19 C
Madrid

La cruel y brutal filosofía detrás de Pokémon

Pokémon tiene fanáticos que deambulan por el mundo esclavizando criaturas salvajes y mágicas para que luchen en dolorosos deportes sangrientos. ¿Qué tiene eso de divertido?

Solemos asumir como humanos que tenemos dominio sobre el reino animal. Con nuestras armas semiautomáticas, energía atómica y misiles balísticos, no hay duda de que somos los jefes de la jungla.





Pero, ¿cómo debemos usar nuestra superioridad tecnológica e intelectual? ¿Deberíamos tomar, abusar y explotar tanto como sea posible? ¿Deleitarnos felizmente como el principal depredador y capo?

O, como podría sugerir cualquier buen fanático de Spiderman, ¿deberíamos vivir de acuerdo con el proverbio: «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad«?





No existe un tema donde las anteriores preguntas se destaquen más que en el de los deportes de sangre animal: enfrentar a las criaturas entre sí en un combate físico.

Se trata de actos que usan a los animales como objetos solo para el «placer humano», en lugar de recursos útiles o seres para proteger. Y, para sorpresa de muchos, eso es lo que se presenta y se celebra en el aparentemente inofensivo y caricaturesco mundo de Pokémon.

Tengo que agredirlos a todos

Pokémon es un universo en el que célebres esclavistas que deambulan por el mundo atrapando criaturas salvajes y mágicas para entrenarlas y enfrentarlas en dolorosos deportes sangrientos.




Estos Pokémon, bastante contentos con su hábitat natural, no quieren tener nada que ver con «entrenadores», por lo que necesitan ser atraídos con golosinas o amenazas.

Cierto, la mayoría de los entrenadores aman y cuidan a sus esclavos Pokémon, pero eso no desvirtúa el hecho de que su único propósito es el de colocarlos a luchar contra otras criaturas.

La mayoría de los Pokémon salvajes evitarán los conflictos y solo atacarán a un entrenador humano por miedo.

Luego, estas criaturas quedan atrapadas dentro de una diminuta jaula de «Poké Ball» (con la notable excepción del Pikachu de Ash, al que se le permite vagar libremente) hasta que su amo las llame para que las use.

En algunas variaciones de Pokémon, las criaturas no deseadas o «inferiores» se transfieren a cambio de «dulces». Pero sobre todo, estos Pokémon esclavizados son entrenados y acondicionados para luchar.

Es como una pelea de perros, pero con lindas animaciones kawaii.

Pokémon me divierte, entonces ¿por qué no?

¿Qué tiene de malo esto? ¿Es cierto que si nosotros, como humanos o entrenadores, tenemos el poder de obligar a los seres «menores» a luchar, entonces tenemos derecho a hacerlo? ¿Asumimos que «el poder es lo correcto» y que, en la pelea de perros evolutiva, ganan las armas más fuertes y grandes?

Apesta ser un Pokémon, pero para el vencedor, el botín.

En la mayoría de las democracias liberales, los deportes sangrientos se consideran crueles y brutales, o son la idiosincrasia vagamente tolerada de una pequeña élite.

Las peleas de gallos, las peleas de perros y el hostigamiento de osos o tejones son ilegales, mientras que la caza de zorros, las corridas de toros y la caza de pájaros son muy controvertidas dondequiera que se practiquen.

¿Por qué se supone tan rutinariamente que los animales son tan inferiores que su miseria es una fuente aceptable de placer humano?

Gran parte del enfoque intelectual occidental sobre el tema proviene de los antiguos griegos. Aristóteles, por ejemplo, argumentó que los animales no poseen un alma racional y, por lo tanto, ¿qué valor pueden tener realmente?

De los griegos hemos heredado la idea de que racionalidad significa valor, y que carecer de la primera significa carecer del segundo.

Pero si somos utilitaristas centrados en el ser humano, ¿por qué no argumentar que si los deportes de sangre entre animales dan un placer grande y generalizado, qué hay de malo en ellos?

Ese razonamiento lleva a que una multitud de espectadores extasiados y jubilosos disfrutando de la sangre salpicada de una pelea de perros se considere un intercambio decente y justo.

Otros podrían apelar a la tradición. Después de todo, los deportes sangrientos aparecen a lo largo de la historia registrada.

Entonces, si el entrenamiento Pokémon “siempre ha existido”, ¿por qué cambiarlo?

Ser un buen mayordomo

Sin embargo, lo que estas filosofías pasan por alto es el concepto del deber. La idea misma de civilización depende de una matriz complicada de obligaciones, promesas, responsabilidades y respeto.

En algunas religiones se usa la palabra “mayordomía”. Esta es la idea de que, independientemente de los talentos humanos superiores que tengamos, estamos en la mejor posición para proteger y nutrir el mundo natural, no para explotarlo.

En el cristianismo, el Génesis declara que:

Dios tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para que lo trabajara y lo cuidara.

En el Islam, la palabra “califa” (de la que obtenemos califato) significa tanto “gobernante” como “líder”, pero también “mayordomo”.

Estar a cargo es también cuidar a aquellos de los que se está a cargo.

En el segundo precepto del budismo, “no robar”, se extiende al medio ambiente y a todas las especies: no nos pertenecen y no podemos tomarlas.

Los entrenadores de Pokémon y los luchadores de animales ven el mundo como un recurso explotable, en lugar de algo que necesita ser nutrido.

Tener poder, pero sin responsabilidad

En un mundo de extinciones masivas y cambios ecológicos sin precedentes, parece que hemos perdido el concepto de administración.

La bondad, la compasión y la civilización significan proteger lo que necesita protección. Lo que Pokémon refuerza tan casualmente es la noción de que las criaturas salvajes y mágicas del mundo están ahí para servir a un ser humano, por adorables y morales que sean.

Los deportes sangrientos en todo el mundo se basan en el supuesto de que el placer humano es más importante que el bienestar y la vida sin dolor de un animal.

Es el uso desvergonzado del poder para explotar a aquellos que son más débiles o de alguna manera “menores”.

Pero si la humanidad va a ser un líder grande y verdaderamente poderoso, debemos proteger y sacar a relucir lo que nos sigue o nos necesita.

A menudo, en nuestro acercamiento al reino animal, hay una decidida falta de responsabilidad por parte de nuestro poder.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -