26.4 C
Madrid

Cómo ser más creativos: 5 hábitos que recomienda la psicología

Ser más creativo no requiere una 'Musa'. Se trata de unir inteligencia e imaginación.

Las personas creativas irradian un encanto innegable. Encontramos su habilidad tan mágica, tan seductora, tan sexy, que a lo largo de la historia, nos hemos inclinado a atribuirla a causas extraordinarias.





Los antiguos griegos creían que la creatividad procedía de las Musas, diosas que susurraban conocimientos secretos al oído de los hombres. A quién eligieron estas diosas para favorecer es lo que separó a los grandes poetas, historiadores y músicos de sus pares sin inspiración. En otros lugares, los nórdicos creían que Odin podía unir o desatar las mentes de los hombres usando el poder de las runas.

Hoy las historias han cambiado, pero todavía tendemos a ver la creatividad como un regalo reservado para los bienaventurados. Una creencia popular sostiene que los cerebros de las personas creativas están conectados de manera diferente. Su imaginativo cerebro derecho domina su izquierda más analítica. Una creencia que, aunque suena más científica, es tanto un mito como las diosas volubles y los portadores de runas de un solo ojo.





La realidad es que la creatividad no es la excepción. Es lo predeterminado. Los seres humanos son innovadores por naturaleza y no solo en el realismo académico de las artes y las ciencias. Encontramos formas de innovar en actividades prosaicas como el juego, el trabajo, la cocina, la socialización e incluso las tareas del hogar.

Apolo y las Musas
Los antiguos griegos creían que las musas eran fuentes de inspiración, creatividad y conocimiento.

Por esta razón, el psicólogo Scott Barry Kaufman dice que enseñar creatividad no se trata de desbloquear una aplicación mental especial. Esas aplicaciones venían preinstaladas por cortesía de tu linaje evolutivo. En su lugar, debes centrarte en los hábitos que cultivan los ingredientes de la creatividad: la inteligencia y la imaginación.

Aprendizaje continuo




Por inteligencia, Kaufman no se refiere a tu puntaje bruto de coeficiente intelectual. Él lo define como la capacidad de comprender información, ya sea a través de la autoobservación o aprendiendo de otros, y retenerla para su uso posterior. Luego, la imaginación se basa en esa información y la moldea para imaginar lo que podría ser.

Así lo explicó Kaufman en una entrevista:

La creatividad requiere nuestra capacidad de saber lo que ha sucedido antes para poder pararnos sobre los hombros de gigantes, pero también requiere la capacidad de tener una gran previsión y visión para imaginar el mundo como podría ser. Y cuando combinamos los dos, creo que es mucho más probable que tengamos creatividad.

El pedagogo e historiador Tim Leunig no solo está de acuerdo con Kaufman, sino que lleva la idea un paso más allá. Para él, el conocimiento es la base de la creatividad. En su charla TED, Leunig ofreció la máquina de vapor como un ejemplo histórico de este principio.

Los planes para la máquina de vapor no se generaron espontáneamente dentro de la cabeza de Thomas Newcomen. Los inventos precursores incluyeron la bomba de vapor de Thomas Savery y el digestor y pistón de vapor de Denis Papin. La contribución creativa de Newcomen fue darse cuenta de que podía combinar sus inventos de una manera original. Agrega un poco de imaginación y habilidades de ingeniería, y posiblemente obtengas el invento más importante en la historia económica.

Como dijo leunig:

Eso es lo que yo llamo pensamiento creativo. Pensamiento creativo basado en el conocimiento.

Ten en cuenta que Newcomen no era un genio o especialmente dotado. Era ferretero de oficio, muy lejos de los CEO visionarios que glosan las portadas de las revistas de hoy. Pero a través de sus estudios, cavó un pozo profundo de información para extraer.

Ya sea que llames a eso inteligencia o conocimiento, fue el aprendizaje permanente lo que proporcionó la materia prima que tu imaginación necesitaba para crear algo revolucionario.

Estar abierto a nuevas experiencias

Sin embargo, no todo el conocimiento se obtiene a través de la educación formal o el aprendizaje profesional. Otra forma de aumentar tu inteligencia es buscar nuevas experiencias.

Kaufman señala que las personas creativas tienden a ser curiosas, aprecian profundamente la belleza y se esfuerzan por salir de sus zonas de confort. Para satisfacer estos deseos, buscan la novedad a través de la lectura, los viajes, el entretenimiento, la cocina, los pasatiempos, la socialización y, en realidad, en casi cualquier aspecto de sus vidas.

Al igual que el aprendizaje profesional, las nuevas experiencias proporcionan una gran cantidad de conocimientos y comprensión de los que puede extraer tu imaginación.

Como dijo Kaufman:

Una vez que estamos realmente abiertos a lo que estamos experimentando, es cuando realmente crecemos, y creo que también es cuando surge la creatividad más óptima.

Por ejemplo, el pintor holandés Vincent van Gogh se inspiró en gran medida en las pinturas en madera japonesas (llamadas ukiyo-e ). Aunque nunca visitó Japón, quedó fascinado con la cultura japonesa, compró grabados de arte japonés y practicó copiando las técnicas de maestros como Utagawa Hiroshige. Al integrar estas nuevas experiencias en su tradición europea y, nuevamente, una pizca de imaginación, Van Gogh se convirtió a su vez en uno de los pintores posimpresionistas más influyentes.

Participar en el juego

Para estimular tu imaginación, es mejor abordar un problema o proyecto creativo con la mente abierta. Este enfoque requiere relajar lo que el físico Leonard Mlodinow llama sus «filtros cognitivos».

Piensa en los filtros cognitivos como los guardias de seguridad de tu mente. Vigilan tus ideas en el nivel subconsciente, dejando pasar solo las más convencionales a tu conciencia. A veces esto es algo bueno: no querrás que te atrapen siendo demasiado creativo con tus impuestos. Pero tus filtros cognitivos a veces pueden ser demasiado restrictivos y aislarte también de ideas creativas poco convencionales.

Participar en el juego
El juego te puede ayudar a ser más creativo al relajar tus «filtros cognitivos».

Una forma de aliviar tus filtros cognitivos es participar regularmente en el juego. El juego crea una sensación de seguridad psicológica en la que puedes expresarte, experimentar lo desconocido y simplemente volverte extraño. Debido a que no tienes que preocuparte por el fracaso o lo que los demás piensen de ti (no es un juego si lo haces), esa seguridad te brinda un permiso tácito para probar cosas nuevas y ejercitar tus músculos imaginativos.

Si puedes aportar ese sentido del juego a tu trabajo o artesanía creativa, mucho mejor.

Abraza la soledad

Otra forma de relajar tus filtros cognitivos es crear momentos de soledad. Estos momentos pueden implicar trabajar solo en tu oficio o simplemente soñar despierto, el último de los cuales ayuda a tu cerebro a hacer asociaciones inusuales. De cualquier manera, el tiempo debe ser libre de distracciones y lo suficientemente largo para dejar que tu imaginación funcione.

El temprano éxito del programador John Carmack muestra el valor de este hábito. A fines de la década de 1990, Carmack estaba tratando de desarrollar un innovador motor de videojuegos para seguir el éxito (y la infamia) de la serie Doom. Pero gracias a una empresa floreciente, id Software, descubrió que su tiempo para el trabajo privado disminuía.

Para compensar, empezó a cambiar el comienzo de su jornada laboral una hora a la vez. Eventualmente, estuvo trabajando desde la tarde hasta el amanecer solo para mantener su soledad. El fruto de su trabajo fue el motor Quake, y el primer juego en usarlo, Quake, se convirtió en un gran éxito.

Ahora, el ejemplo de Carmack no significa que la creatividad evite la colaboración por completo. Trabajar con otros también es una parte importante del proceso imaginativo. Los artistas gráficos como Michael Abrash también fueron vitales para el éxito de id Software. Pero para que tus ideas dispares, ensoñaciones, inteligencias e imaginaciones se fusionen en un todo creativo, necesitas tiempo a solas para resolverlo.

«La creatividad requiere nuestra capacidad de saber lo que ha sucedido antes para poder pararnos en el hombro de gigantes, pero también requiere la capacidad de tener una gran previsión y visión para imaginar el mundo como podría ser».
Scott Barry Kaufman

La creatividad es un trabajo duro

Hay un hábito más que ayuda a unir la inteligencia y la imaginación: la dedicación y el trabajo duro. Y este hábito es una de las razones por las que tantos atribuyen la creatividad a causas extraordinarias.

Como explica la fallecida escritora Ursula K. Le Guin:

Si no has aprendido a hacer algo, las personas que lo han hecho pueden parecer magos, poseedores de misteriosos secretos. […] Pero en cualquier arte complejo, como el cuidado de la casa, tocar el piano, confeccionar ropa o escribir historias, hay tantas técnicas, habilidades, elecciones de métodos, tantas variables, tantos ‘secretos’, algunos que se pueden enseñar. y algunos no, que solo puedes aprenderlos mediante una práctica metódica, repetida y prolongada, en otras palabras, mediante el trabajo.

El trabajo es una de las razones por las que Kaufman, Le Guin y otros expertos se centran en los hábitos de la creatividad por encima de los objetivos. Cualesquiera que sean tus objetivos creativos, no se lograrán esperando que una deidad finalmente se dé cuenta de tus necesidades. Pero al cultivar los hábitos que construyen tu inteligencia y le dan espacio a tu imaginación para que se flexione, puedes dar los pasos diarios que construyen hacia algo nuevo. Y son esas pequeñas contribuciones las que hacen que la creatividad sea una parte más rica de tu vida.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -