvarse de los efectos provocados por el tabaquismo podría restaurar los pulmones.

La recuperación fue observada incluso en pacientes que, antes de dejar de fumar, habían consumido un paquete de cigarros al día durante cuarenta años.

Mutación celular

El humo del tabaco contiene miles de compuestos químicos que dañan y mutan el ADN en las células sanas de los pulmones, convirtiéndolas poco a poco en cancerosas.

Mutación celular
El tabaquismo es responsable de las mutaciones causantes del cáncer pulmonar.

Durante la investigación fueron analizadas biopsias pulmonares de 16 individuos, entre los que se encontraban fumadores, exfumadores, personas que nunca habían fumado y niños. Descubrieron que las mutaciones en los pulmones de los fumadores se presentan a gran escala incluso antes de contraer cáncer.

Gran parte de la muestra de células tomada de las vías respiratorias de actuales fumadores y exfumadores evidenciaban procesos mutacionales específicos del tabaco. En algunos casos hasta 10.000 mutaciones por célula.

La doctora Kate Gowers, investigadora asociada del University College London y coautora de la investigación, explicó:

Estas mutaciones pueden considerarse como minibombas de tiempo que esperan el próximo golpe que las haga convertirse en cáncer.

Los resultados determinaron que hasta un 90% de las células pulmonares de los actuales fumadores presentaban mutaciones. Pero aún les quedaba un remanente de células sin afectaciones.

Todavía no se sabe concretamente cómo estas células escaparon de la destrucción genética provocada por el tabaco, pero los científicos en su asombro dijeron que parecían “permanecer en un búnker nuclear”.

Y cuando la persona deja definitivamente de fumar, son este grupo de células sanas las que “como por arte de magia” se reproducen en los pulmones para reemplazar a las células estropeadas.

dejar de fumar
Las personas que dejan de fumar podrían darles a los pulmones la oportunidad de que las células más saludables compensen algunos de los daños existentes.

Los autores dijeron que una de las cosas más sorprendentes fue que a los pacientes que habían dejado el tabaco tras estar fumando durante 40 años, se les halló células regeneradas y completamente ilesas de los efectos del tabaquismo.

No obstante, desconocen aún cómo actúa el sistema que permite a las células saludables reproducirse para reemplazar a aquellas que están enfermas.

Advertencia

Si bien este trabajo plantea una idea muy motivadora en cuanto a la recuperación de los fumadores, el pequeño tamaño de la muestra analizada y otros factores que requieren mayor estudio, hace que se tenga que mirar con más cuidado los resultados de la investigación.

¡Compártelo en tus redes!