28.6 C
Madrid

3 reglas para atrapar a un mentiroso

En un mundo donde asumimos que la gente dice la verdad, los mentirosos prosperan. Para evitar que exploten a los demás, aquí hay tres reglas para atrapar a un mentiroso.

Habrás mentido en algún momento de la última semana. Tal vez incluso hoy. ¿Pero qué tan grande era esa mentira? ¿Fue una de esas pequeñas mentiras fáticas, como, «Oh, estoy bien», cuando en realidad estás privado de sueño, sufres de un dolor de cabeza palpitante y te balanceas en un mar agitado de ansiedad? ¿Es una mentira piadosa que salva una relación, como “Eres la única persona que me importa en la vida”? ¿O es algo mucho más grande: un crimen, una infidelidad, una traición o un sórdido secreto?





Mentir es un truco difícil de acertar. Miente demasiado y nadie confía en ti. Miente muy poco y se burlarán de ti, te llamarán «directo» y te rechazarán como socialmente inapropiado. Somos una especie de «verdad-predeterminada», lo que significa que nuestra posición predeterminada es creer lo que dicen los demás. Asumimos que la gente está diciendo la verdad. Por lo tanto, la mentira debe implementarse con cuidado y moderación.

La ventaja del mentiroso

Si la vida es un juego de computadora, entonces mentir es el código de trucos. En un mundo gobernado por la teoría de la verdad por defecto, el impostor es el rey. Mentimos para salir adelante en la vida y sacar ventaja sobre los demás. Por ejemplo, mentir sobre una infidelidad mantiene unida a la familia y evita ese divorcio complicado y costoso.





“Exagerar” tus calificaciones te otorga un trabajo mucho mejor pagado. Decir que has leído Guerra y paz cuando solo has visto la adaptación televisiva te hace sonar como una persona inteligente, educada y decidida.

Con tales beneficios, no es de extrañar que mentir nos resulte fácil y natural. Los niños de tan solo dos años mienten, y a los ocho años, el 80 por ciento de los niños mienten si pueden salirse con la suya. Un estudio sugiere que la mayoría de nosotros mentimos al menos una vez en una conversación de diez minutos. Eso significa que la mayoría de nosotros tiramos unas 30 mentiras al día.

Si mentir es la forma en que llegamos a la cima y nos aprovechamos unos de otros, merece la pena poder detectar a un mentiroso. Cuando Simón hace trampa en el juego, debemos llamarlo. Cuando Susana está explotando a todos los demás, debemos asegurarnos de que reciba su merecido.

3 reglas para atrapar a un mentiroso





Hace unos años, salió un trabajo de investigación que examinaba las diversas técnicas utilizadas en el «interrogatorio de detenidos de alto valor», básicamente, cómo interrogar al tipo de tipos malos que podrías ver en una película. Con base en esta investigación, podemos resumir tres reglas para atrapar a un mentiroso.

Regla 1: Mantenlo hablando

Fuera de las cámaras de interrogatorio de la policía con abogados, la mayoría de la gente responderá a sus preguntas. Rara vez tendemos a responder a amigos o familiares con «Sin comentarios». Si bien los que dicen la verdad tienden a hablar y revelar más, los mentirosos a menudo dudan o son incapaces de hacerlo porque:

No pueden basarse en recuerdos reales, carecen de imaginación para fabricar una historia detallada y plausible o temen que se delaten.

Lo que el estudio encontró es que dejar que alguien hable lo revela mucho mejor que los «métodos acusatorios» (del estilo «¡Sé que lo hiciste!» ).

Entonces, si quieres detectar a un mentiroso, se un buen oyente. Haz preguntas. Mantenlo hablando. Pero, si realmente quieres detectar a un mentiroso, debes hacer «preguntas imprevistas». Un mentiroso, especialmente uno experimentado, tendrá un guión listo. Tienen un hilo prefabricado y lo van a hilar. Para evitar esto, debes preguntar sobre los aspectos menos pertinentes de una situación. Si estuvieran en un restaurante, ¿de qué color eran las sillas? Si se estaban quedando con amigos, ¿en qué habitación dormían? ¿Cómo se veía?

Regla #2: Escucha sus sentimientos (o la falta de ellos)

En la literatura de interrogatorios, hay una idea llamada «monitoreo de la realidad». Esto se refiere al “proceso por el cual un individuo atribuye un recuerdo a una experiencia real o a la imaginación”. Esencialmente, nos pide que consideremos cómo almacenamos recuerdos en comparación con cómo almacenamos ficciones. Una idea clave es que cuando recordamos un recuerdo verdadero, hacemos referencia a detalles sensoriales (cómo se veían, olían las cosas, etc.), así como también cómo nos sentimos acerca de un evento específico. Por otro lado, cuando recitamos una narración inventada, a menudo usamos «operaciones cognitivas», que son mucho más lógicas y prácticas.

Por ejemplo, supongamos que estás hablando de caminar a casa desde el cine. Si se trata de un recuerdo real, es probable que tu recuerdo se centre en el sonido del autobús al salpicar un charco o en tu mal humor por estar mojado. Si es una falsedad, lo más probable es que tu historia sea del tipo:

Estaba lloviendo, así que debo haber tenido mi paraguas.

Los que dicen la verdad tienden a incluir descripciones sensoriales; los mentirosos no.

Regla #3: Mantenlo ocupado

El “modelo de carga cognitiva” del engaño sostiene que:

Mentir es multitarea y por eso difícil. Los mentirosos deben planificar lo que dicen, recordar desempeñar un papel y suprimir la verdad.

La idea es que si quieres detectar a un mentiroso, debes hacer que sea más difícil mentir. Para hacer esto, asígnale otras tareas para hacer mientras cuenta su historia. Si su cerebro está demasiado ocupado haciendo otras cosas, no le quedarán suficientes recursos mentales para mentir o, al menos, mentir de manera convincente.

Entonces, si sospechas que tu pareja te está engañando, hazle preguntas mientras conduce. Si crees que alguien está inventando una coartada, pídele que vuelva a contar la historia al revés (lo cual es mucho más difícil, cognitivamente).

Mentiroso mentiroso

Es cierto que los humanos son buenos para mentir, y el corolario es que muchas personas son buenas para saber si alguien está mintiendo. Hay un pequeño ejército de microgestos, pausas, giros de frase, etc., que todos conocemos, y estas tres reglas pueden mejorar tu capacidad para detectar mentiras.

Te puede Interesar

Descubre más

Historias similares