Ahora mismo, un montón de bacterias están teniendo ‘sexo salvaje’ en tu intestino

- Anuncio -

Aunque parezca extraño (y algo pervertido), nuestro intestino es el anfitrión de una orgía microscópica desenfrenada. Para sobrevivir, los microbios en nuestro tracto digestivo tienen «sexo» entre ellos de forma regular, todo con la intención de intercambiar secretos sobre cómo sobrevivir a dosis letales de antibióticos.





Un equipo conformado por investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y la Universidad de California Riverside ahora ha descubierto hasta dónde llega este choque bacteriano, encontrando intercambios que van más allá de lo que sabíamos anteriormente.

Las bacterias, por supuesto, no poseen genitales, pero técnicamente ‘sexo’ en biología hace referencia a cualquier proceso que intercambie material genético .





Al formar una ‘unión temporal’ con otra bacteria en nuestro intestino, un microbio puede transferir sus genes a otro, y ni siquiera tiene que ser de la misma especie.

Todo lo que el microbio tiene que hacer es sacar un tubo, llamado pilus, y adherirse a otra célula, disparando cuando está listo un paquete transferible de ADN llamado elemento genético móvil.

En realidad esto no es nuevo, el descubrimiento del sexo bacteriano se realizó hace más de siete décadas, cuando los científicos notaron que esta transferencia horizontal de genes era la forma en que los microbios compartían genes de resistencia a ciertos antibióticos, lo que propagaba la resistencia a los antibióticos.





Más recientemente, ha quedado claro que el sexo entre bacterias no solo ocurre cuando los microbios están bajo amenaza. Lo hacen todo el tiempo, y probablemente sea parte de lo que ayuda a mantener nuestro microbioma en forma y saludable.

El nuevo trabajo científico, publicado en Cell Reports, ahora ha identificado qué genes realmente comparten las bacterias cuando hacen esto.

El estudio se realizó entre un filo de microbios intestinales, llamados Bacteroidetes, que comprenden hasta el 80 por ciento del microbioma humano y son importantes digestores.

Como explica el Dr. Patrick Degnan, microbiólogo de la Universidad de California Riverside:

Las moléculas grandes y alargadas de las batatas, los frijoles, los cereales integrales y las verduras atravesarían nuestros cuerpos por completo sin estas bacterias.

Los descomponen para que podamos obtener energía de ellos.

Aun así, para colonizar el intestino humano y ayudarnos a descomponer los carbohidratos, estos microbios deben competir por recursos limitados en el intestino grueso. Dichos recursos incluyen la vitamina B12 y otros compuestos relacionados, que ayudan a impulsar el metabolismo y la síntesis de proteínas de las bacterias.

La mayoría de los microbios en el intestino no tienen la capacidad de sintetizar estos compuestos cruciales por sí mismos, lo que significa que tienen que absorber lo que puedan de su entorno.

Para que esto sea efectivo, vale la pena tener listos los genes para un sistema eficiente de transporte de vitamina B12.

Tanto en placas de Petri como en modelos de ratones vivos, los investigadores ahora han identificado transportadores de B12 que se comparten a través del sexo bacteriano. Según agrega el Dr. Degnan:

Este estudio muestra que este proceso no es solo para la resistencia a los antibióticos.

Es probable que el intercambio horizontal de genes entre los microbios se use para cualquier cosa que aumente su capacidad de supervivencia, incluido el intercambio de genes para el transporte de vitamina B12.

Cuando se colocaron dos microbios intestinales en un plato en el laboratorio, los investigadores notaron que la bacteria que no podía sintetizar los sistemas de transporte de B12 se conectaba con la bacteria que sí podía. Una vez que el sex pilus cerró la brecha entre los dos, la bacteria ‘receptora’ pudo desempacar su preciosa carga.

Después del experimento, los investigadores examinaron el genoma de la bacteria receptora, que aún estaba viva, y descubrieron que había incorporado una banda adicional de ADN del donante.

Entre los ratones vivos, parece ocurrir algo similar. Cuando los investigadores administraron dos formas de Bacteroidetes a un ratón, una que poseía los genes para transferir B12 y otra que no, encontraron que los genes de la primera habían «saltado» a la segunda después de cinco a nueve días.

Es como si dos humanos tuvieran sexo y ahora ambos tienen el pelo rojo.

Curiosamente, los autores señalan que una ronda secundaria de transferencia de genes, entre Bacteroidetes de la misma especie, ocurrió un poco más rápido que la primera ronda, que fue entre dos especies diferentes.

Los hallazgos sugieren que puede haber una ligera «barrera entre especies» en lo que respecta al sexo bacteriano. Aunque, esa barrera no se parece en nada a lo que vemos con los mamíferos, donde una especie solo puede reproducirse con otra de su especie.

Las bacterias, al parecer, no son tan exigentes con sus parejas, y nuestros estómagos están muy agradecidos por su promiscuidad.

Te puede interesar

Historias recientes

La historia poco conocida de Klara Hitler, la cariñosa madre del Führer

Desde la dictadura genocida de Adolf Hitler, muchos en Alemania y en el mundo...

Desapariciones en cruceros: 9 de los casos más misteriosos de la historia

Para muchos, viajar en crucero significa darse unas vacaciones de ensueño. En el mar,...

Amou Haji, el hombre más sucio del mundo que lleva casi 70 años sin bañarse

Es conocido en Internet como el hombre más sucio del mundo. Pero para Amou...

¿Tienes miedo de envejecer?

Samuel* tiene treinta y tantos años. “Se acerca un gran cumpleaños”, dijo. Estoy tratando de...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -